miércoles, 30 de septiembre de 2020

Divorcio y el pago de la Hipoteca.

MÁS INFORMACIÓN.
Una mujer de 59 años logra una pensión vitalicia de su ex es porque a su edad es “improbable” que encuentre empleo.
Aviso a los progenitores separados: quedarse en paro no exime del pago de la pensión.
La justicia obliga a un divorciado a seguir pagando la pensión a su ex pese a que se casó con otro.
El Supremo advierte a los padres divorciados: no pagar las cuotas de la hipoteca del domicilio familiar es delito.
El tribunal equipara las mensualidades de la vivienda a la manutención de los hijos y condena al acusado a 3 meses de prisión por abandono de familia, por no abonar a su ex los 1.200 euros al mes de la casa.
PEDRO DEL ROSAL,  Madrid,  29 Sept 2020 
En muchos divorcios conflictivos, la batalla más cruenta se libra por la asignación del domicilio familiar. De hecho, como admiten los abogados de familia, un alto porcentaje de peticiones de custodia compartida buscan, no tanto el pasar más tiempo con los hijos, sino impedir que el otro se quede con la vivienda común (que recae automáticamente sobre quien logra la custodia en exclusiva). 
La cuestión tiene una enorme trascendencia económica. El cónyuge desalojado no solo debe pagar el alquiler o la compra de un nuevo piso, sino que, además, tiene que seguir abonando las cuotas de la hipoteca del que compartía con su expareja.
En este contexto, el Tribunal Supremo ha dictado una relevante sentencia que supone un aviso a navegantes para aquellos padres o madres divorciados que adopten una actitud conflictiva con el pago de las cuotas hipotecarias tras abandonar el domicilio familiar. Según la resolución, las mensualidades de la vivienda son equiparables a la manutención de los hijos (la conocida como pensión de alimentos), por lo que no ingresarlas puede suponer un delito de abandono de familia, contemplado en el art. 227.1 del Código Penal. 
El precepto castiga con una pena de 3 meses a 1 año de prisión a quien "dejare de pagar, durante 2 meses consecutivos o 4 meses no consecutivos, cualquier tipo de prestación económica en favor de su cónyuge o sus hijos".
En el litigio se juzga a un hombre que, tras divorciarse de su mujer, con la que tenía 2 hijos, jamás cumplió con la obligación de abonar los 1.200 euros de la hipoteca que compartía. Ello a pesar de haber quedado así fijado en el proceso de divorcio, en el que se le asignó a ella la guarda y custodia de los menores, y de tener la "capacidad económica suficiente", según constató el juez de primera instancia. Se da la circunstancia, además, que se había iniciado el proceso de ejecución hipotecaria (según consta en la resolución, la mujer tampoco había abonado por completo su parte de la misma).
Una necesidad básica de los hijos.
Tras ser condenado por el juzgado de instancia, y después de que la A. P. de Madrid rechazara su recurso, el hombre llevó el caso hasta el Tribunal Supremo. En su escrito alegó que las cuotas hipotecarias no son una "prestación económica" en favor del cónyuge o los hijos, sino que se trata de una "carga del matrimonio", concepto que engloba los gastos comunes que genera la unión, pero que excluye las obligaciones de prestarse alimentos.
Un argumento que, sin embargo, rechaza el Pleno de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, que recuerda que el art. 227 del Código Penal no distingue entre conceptos, sino que se refiere únicamente a "cualquier tipo de prestación económica". Así, aseveran los magistrados, "con independencia de cuál sea la naturaleza de la cuota hipotecaria (...) lo que es evidente es que cubre una necesidad básica" de los hijos, a quienes les fue asignado, junto a su madre, el uso del domicilio habitual. Y "la finalidad que cumplía la adjudicación de la vivienda familiar era la de asegurar cobijo a los hijos, como interés más necesitado de protección, integrándose de esta manera en el concepto de alimentos". Así, aclaran, de no contar con una casa en propiedad, tendría que haberse buscado una solución habitacional alternativa a la que el acusado debería haber contribuido.
Por todo ello, el alto tribunal concluye que "las cuotas hipotecarias constituyen una prestación económica en su sentido legal y gramatical, a cargo de ambos progenitores, con independencia de su carga del matrimonio o como deuda de la sociedad de gananciales". De este modo, las cuantías adeudadas por tal concepto integran la conducta que castiga el delito de abandono de familia. Por todo ello, la sentencia confirma la condena de 3 meses de prisión contra el acusado y le impone, además, el abono de una indemnización a su exmujer por las cantidades no ingresadas.

martes, 29 de septiembre de 2020

Valoración actual del Ajuar doméstico.

