miércoles, 25 de abril de 2007

Contra la Ley Integral de Violencia de "Género"

QUE GRAN ANALISIS HACE ESTE COMPAÑERO REVILLA DE LA LEY DE IGUALDAD EN EL FORO DEL PP: http://www.pp.

Título: Creo que hay buenas razones en contra de la ley I
Autor: Gustavo Revilla Fecha: 23/4/2007

Pues lo cierto es que yo creo que existen muchas razones por las que sentirse disgustado siendo hombre, tanto con la línea feminista más llevada a la práctica, como con la supuesta ley para la igualdad.
Precisamente que esta ley reconozca sólo la discriminación femenina es prueba de un sesgo sexista que la deslegitima desde un primer momento.

No sólo eso, sino que además, gracias a ella se van a violar derechos básicos como la presunción de inocencia para los hombres acusados de presunta discriminación a la mujer.
Aparte servirá para que diversas organizaciones feministas no elegidas por votación democrática tengan un mayor poder sobre las vidas de hombres y mujeres de este país.
Además en nuestro país todos los años mueren más de 1000 hombres en accidente laboral, un 95% de las muertes en el trabajo, y la accidentabilidad laboral masculina es también muy destacada, de hecho superior a la femenina.

Pero esta ley no sólo no menciona estos problemas masculinos, sino que plantea la creación de un instituto de salud laboral exclusivo para la mujer.
En políticas sanitarias la situación es parecida: se defiende y potencia el instituto de salud femenina sin que exista un homólogo masculino, a pesar de que como todos sabemos, los hombres también tenemos problemas de salud más específicos de nuestro sexo, y nuestra esperanza de vida es inferior a la de la mujer.

Se considera la violencia contra la mujer y sus soluciones, intentando amparar a las mujeres de este peligro, pero no se menciona que de cada 100 muertes violentas en nuestro país 70 son de varones, ni se analiza el fenómeno, ni se plantean soluciones.

No se toca el tema de la penosa situación de muchos hombres tras el divorcio, con el reparto asimétrico de bienes y perdida del contacto con los hijos que en un elevado porcentaje de casos ejercer este supuesto "derecho" supone para ellos, y pongo el término entre comillas porque la capacidad de divorciarse no es igual para hombres y mujeres a tenor de las diferentes implicaciones que conlleva para cada sexo.

De hecho según caritas, uno de los nuevos colectivos de pobres son los hombres jóvenes divorciados.

Cierto que gracias a esta ley se nos dan algunos días más para estar con los hijos, es el único avance a favor de los hombres que introduce la ley, pero en comparación con todo lo que potencia al sexo femenino es irrisorio, y no compensa de los perjuicios que nos causa desatendiendo todas nuestras discriminaciones y encima quitándonos la presunción de inocencia, esta tendencia, no lo olvidemos, a favorecido un auge de las denuncias falsas asociadas con la ley de violencia de género, habrá que ver que efectos produce al ampliar su campo de acción jurídica a nuevos supuestos legales, pero mucho me temo que se potenciarán más las denuncias falsas contra varones.

Y aunque se nos de a los hombres algo más de tiempo del que teníamos antes para estar con los hijos, sigue siendo mucho menor del dado a las madres, y precisamente por esto, en base a que la madre pasa más tiempo conviviendo con los hijos, en caso de posterior divorcio los gabinetes psicosociales le darán a ella la patria potestad, como sucede en la mayoría de los casos.

Es más, si la ley hubiese deseado ser igualitaria aquí tendría un terreno idóneo para haber apostado por la igualdad defendiendo y potenciando la custodia compartida, con cuantas acciones sociales y medidas positivas fuesen requeridas (no olvidemos que para otras cosas el dinero y los recursos no son un problema).

Nada de esto se propone en ella, y el ámbito doméstico sigue siendo más que favorable a la mujer, a pesar de las crecientes demandas de los padres actuales reclamando un mayor protagonismo en esta área, cada día más capacitados para cuidar, atender y educar a sus hijos tras una ruptura de la pareja.
Por contra en todos los ámbitos en los que el hombre posee ventaja se pide igualdad y se potencia a la mujer con discriminaciones positivas, siempre exclusivas para esta, y el gasto económico y el esfuerzo social que sea necesario, incluso la presión legal y el castigo severo.

Si esto no es una injusticia y desigualdad sexista, dígame UD. lo que es porque a mi no se me ocurre otro modo de llamarlo.
La ley para la igualdad no es un exponente de pluralismo o diversidad como UD. señalaba, es más tendente al totalitarismo porque se orienta en línea con una ideología única, la feminista, y esto es más bien prueba de arbitrariedad.

Estas son algunas de las ideas que se me ocurren para justificar la postura en contra de esta ley y de otras medidas supuestamente anti-sexistas que adoptamos cada vez más hombres, y también mujeres que se han considerado feministas por muchos años y que ven en las medidas de este estilo una traición de la búsqueda de la igualdad.

Ojala la ley fuese igualitaria, y no sólo femicéntrica, entonces si que se merecería aplauso, ayudando a mujeres y hombres, pero no sólo a uno de los dos grupos, y todos y todas ganaríamos, y no habría motivos para que los hombres nos sintiésemos tan ultrajados y ofendidos por este tipo de políticas, que desde el primer momento se olvidan de nosotros o nos perjudican, y encima mienten diciendo que tratan de hacer una sociedad más justa.

Le respondo extendiéndome porque UD. alegaba que la oposición a estas leyes estaba pobremente argumentada, pues estas son desde mi punto de vista muy buenas razones para considerarla muy mal hecha.

Aclaraciones del Autor:
1º) La ley no plantea crear un instituto de salud femenino, pero si potenciar de una manera específica la salud laboral femenina, haciendo dejación de estas mismas medidas para los varones, a pesar de las adversas estadísticas que protagonizamos en esta área.
2º) Hay una falta ortográfica ( Quizas haya más ) en :"a favorecido un auge", el "a" es "ha".

Pues hechas estas aclaraciones ya me quedo más tranquilo, y de nuevo muchas gracias por buscar a este texto un hueco en este blog tan bien hecho,me alegro de que haya recibido su visto bueno, que para eso se escribio.

1 comentario:

Gustavo Revilla dijo...

Hola, buenos días, soy Gustavo Revilla el autor de este texto. Casualmente he visto con alegría que le han hecho un hueco en este blog tan interesante, muchas gracias por valorarlo tan en positivo, me agrada mucho saber que he expresado algo que compartimos cada vez más personas, aunque no coincida con la interpretación ortodoxa de la actual "lucha por la igualdad". No obstante hay dos pequeñas erratas en el texto que deben matizarse:
1º) La ley no plantea crear un instituto de salud femenino, pero si potenciar de una manera específica la salud laboral femenina, haciendo dejación de estas mismas medidas para los varones, a pesar de las adversas estadísticas que protagonizamos en esta área.
2º) Hay una falta ortográfica ( Quizas haya más)en :"a favorecido un auge", el "a" es "ha".
Pues hechas estas aclaraciones ya me quedo más tranquilo, y de nuevo muchas gracias por buscar a este texto un hueco en este blog tan bien hecho,me alegro de que haya recibido su visto bueno, que para eso se escribio.