domingo, 24 de junio de 2018

TS: Existen las denuncias falsas,Teo Leandres

Teo Leandres ha sido absuelto por el Tribunal Supremo.
PASÓ TRES AÑOS EN LA CÁRCEL
El TS pone fin al calvario de Teo, acusado en falso por su exmujer de violar a su hijo
Teo asegura que es posible que "nunca" pueda recuperar a su hijo después de tantos años escuchando la versión de la madre.
El Español, 26 enero, 2017
Teo no duerme. Se tumba y le levantan los calambres. No encuentra palabras. “La ansiedad se convierte en dolor. De verdad, ocurre. Los brazos, las piernas…. Tengo que ponerme en pie. No sabría cómo describirlo”.
El 30 de enero de 2013, su expareja le acusó de haber violado a su hijo. También de haber abusado del perro ante los ojos del niño, que entonces tenía 8 años. 
El juez lo mandó a la cárcel. “Fueron 3 años, 2 meses y 4 días”, repite. 
El pasado mayo, tras la repetición del proceso, fue declarado inocente y puesto en libertad. Pero quedaba la incertidumbre, la posibilidad de volver a sufrir la noche en vela entre rejas. Su mujer recurrió el fallo. Ahora, el Tribunal Supremo le ha dado la razón definitiva: es inocente. Esta vez para siempre. La sentencia a la que ha tenido acceso EL ESPAÑOL lo deja claro: “Absolución”.
"El daño es irreversible"
“Me han ignorado, me han tenido en prisión sin pruebas, el daño es irreversible”, relata Teo Leandres (1966), albañil de profesión antes de que “todo esto” empezara. Los kilos perdidos le obligaron a renovar el armario tras salir de la cárcel. Todavía no tiene teléfono móvil. Su abogada, Ana de Silva, viaja de Huelva a Gibraleón -a 12 kilómetros- cuando hay novedades. Como la de este martes por la tarde. “Por fin, imagínate lo que fue decirle que había sido condenado a 14 años, más y cuando tenía claro que era inocente. Ahora es todo lo contrario”, respira la letrada.
Absuelto abuso
Ser reo le cambió. Por fuera y por dentro. Desde que salió de la cárcel, caminó casi todos los días hasta el Cristo de la Sangre. “Le pedía que me declararan inocente de una vez. Me lo ha concedido, estoy seguro. Ahora sigo yendo. Si está para lo malo, que también esté para lo bueno. Me he vuelto creyente. Lo siento aquí, conmigo. Sin su ayuda estaría muerto”.
Fueron 14 años, una indemnización de 40.000 euros y la prohibición de ver a su hijo. Todo ello tras la ruptura, en agosto de 2012. Hubo gritos en la calle, insultos. Francisca le denunció y consiguió una orden de alejamiento de 6 meses. Pero un día antes del vencimiento del plazo, otra denuncia: felaciones, penetraciones anales, zoofilia. "¡A mi hijo!". Entonces, a la cárcel. “3 años, 2 meses y 4 días”, recalca otra vez.
"Nadie puede devolverme a mi hijo"
“Aunque en realidad, esto no ha acabado”, lamenta Teo. “Nadie puede devolverme a mi hijo. Quizá nunca pueda volver a verlo. Todo este tiempo ha estado con su madre, ha recibido más de 150 sesiones de terapia… Tengo miedo, puedo encontrarme cualquier cosa. Seguro que piensa que soy un monstruo”.