Ajuar doméstico: nuevo criterio de valoración a efectos de ISD.
El TS cambia el sistema de valoración del ajuar doméstico, y establece que, para determinar la base imponible del ISD, el ajuar doméstico representa el 3% del importe del valor de los bienes que lo componen, quedando además eximido el contribuyente de la carga de la prueba. Se formula voto particular.
Redacción Espacio Asesoría // 25 de Agosto de 2020
El causante, casado bajo el régimen de gananciales, otorga testamento por el que nombra como usufructuaria, con carácter vitalicio, a su esposa y como herederos, por partes iguales, a sus hijos. Tras la disolución de la sociedad de gananciales y de aceptación y partición de herencia, en la determinación del valor doméstico se excluye el valor de las participaciones de sociedades no cotizadas.
Como la normativa del ISD se limita a establecer que el ajuar doméstico forma parte de la masa hereditaria y se ha de valorar en el 3% del importe del caudal relicto del causante, salvo que los interesados otorguen a este ajuar un valor superior o prueben fehacientemente su inexistencia o que dicho valor sea inferior al que resulte de la aplicación del referido porcentaje, se plantea si para su cómputo han de incluirse todos los bienes que integran el caudal relicto, o si por el contrario, deben ser excluidos los bienes que, integrando la herencia, no guardan relación con el ajuar doméstico, entre los que se encuentran las participaciones en acciones.
El TS ha venido manteniendo que el ajuar doméstico lo integraban los bienes de la masa hereditaria hasta el 3% del valor de esta, aunque no fuesen ropas, mobiliario y enseres que constituyan el ajuar de la vivienda habitual común y, en un sentido más amplio, los bienes exentos de la LIP art.4.4, al encontrarse afectos al uso particular del sujeto pasivo. 
Sin embargo, el TS cambia de criterio en relación con los elementos que deben entenderse incluidos dentro del concepto de ajuar doméstico, y aclara que comprende todos los bienes muebles afectos al servicio de la vivienda familiar o uso personal del causante, con exclusión de todos los demás, pudiendo el contribuyente destruir dicha presunción aportando todos los medios de prueba admitidos en Derecho.
En consecuencia, quedan excluidos de esta esfera, entre otros, los bienes inmuebles; los bienes susceptibles de producir renta; el dinero y los valores mobiliarios.
A estos efectos, con carácter general, no va a ser necesario aportar prueba alguna para excluir de la base del cálculo los bienes que, de conformidad con el criterio anterior, debieron quedar al margen del mismo. No obstante, si la valoración del ajuar doméstico resulta por un importe inferior, sí resulta necesario aportar prueba suficiente que desvirtúe la presunción.
Se formula voto particular, que aunque es contrario al criterio adoptado en la sentencia, dejan abierta una posible inconstitucionalidad de la norma considerando la posibilidad de que la presunción pueda resultar contraria al principio de capacidad económica.
STS (Contencioso), 10-03-2020. EDJ 2020/575499
Fuente: ADN Fiscal

Divorcio y Finanzas: Prepárate para la banca rota.

Otros Medios: msn,
Claves para afrontar un divorcio: todo lo que debes saber y hacer antes de la separación.
Héctor Chamizo, 26 Sept 2020 
Sigue leyendo para ver las cosas que tienes que tener presente si tu cónyuge se quiere divorciar y que no afecte a tu salud económica con el paso del tiempo.
El divorcio no resulta un plato de buen gusto para ninguna pareja. Llevar a cabo el proceso puede arrastrar muchas dificultades y hay que tener en cuenta muchos factores para que todo salga correctamente.
También en el plano de las finanzas personales, puesto que divorciarse puede comprometer los ahorros que se tienen entre los 2 cónyuges.
Pese a que es cierto que el régimen del matrimonio importa, hay una serie de factores que has de tener en cuenta para hacer que económicamente no tengas ningún problema durante el proceso de divorcio: desde contar con un abogado, hasta poner todas las cuentas en común con tu ex pareja.
Contar con un abogado
Un divorcio es un proceso muy complicado y personal, en el que se toman decisiones que van a regir y van a marcar la vida de las personas involucradas. “En este tipo de procesos, es esencial contar con el asesoramiento de especialistas en derecho de familia, que nos expliquen y nos guíen a lo largo del proceso, que luche por nuestros intereses, y eviten la toma de decisiones que puedan perjudicarnos”, comenta para Business Insider España Maite Pozo, abogada independiente.
Según palabras para Business Insider España de Amalia Fernández Doyague, Socia Fundadora del Bufete Fernández Doyague: “Siempre es necesario contratar los servicios de un abogado para llevar a cabo el trámite judicial de una separación o divorcio, y que este adquiera la legalidad y validez que se desea ante los tribunales una vez que la relación de pareja no funciona”.
Por eso, se debe tener en cuenta que un buen o mal abogado puede marcar la diferencia en un procedimiento de divorcio, cuyas consecuencias sufrirás para siempre.
Además, el abogado te asesorará e informará de cuáles son los trámites a seguir, y de cuáles son los deberes u obligaciones de la ex-pareja. “Como expertos en la materia, los abogados tenemos los conocimientos suficientes para comprender el proceso de separación y llegar a un acuerdo entre ambos, haciendo que el divorcio sea lo más sencillo posible,
afirma Fernández.
La vigilancia del historial de crédito
Una vez que la convivencia familiar comienza a deteriorarse y 1 de los cónyuges se plantea iniciar el procedimiento de divorcio, es necesario recopilar la máxima información posible sobre las operaciones económicas de la familia.Esto se hace con el fin de conocer los gastos, deudas e ingresos del núcleo familiar y comenzar a preparar la demanda de divorcio basándose en esta documental”, dice Fernández.
En los supuestos de divorcio en los que te puedes encontrar con situaciones controvertidas entre las partes, nunca se sabe si tu ex-pareja realizará un cambio que afecte en el reporte del crédito. 
Esta cuestión cobra especial importancia sobre todo en aquellos matrimonios casados bajo el régimen de gananciales en los que el patrimonio a dividir es cuantioso”, resalta Poza.
En el caso de existencias de créditos, las abogadas recomiendan de recopilar la titularidad de los mismos, el destino del crédito, los desembolsos realizados, desde qué cuentas se han realizado, y el planteamiento para encarar el destino de dicho crédito.
Poner las cuentas en común
Durante el matrimonio, se presume que el gasto del dinero existente en cuentas corrientes de titularidad común se realiza para el sostenimiento de la familia.
Si bien, una vez que comienza la ruptura matrimonial, y en el caso de que no sea una ruptura amistosa, suele conllevar que 1 de los cónyuges realice disposiciones del dinero existente en la cuenta común para beneficio propio, o incluso suscribir un contrato de crédito a pagar desde dicha cuenta.
Estas acciones tendrán su repercusión en el proceso de liquidación de gananciales, en las que el cónyuge que haya sustraído el dinero deberá acreditar si el gasto era para el sostenimiento de la familia, en caso contrario se considera realizado en beneficio propio”, asevera Fernández. Si bien hasta entonces, el otro cónyuge quedará desprotegido y vulnerable económicamente.
Con el fin de evitar este tipo de problemas, la principal recomendación es que, en el caso de iniciar un procedimiento de divorcio, cada 1 de los cónyuges se reparta el 50% del dinero existente en las cuentas comunes y se proceda a cerrar las mismas.
La protección de los ahorros
Lo 1º de todo, es que debes tener en cuenta que la protección de tu patrimonio dependerá del régimen económico matrimonial que rija en el mismo.
La problemática en torno al mantenimiento de los ahorros se vería aún más reducida en aquellos supuestos en los que el régimen establecido por los cónyuges fuera el de separación de bienes y cada uno de ellos mantuviera su independencia económica”, explica Poza.
No obstante, en aquellos supuestos en los que se sea propietario de dinero en común, es preciso disponer de una cuenta conjunta en la que ambos sean titulares y haya sido abierta y esté firmada por ambos. 
Y es que en el caso de que los cónyuges hayan contraído matrimonio en gananciales, se debe conocer que únicamente parte de los bienes conservan su carácter privativo, como por ejemplo el dinero percibido de herencias o donaciones.
En este caso, y con el fin de proteger nuestro patrimonio, se debe de reflejar por escrito el destino del mismo. “Por ejemplo, en el caso de que parte del dinero percibido por una herencia se destine a la compra de la vivienda habitual, la aportación que realice el cónyuge deberá reflejarse en la escritura de compraventa, especificándose la cuantía de dinero aportada, entendiéndose que posteriormente el reparto se realizará dependiendo de las aportaciones de cada cónyuge”, describe Fernández.
Otras recomendaciones
Desde el inicio de tu relación debes conocer el dinero que tienes, cuánto aportas al sostenimiento de la familia, y cuánto aporta tu cónyuge, diferenciando y especificando las cuentas bancarias, hipotecas, inversiones y otros activos. 
Eso tiene que quedar claro, aunque parezca una obviedad.
Es increíble la cantidad de personas que llegan a nuestro despacho desconociendo sus gastos e ingresos totales, o incluso la cuantía por la que se suscribió un préstamo o cuanto les resta por pagar del mismo”, apunta Fernández.
De ahí a que se deba tener en cuenta que, en materia económica, el divorcio se va a regir por el régimen económico que hayan pactado los cónyuges (gananciales, separación de bienes o participación). 
Por ello, es esencial que previamente a contraer matrimonio, se acuda a un abogado matrimonialista para recibir información sobre lo que conlleva cada régimen económico y lo más beneficioso para cada uno”, añade.
Podrían adaptarse muchas medidas, aunque todo dependerá de la relación de confianza y de respeto que se mantenga entre la pareja que se está divorciando, ya que en cada uno de ellos concurrirán una serie de circunstancias”, concluye Poza.