Teo salió de la cárcel con la esperanza de recuperar, de abrazar, pero los psicólogos no se lo aconsejan: “Él está en Gibraleón, yo en Huelva. No le he visto desde que me metieron en la cárcel. Creo que es irrecuperable, he perdido”. Si Teo- se llama como su padre- se ha creído algo, ha sido “a posteriori”.
“En las declaraciones que se le tomaron antes del 1º juicio, no dijo en ningún momento que su padre hubiera abusado de él. Hubo silencios, evasivas ante las preguntas. Entonces los psicólogos interpretaron y redactaron su informe”, interviene la abogada. “Es algo nunca visto. Fui yo, y no la acusación particular, quien tuvo que exponer las pruebas, que le exculpaban, claro”.
Con estas palabras hace referencia, por ejemplo, al examen médico al que fue sometido el hijo de Teo. Se percibió cierta dilatación anal, aunque los médicos no lo relacionaron con una presunta violación. Más tarde, los propios doctores recalcaron que aquello podía deberse a varios problemas intestinales padecidos por el menor.
"Mi inocencia se esfumó de un plumazo"
“Mi presunción de inocencia se esfumó de un plumazo. Me dio vergüenza ser español. La chabacanería y los intereses particulares se impusieron a la verdad”. Con estas palabras cierra el debate jurídico, aquel 1º juicio que Ana de Silva tacha de “irregular”. “Los magistrados tuvieron acceso al sumario durante la instrucción y dictaron el fallo con una idea preconcebida”.
También sufre el estigma social. Cuenta la letrada: “Ya sabes eso de que una mentira repetida mil veces… ¿Se creerá una nueva pareja que aquello por lo que fue condenado es mentira? Es sólo un ejemplo de lo mucho que puede quedar de todo esto”.
Teo. Del subidón “a la realidad”. El 11 de mayo, un funcionario de prisiones le dijo: “Haz el petate, que te vas”. Vibró, lloró, lo celebró con su hermana. “Pero claro, todavía quedaba la posibilidad de que me volvieran a encerrar. Ella había recurrido la sentencia. Los barrotes no importan, fue una agonía tremenda”, explica. Aunque eso de la felicidad “está lejos”. “¡Me han arrebatado a un hijo! ¿Alguien sabe lo que es eso? No, nadie lo sabe hasta que le ocurre”. Porque Teo viajó esposado en coches policiales, como si fuera un violador. Es el reo n.º 2013/0554539. Y eso está grabado a fuego, no se borra. “Encima por abusar sexualmente de un hijo. ¿Hay algo peor que eso?”.
"Tengo el sentimiento del perdedor"
De ahí que Teo no dé a su historia un aire de remontada. “Me han quitado la alegría de vivir. No sé, antes me reía más. La sentencia dice que he ganado, pero tengo el sentimiento del perdedor”. Los días se han vuelto todos iguales: “Ya sabes, la preocupación de llegar a fin de mes”. No tiene empleo ni derecho a paro, apunta su abogada.
Cuando se le pregunta por lo que viene, Teo responde: “El ser humano, como parte de la naturaleza, tiene instinto de supervivencia. Saldré adelante, pero quedarán heridas”.
La verdad se ha impuesto, pero… “¿Cómo se pagan 4 años de una vida? ¿Cómo se paga la infancia perdida de un hijo?”

¿Cuando van a modificar la actual ley del divorcio?

Pregunta de Padres y Madres en Acción (PAMAC): ¿Cuando van a modificar la actual ley del divorcio?
Hola, llevamos desde el año 1981, viendo los efectos negativos de la ley del divorcio. ¿para cuando tendremos una normativa similar a la de nuestros vecinos europeos: Liquidación de Bienes Gananciales y Custodia compartida desde el momentos de la presentación de la demanda de ruptura de la convivencia en pareja.
Como dicen los Jueces de Familia el problema actual es el artículo 96 del Código Civil. ¿Lo cambiaran? o prefiere la interpretación del Tribunal Supremo al respecto.
Saludos
Susana Sumelzo [PSOE], 22.06.2018
Se debe legislar en interés del menor. Buenas tardes,
Quisiera decirte que yo soy madre con custodia compartida de mutuo acuerdo. El PSOE cree que se debe legislar en interés del menor y que los jueces deben intervenir sólo en aquellos casos en los que exista conflicto y hay que dejar a las partes que negocien el modelo de custodia cuando se realiza de mutuo acuerdo, que son la mayoría de los casos de divorcio en este país.
En caso de no haberlo en el PSOE consideramos que lo más adecuado es que los jueces deben estudiar las circunstancias concurrentes en cada caso y que se debe aplicar siempre en beneficio del menor. Creemos necesario evaluar el impacto que esta medida tiene en los menores, y que el estudio debe realizarse en colaboración con el Consejo General del Poder Judicial, el Ministerio Fiscal y los órganos competentes. Advertimos que no se ha realizado ningún análisis objetivo sobre si la custodia compartida es conveniente para salvaguardar el interés del menor, a pesar de que se trata de una medida que se está extendiendo. En este sentido, los juzgados de familia no hacen seguimiento alguno sobre el impacto de la custodia compartida en los menores cuando es impuesta por el juez, ni hay datos sobre su idoneidad para asegurar el adecuado desarrollo evolutivo, la estabilidad emocional y la formación integral del menor. 
En los casos de violencia de género no cabe ningún tipo de custodia compartida. En el marco de las negociaciones del Pacto contra la violencia de género ha existido unanimidad respecto a la necesidad de legislar para evitar incluso las visitas de los padres violentos con los menores.
Espero os haya servido esta reflexión. Un saludo!!
Nota: Pues va a ser que NO. ¿por que los Juzgados de Familia no realizan un seguimiento de las Custodias Monoparentales? Dado el fracaso de la actual ley del divorcio (2005-18)