Divorcio 2020: ¿te puedes fiar de las estadísticas? ...... en España.

Otros Medios: euronews, nius diario, larazon,abc,   el dia, el pais,
Las parejas que deciden separarse siguen disminuyendo y suman 95.320 en 2019.
REDACCIÓN/EFE, Madrid, 28/09/2020 
En 2019 se rompieron 95.320 parejas, entre nulidades, separaciones y divorcios, lo que supone una tasa de 2 por cada 1.000 habitantes y un 4,1 % menos que un año antes, al tiempo que aumentó hasta el 37,5 % las concesiones de custodia compartida de hijos, frente al 33,8 % de 2018.
Del total de rupturas, 91.653 fueron divorcios, un 3,8 % menos; 3.592 separaciones, que descendieron un 12,3 %; y 75 nulidades, con una caída del 18,5 %, según la Estadística de Nulidades, Separaciones y Divorcios difundida este lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).
El 78,9 % de los divorcios se produjo por mutuo acuerdo, un porcentaje que se eleva hasta el 86,6 % en el caso de las separaciones. 
El resto se disolvió mediante un proceso contencioso.
En 2019, hubo 1.100 divorcios entre personas del mismo sexo (el 1,2 % del total). De ellos, 560 fueron entre hombres y 540 entre mujeres. Además, hubo 19 separaciones (0,3 % del total).
En el 43,3 % de los casos las parejas que se rompieron no tenían hijos y en el 44,8 % tenían sólo menores de edad. Algo más de 1 de cada 4 parejas (25,4 %) que se separó sólo tenía 1 hijo.
Sólo el 5 % tenía hijos mayores de edad dependientes económicamente y el 6,9 % menores de edad y mayores dependientes.
En el 57,1 % de los casos se asignó una pensión alimenticia que, en el 65 % de los casos correspondió pagar al padre, en el 30,9 % a ambos cónyuges y en el 4,1 % a la madre.
La custodia de los hijos menores fue otorgada a la madre en el 58,1 % de los casos, frente al 4,1 % en los que la obtuvo el padre
En el 37,5 % de los casos fue compartida y el 0,4 % se otorgó a otras instituciones o familiares.
En el 9 % de las sentencias se fijó una pensión compensatoria que en 9 de cada 10 casos fue asignada al esposo.
En los casos de rupturas de cónyuges del mismo sexo, se adoptaron medidas de custodia de los hijos menores en el 27 % de los divorcios y separaciones. De ellos, en el 47 % la custodia la obtuvo 1 de los 2 y en el 52,3 % fue compartida.
La duración media de los matrimonios no ha variado mucho respecto a 2018 y las parejas permanecen juntas una media de 16,7 años, un período algo mayor en el caso de los que se disuelven por divorcio (16,5 años) y bastante más corto en el caso de las separaciones (23,2 años).
Entre las parejas heterosexuales la edad media de quienes se divorciaron era de entre 40 y 49 años tanto en hombres como en mujeres.
Y la edad varía en función del proceso.
Así, aunque la media de ellas es de 45,7 años, ésta oscila entre los 41,2 años en las nulidades, 45,5 años en los divorcios y 50,6 en las separaciones.
En el caso de ellos, la edad media es de 48,1 años y varía entre los 43,8 en las nulidades, 47,9 en los divorcios y 52,9 en las separaciones.
En el 82,5 % de los divorcios, los cónyuges eran españoles y sólo en el 10,4 % 1 era extranjero y en el 7,1 % los 2 lo eran.
Atendiendo al estado civil de los cónyuges cuando se casaron, la mayoría eran solteros. 
En el caso de los hombres, el 8 % eran divorciados y el 0,5 % viudos, mientras que entre las mujeres, el 8,7 % eran divorciadas y el 0,6 % viudas.
El 76 % de las demandas de divorcio se resolvió en menos de 6 meses, un porcentaje que en el caso de las demandas de separaciones se elevó hasta el 82,6 %.
La duración media de los procedimientos es de 4,6 meses (3,2 en el caso de los de mutuo acuerdo y 10,1 en los contenciosos). 