sábado, 23 de junio de 2018

FAMILIA, ESCUELA Y JUSTICIA ANTE LA VIOLENCIA DE GÉNERO

Ante tantas mujeres agredidas y asesinadas por el hecho de ser mujeres hay que comenzar a hablar de soluciones. Hay que fijar los pilares para acabar con esa lacra.
MERCÈ RIVAS, Viernes, 22 junio 2018,
Tenemos la percepción de que en España la violencia de género anda a la cabeza en Europa pero no es así. Eso no significa nada más que números y estadísticas. Allí donde una mujer sea tratada como una mercancía, sea violada o agredida su dignidad se está cometiendo un delito. Lo importante no son las cifras, sin embargo de vez en cuando, hay que echarles un vistazo. Después de eso hay que debatir sobre posibles soluciones.
Aunque últimamente los informativos le dedican muchos minutos de sus emisiones, los periódicos mucha tinta y las editoriales muchos libros, España anda en la cola de Europa. ¡Quién lo diría! Pues sí. 
La educada, formada y avanzada Europa se comporta todavía peor.
Finlandia, Suecia y Alemania son los países donde más crímenes de violencia de género hay y Suecia, Inglaterra y Gales están a la cabeza en agresiones sexuales. Aunque les parezca mentira, Dinamarca es el país más violento con las mujeres y eso que su nivel de formación y bienestar es muy alto.
Y se preguntarán, ¿por qué? Algunos estudios culpan al alcohol, otros a lo poco sociables que son y al mucho tiempo que pasan en casa, aunque estas suposiciones no las consideremos definitivas, ni muy convincentes.
Al igual que Dinamarca, los suecos llevan décadas experimentando políticas para reducir la brecha de género. Tienen un Gobierno feminista y el esfuerzo por la equidad se extiende por escuelas, casas y oficinas; sin embargo, también anda entre los 1º en las listas de los países más agresivos.
España ocupa el 8º puesto por la cola en denuncias por violación por cada 100.000 habitantes, justo por encima de Montenegro, Serbia, Grecia, Eslovaquia, Bulgaria, Eslovenia y Chipre.
Visibilizar esta lacra es un problema para la gran mayoría de países europeos que adolecen de un recuento oficial de mujeres asesinadas y no distinguen la violencia en el seno de la pareja de otros homicidios. Ni siquiera contemplan lo que es y significa la violencia de género.
Hungría es el único país de la UE que no penaliza el acoso sexual. Rusia ha despenalizado la violencia de género. Las regiones del planeta donde menos se garantizan los derechos de las mujeres siguen siendo África subsahariana, Asia meridional y Oriente Próximo.
Hasta aquí podemos hablar de cifras que son alarmantes. 
Mientras una mujer sea violentada física o psíquicamente, tenemos un problema como sociedad. Sociedad que hemos ido elaborando entre todos, de padres a hijos y de madres a hijas.
Creo que la sociedad española, los partidos, las organizaciones sociales y las mujeres en general deberíamos comenzar a debatir cómo puede la familia, la escuela, los medios de comunicación y la justicia comenzar a avanzar contra el machismo imperante. Estos deberían ser los pilares que encabezasen el protagonismo para acabar con esa lacra.
El papel del entorno familiar, independientemente del tipo de familia, es muy importante a la hora de educar a futuros ciudadanos. Tratando por igual a los niños y a las niñas, ofreciéndoles las mismas posibilidades de desarrollo y con su ejemplo, haciéndoles respetar a los demás, independientemente de su sexo.
El papel del entorno familiar es tan importante como el escolar. La igualdad de género así como el respeto a las demás personas debería ser el pilar de la educación y la asignatura transversal imprescindible. Si para ello hay que apartar a profesores que no lo hacen, pues se toman medidas disciplinarias. La educación debería asumir la tolerancia cero contra la discriminación, agresión o falta de respeto hacia los seres humanos y no admitir a nadie en ella que no lo asuma.
A continuación necesitamos atraer a la causa a los medios de comunicación. Desde la prensa, a la televisión o cine. Los más jóvenes ven en estos medios auténticos acosos o desprecios a la igualdad de género, desde los dibujos animados a programas basura que tanto abundan. Y ya no digamos con las letras de muchas canciones que son absolutamente indignantes, especialmente algunas que provienen de América Latina, en donde la situación de la mujer deja mucho que desear.
Estos tres pilares de nuestra sociedad podrían ser revolucionarios a la hora de reivindicar a la mujer pero no suficientes. Para aquellos que a pesar de todo se saltan las reglas, debe haber una justicia seria y bien formada en temas de género. Es inadmisible ver a jueces y fiscales sin la mínima sensibilidad a la hora de impartir justicia. Sólo una minoría ha asistido a cursos sobre violencia de género y por muchas oposiciones que hayan hecho, eso no los acredita para impartir justicia y así lo hemos visto en las recientes sentencias.
Nota: menuda empanada mental que lleva: "por el hecho de ser mujeres". No la interesa las causas objetivas de dichos actos. 

Francisco Serrano considera la custodia compartida "el mejor modelo" en los divorcios

EUROPA PRESS, 22.06.2018 
El magistrado en excedencia y director del despacho Serrano Abogados, Francisco Serrano, ha asegurado este viernes en Carmona (Sevilla) que "el régimen de custodia compartida avanza porque realmente es el mejor modelo de responsabilidad parental, ya que los niños no tienen que separarse ni de su padre ni de su madre" en caso de divorcios con hijos. 
Según un comunicado de la Universidad Pablo de Olavide (UPO), Serrano, que acaba de regresar a Sevilla tras solicitar la excedencia en su último destino en Badalona, ha realizado estas declaraciones con motivo de su participación en el curso 'Efectos del concurso de acreedores: responsabilidad de los administradores y consecuencias civiles', que se ha impartido desde el jueves hasta este viernes como parte de la oferta de los Cursos de Verano de la UPO. 
El magistrado ha apostado por aplicar esta medida en casos de divorcios con hijos siempre que sea posible, aunque sin establecer criterios "excluyentes ni exclusivos", porque "hay que mirar siempre el interés del menor". Así, ha propuesto que se tenga como "referente" el modelo de custodia compartida salvo que se acredite que para el niño es mejor un régimen monoparental "por falta de idoneidad o imposibilidad física de uno de los progenitores", al entender que los menores "necesitan una vinculación, un apego, que no tiene que quedar reducido a 4 ó 5 días al mes, como ocurre muchas veces". 
Serrano ha señalado que en Badalona se aplica el régimen de custodia compartida "en el 50 % de los casos o incluso más", y ha añadido que el Derecho de Familia catalán "supone un avance envidiable con respecto al resto del territorio español". En este sentido, ha considerado que "tendríamos que tender hacia un código de familia como el que tienen -Cataluña- porque nos llevan muchísimas ventajas dado que es mucho más positivo y comprensivo con las necesidades de las familias, con los intereses en juego y, por supuesto, con los intereses de los menores". Cuestionado sobre el régimen de custodia de los menores en los casos donde exista violencia de género, el letrado ha advertido de que a veces se producen "fraudes" para evitar que los jueces dicten la custodia compartida mediante la interposición de denuncias por violencia de género por parte de algunos abogados que lo aconsejan, y ha reclamado una custodia que favorezca a los hijos "independientemente de los intereses y de los beneficios que quieran obtener sus progenitores". 
No obstante, ha afirmado que la mayoría de las rupturas suelen ser amistosas pese a que algunos profesionales "tienden a buscar la contenciosidad y se acaba en un juicio". Para Serrano, la clave reside en que "cada vez nos aguantamos menos en este país de relativismo moral y no nos damos cuenta de que el matrimonio tiene que ser una relación participativa que implica la obligación de tener que aguantar al otro y supone que los derechos que yo tengo como persona están limitados porque hay otros derechos en juego que hay que compartir y ser solidarios". En cualquier caso, "si en un momento dado desaparecen el afecto y el amor, tenemos que ver el divorcio, más que como una tragedia, como una solución ante situaciones de conflicto", ha expresado el magistrado, que ha añadido que siempre es mejor "intentar llegar a un acuerdo amistoso" para evitar llegar a un procedimiento que "suele ser demasiado largo y costoso", hasta el punto de que "muchas veces termina con la muerte de los interesados". A su juicio, "hay que arbitrar métodos más eficaces y más rápidos porque la justicia lenta deja de ser justicia".
Nota: Como "cambian" las personas con el paso de Tiempo. ¿Por que no opinaba lo mismo cuando era Juez de Familia en Sevilla? y mira que estuvo años y con sentencias que te tiran de espaldas....¿Nunca es tarde si la dicha es buena? Tiempo al tiempo.