domingo, 27 de septiembre de 2020

Pozuelo protege a las víctimas de violencia intrafamiliar.

Aprobada la propuesta de Vox Pozuelo para que las víctimas de "violencia intrafamiliar" tengan un servicio de protección en el municipio.
VOX Pozuelo, 
25-09-2020.
El Pleno del Ayuntamiento de Pozuelo, celebrado ayer Jueves, ha aprobado la moción del Grupo Municipal VOX "en defensa de las víctimas de la violencia intrafamiliar: hombres, mujeres, niños y ancianos, tengan la tendencia sexual que tengan", de tal forma que cuenten con un servicio de apoyo en el municipio.
Tal y como informan desde Vox, la moción aprobada consiste en "reconocer, por 1ª vez desde una institución pública española, que la realidad de la violencia cotidiana y familiar no solo afecta a las mujeres víctimas de los hombres sino a todas las personas; que cualquiera puede sufrir esa violencia y que, si queremos que nuestra sociedad sea justa, es imprescindible que no cerremos los ojos ante esta verdad".
Y añaden que "las instituciones públicas están obligadas prestar ayuda legal, social y psicológica a estas otras víctimas -como lo hace con las mujeres-, de manera que se les facilite enfrentarse a la violencia que padecen. Estas personas, cualquiera que sea su sexo y su edad, cualquiera que sea su tendencia sexual, merecen que reconozcamos su sufrimiento y que las asistamos para acabar con él. Para este nuevo servicio contamos con una dotación presupuestaria inicial de 35.000 € ".
El Grupo Municipal VOX considera oportuno dejar claro que "con este innovador servicio de asistencia y asesoramiento a las víctimas de violencia intrafamiliar no se pretende, ni mucho menos, dejar de atender a las mujeres víctimas de los hombres, como hasta ahora se viene haciendo. De lo que se trata, sencillamente, es de no dejar fuera de esa atención al resto de las víctimas, porque para prestar ayuda al que lo necesita no es justo considerar que solo hay que atender a las que pueden serlo en mayor número. No debemos aceptar que la ayuda y la protección a las víctimas sea discriminatoria".
Además, apuntan que "las denuncias falsas que muchos hombres sufren y con las que sus parejas mujeres consiguen incluso beneficios sociales, están también contempladas como violencia, de forma que también se ayudará y asesorará a quienes la padecen, para que puedan combatirlas".
Para concluir, desde Vox recalcan que "es evidente que hay muchas otras cuestiones en materia familiar que han de ser abordadas y solucionadas -por ejemplo, la necesidad de que la custodia compartida de los hijos ha de ser la norma y no la excepción-, pero estas reformas requieren cambios legales que no pueden hacerse en el ámbito municipal. Esperemos, por el bien de la libertad y la justicia, que puedan llevarse a cabo pronto en España".