miércoles, 20 de junio de 2018

16 víctimas por violencia de género en 2018

Las víctimas de violencia machista, los traumas de los niños y las posibles soluciones.
C. Galdón/ Sara Reñones Garcia,  Madrid, 19/06/2018
Erradicar los asesinatos por violencia de género es una de las prioridades del nuevo Gobierno. La aprobación del pacto de Estado, la visibilización de los casos y la mayor concienciación ciudadana, buscan parar el contador de víctimas mortales, donde también los niños y los familiares salen perjudicados.
En lo que llevamos de año, se contabilizan 16 víctimas mortales por violencia de género. Asesinatos de mujeres a manos de su pareja, expareja o aquellos hombres con los que han tenido algún vínculo sentimental. Las últimas 3 en menos de 24 horas en O Porriño (Pontevedra), Badalona (Barcelona) y Guadahortuna (Granada).
Los nombres de las víctimas, junto el motivo de su asesinato se recogen en diferentes portales como feminicidios.net, donde recuentan aquellos casos reconocidos por el Ministerio de Igualdad, y todos los asesinatos hacia mujeres a manos de familiares, conocidos o desconocidos correspondientes a aquellas víctimas que o bien no son consideradas casos de violencia machista o aún están en fase de investigación con el fin de documentar y visibilizar una barbarie normalizada: el feminicidio, el asesinato de mujeres por razón de su sexo.
La ley de violencia de género en nuestro país
Como explica el abogado penalista Rodrigo López Solano, la ley busca "proteger las relaciones íntimas. Únicamente es violencia de género cuando existe una relación afectiva o ha existido", pero como explica el experto, esto no supone que los demás casos se despenalicen, ya que se lleva a cabo su correspondiente proceso judicial, aunque fuera de la ley de violencia de género (Ley Orgánica 1/2004).
Por otro lado, "no toda violencia ejercida en el seno de una relación afectiva puede o debe considerarse violencia de género, es necesario acreditar que la acción agresiva tiene connotaciones de la subcultura machista, es decir, que la conducta del varón es expresión de una voluntad de sojuzgar a la pareja o de establecer o mantener una situación de dominación sobre ella, lo que quebrantaría su derecho a la igualdad, a la libertad y al respeto como ser humano".
Los niños también sufren violencia de género
Muchas veces los menores se ven implicados de manera indirecta en la violencia de género cuando están expuestos al maltrato hasta el asesinato. Esto puede suponer un problema, no solo el hecho de perder a su madre, sino a la hora de experimentar algún tipo de trauma o comportamiento inapropiado en el futuro.
Alejandra Menassa, médico internista y psicoanalista, asegura que cada caso es diferente y cada niño reacciona de una manera especial: “Es muy individual la forma en la que te puede impactar un hecho como este y por lo tanto no hay un patrón como tal”. También admite que depende de la edad que tenga, no es lo mismo un niño que un adolescente, del vínculo que tenía con la madre y de si se trataba de una familia desestructurada o no: “Algunos ni siquiera tienen un recuerdo claro de la escena. Cuando son tan pequeños a veces no queda mucho registro en la memoria, a veces se queda como si fuese una pesadilla, algo irreal”, explica Menassa.
En este sentido, comenta que cuando se trata de niñas pequeñas, al hacerse adultas pueden desarrollar problemas para establecer relaciones con los hombres ya que se piensan que todos son igual de maltratadores que su padre. En cuanto a los niños, Menassa asegura que normalmente se suelen posicionar en el lado de la víctima. Aun así, recalca que puede darse el caso de que, una vez mayores, maltraten a sus parejas de manera psicológica o las menosprecien y sean propensos a ser violentos en otros ámbitos de la vida, metiéndose en peleas.
Menassa recalca que estos casos de violencia hay que tratarlos inmediatamente ya que sino pueden desarrollar un trauma que le puede durar toda su vida. "Cuando trabajas con niños pequeños responden a la terapia de una manera espectacular. Hay que intervenir cuando sucede, no se puede normalizar una situación así".
La solución a la violencia
"Desde que entró en vigor la ley ha habido un descenso considerable de los asesinatos/homicidios y agresiones", defiende López, "no obstante, es evidente que quedan muchas cosas por hacer. En mi opinión, la ley proporciona medidas para proteger a la víctima, pero muchas veces los jueces se encuentran con supuestos en los que no es fácil aplicar una medida de protección por lo gravoso de las mismas".
"El principal problema (para solucionar la violencia) suele ser la falta de denuncias previas", aclara. La protección de las víctimas se dificulta cuando el miedo y/o desconocimiento provoca que éstas no interpongan una denuncia por malos tratos contra sus agresores (solo 3 denunciaron este 2018).
La erradicación de la violencia de género, así como de los feminicidios, está en "potenciar la educación", defiende López, idea que Menassa comparte: "Hay que cambiar toda la idea de las relaciones de pareja", explica la psicoanalista, "el otro no me pertenece. Ha decidido estar conmigo libremente. Nadie es propiedad de nadie. Cada uno es libre de tomar sus propias decisiones".
¿Qué pasa con la rehabilitación?
Según Menassa, existe la reinserción y se puede tratar para que el agresor vuelva a convivir de manera normal con otras personas. Los maltratadores pueden cambiar de actitud y ser personas normales, pero esta claro que "esto no exime de que cumplan su condena".
Para López, "el objetivo de la justicia penal es la rehabilitación del preso con independencia del delito cometido, aunque hay programas específicos que se encargan de este tipo de casos", explica. 
El problema radica en que "los agresores no suelen reconocer su culpabilidad, por lo que no suele ser una rehabilitación voluntaria".
Además, "hay que tener en cuenta que la mayoría de estos delitos no acaban con el agresor en prisión, solo los reincidentes o los casos más graves, y no es habitual que el juez imponga en sentencia la obligación de someterse a un programa de rehabilitación específico". Aún así, "los programas han dado buenos resultados y se ha reducido sustancialmente la reincidencia de este tipo de reos, pero como siempre, probablemente faltan medios".
Lo que está en manos de las mujeres
En el caso de que se se sufran u observen agresiones por violencia machista, el Ministerio de Igualdad recomienda interponer una violencia por malos tratos o llamar al 016 para recibir información gratuita. Además, dan ciertas pautas para detectar la violencia y cómo actuar en estos casos.
Pedir ayuda al entorno y vigilar los comportamientos agresivos también son medidas que pueden ser efectivas en los momentos de mayor intensidad. Asimismo, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha creado una web de recursos de apoyo y prevención ante casos de violencia de género, que permite la localización de los recursos policiales, judiciales y de información, atención y asesoramiento.

El Divorcio y el riesgo cardiovascular.

UN ESTUDIO DICE QUE EL DIVORCIO DEBERÍA INCLUIRSE COMO FACTOR DE RIESGO CARDIOVASCULAR.
Los autores sugieren que el estatus marital de sus pacientes puede influir en el estado de salud del sistema cardíaco.
Telegraph, Vicente Fernández - 19/06/2018
Hay estudios que parecen nacidos para crear polémica. Y un buen ejemplo de ello es el informe presentado por un equipo de la Keele University, en el Reino Unido, que sugiere que los médicos deberían tener en cuenta el estatus sentimental y marital de sus pacientes a la hora de estudiar su salud cardiovascular.
Los investigadores realizaron un estudio que reveló que las personas divorciadas tenían un 42% más de riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares que aquellas que seguían casadas. Y el riesgo también era mayor (aunque no tanto) en el caso de las personas solteras y viudas.
Generalmente, las enfermedades cardiovasculares han estado vinculadas a factores de riesgo como la tensión alta, niveles de colesterol elevados, y hábitos como el tabaquismo. 
Y, ahora, los autores del estudio sugieren incluir el estatus marital como un factor más en dicha lista.
Seguro que la intención de los investigadores es de lo más loable. Pero este es uno de esos estudios que corren el peligro de ser malinterpretado y manipulado por quienes condenan opciones como el divorcio o la soltería voluntaria, y defienden a ultranza el matrimonio tradicional.
Con todo, es cierto que no es la 1ª vez que una investigación arroja resultados que reflejan los beneficios de una vida en pareja dichosa. Así, un estudio realizado en 2017 por la Carnegie Mellon University, reveló que las personas felizmente casadas tenían unos niveles de cortisol, la hormona del estreés, mucho más bajos que los de quienes estaban solteros.

martes, 19 de junio de 2018

la Iª mujer que se ‘divorció’ en España

Francisca de Pedraza, la 1ª mujer que se ‘divorció’ en España.
MAR ABAD, Socia fundadora de Yorokobu y Brands&Roses.18 JUNIO 2018
Tantas patadas recibió en el vientre Francisca de Pedraza que, allí, en medio de la calle, murió el niño que llevaba dentro. Era su marido, Jerónimo de Jaras, quien le arreaba puntapiés, a lo loco, en un episodio más de una serie de palizas que comenzó el día que se prometieron amor eterno ante los ojos de Dios.
Entonces, en el siglo XVII, era frecuente huir de los frecuentes azotes del esposo escapando del hogar (buscando mejor vida en otra ciudad) o arrojándose a un río (buscando mejor vida en el más allá). Pero esta mujer de Alcalá de Henares, aterrada por dejar a sus hijos en manos del animal con quien se había casado, decidió tirar por el camino de en medio.
Acudió a los tribunales ordinarios y ahí le dijeron que «al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios». Acudió entonces a los tribunales eclesiásticos y ahí, desnudándose de su intimidad y su pudor, mostró su cuerpo sin ropas. En su piel estaba marcada la sombra de las manos que tantos palos le habían dado. 
Los religiosos extendieron una receta habitual en estos casos: ordenaron al marido que fuera «bueno, honesto y considerado con la demandante y no le haga semejantes tratamientos como se dice que le hace».
Pero el remedio fue peor que la enfermedad. Jerónimo de Jaras le metió tal ‘jartá’ de palos que la dejó agonizando en el suelo de la cocina donde todos los días le hacía la comida.
La mujer rogó a Dios que acabara de una vez por todas con su vida aporreada y, de pronto, le asaltó una idea: pediría permiso al nuncio del Papa en España para llevar su caso al tribunal universitario. Ahí, en el año de 1624, el juez Álvaro de Ayala firmó una sentencia insólita, impensable, que nunca más se repitió:
—Francisca de Pedraza podría vivir en adelante en una casa distinta a la de su marido
—El esposo tendría que devolver la dote
—Y no podría volver a acercarse a ella ni soltarle un sopapo más. ¡Y atención! Ni él ni nadie de los suyos: «Y prohibimos y mandamos al dicho Jerónimo de Jaras no inquiete ni moleste a la dicha Francisca de Pedraza… por sí ni por sus parientes ni por otra interpósita persona».
Fuente: El divorcio de Francisca de Pedraza, Ignacio Ruiz Rodríguez