España: ¿Cuanto cuesta criar un hijos?

Un estudio de la OCU concluye que el gasto criar un bebé es muy similar para las familias, al margen de sus ingresos. Criar un hijo en España cuesta 642 euros al mes el 1º año.
La OCU apenas detecta diferencias según la renta de los padres, por lo que pide ayudas para los menos pudientes.
Eladio Meizoso, Madrid, 24/09/2020 
Un estudio de la OCU concluye que el gasto criar un bebé es muy similar para las familias, al margen de sus ingresos. Así que el coste relativo es mucho mayor para las que ganan menos. Ahí puede estar otra de las claves de los bajos índices de natalidad en España, según la Organización de Consumidores y Usuarios.
El coste medio de criar a un niño, en su 1º año de vida, es de 7.700 € en nuestro país. Equivale a 642 € al mes, sumando cuna, cochecito, guardería, alimentos especiales y el mayor gasto en vivienda o energía. Son datos aportados por 500 familias que tuvieron 1 hijo en los 3 últimos años.
El gasto mensual es mayor, de 729 €, para las familias que ganan más de 4.000 al mes. Y se queda en 616 € para los que ganan menos de 2.000 mensuales. Apenas hay 113 € de diferencia, con lo que el esfuerzo para los más pobres es mucho mayor.
Un 8% de las familias que ganan menos de 2.000 € al mes -casi 1 de cada 10- han tenido que dedicar más de la mitad de sus ingresos a los gastos del hijo. 6 de cada 10 le dedicaron más del 15%.
Además, a 8 de cada 100 mujeres -casi 1 de cada 10- les fue imposible conciliar la atención del hijo con su trabajo. Y tuvieron que optar por dejar el trabajo. Ese porcentaje se queda en el 1% en el caso de los varones.
Conclusión de la OCU, tendría que haber más ayudas para fomentar la natalidad y la habiliten ayudas y medidas para facilitar a los ciudadanos la crianza de sus hijos". Destaca que un 37% de las familias con menos recursos -menos de 2.000 € al mes- que participaron en su encuesta consideran "difícil o muy difícil criar un hijo".

viernes, 25 de septiembre de 2020

Divorcio: ¿se puede vivir en la casa familiar con una nueva pareja?

A finales de 2018 el Supremo dictó una sentencia que estableció que procedía extinguir el derecho de uso como consecuencia de convivir en la vivienda con una nueva pareja.
Itziar Echeandia/ Rosa Alevito, 23.09.2020 
PREGUNTA:
Me divorcié y se adjudicó el uso de la vivienda familiar a mi ex, que se quedó con la custodia de nuestra hija por razón de vivir con la niña, a pesar de que yo ganaba menos. Nada que objetar a ello, de hecho estuve de acuerdo. Sin embargo, la situación actual es distinta porque mi ex se volvió a casar y tiene 2 niños con su actual marido, todos viviendo en nuestro piso. A mí me vendría muy bien vender porque estoy sin trabajo. ¿Hasta cuándo dura es derecho de uso de la vivienda, no se tiene en cuenta la situación?
Hasta no hace mucho, el hecho de convivir en la casa con una nueva pareja, hijos, familiares, etc., no influía en sí mismo en la atribución de uso de la vivienda resultante de un pleito matrimonial.
Sin embargo, a finales de 2018 el Supremo dictó una sentencia (número 641/2018) que estableció que procedía extinguir el derecho de uso como consecuencia de convivir en la vivienda con una nueva pareja. El motivo que justifica la decisión es que la introducción de una 3ª persona con una relación estable (mucho más claro si, como en su caso, han contraído matrimonio) en la vivienda, cuyo uso tiene atribuido la progenitora por habérsele confiado la custodia de los hijos, hace perder a la vivienda en cuestión la condición de "vivienda familiar" de la familia inicial, ya que de hecho se ha convertido en vivienda de “otra” familia.
Se abre la vía, pues, a extinguir ese derecho de uso para poder poner a la venta la vivienda, como usted quiere. En la sentencia indicada se declaraba que el derecho de uso se extinguiría cuando se liquidasen los gananciales.