sábado, 20 de octubre de 2018

El Síndrome de Alienación Parental (SAP)

José Carlos Enriquez Díaz, 15 DE OCTUBRE DE 2018
el Síndrome de Alienación Parental (SAP) es un conjunto de síntomas que son consecuencia del uso de diferentes estrategias por parte de un progenitor, mediante las que ejerce influencia en el pensamiento de los hijos con la intención de destruir la relación con el otro progenitor.
De entrada, cabe precisar su sentido etimológico: a-lienar significa “romper el vínculo con alguien” convirtiéndolo en ajeno y hostil. Si nos apoyamos en esta definición, es raro no encontrarnos con profesionales (terapeutas familiares, psicólogos, jueces, etc) que no se hayan enfrentado a situaciones de este tipo; así que poco importa que muchas personas se obcequen en negar la existencia del Síndrome de Alienación Parental (SAP), como es el caso del PSOE, que se presentó en las 2 últimas elecciones prometiendo lo siguiente: “ El llamado Síndrome de Alienación Parental será inadmisible como acusación de una parte contra la otra en los procesos de violencia de género, separación, divorcio o atribución de custodia de menores”.
El Síndrome de Alienación Parental también ha sido reconocido recientemente por la Sociedad Americana de Psiquiatría. Hoy en día, la Medicina considera el Síndrome de Alienación Parental como un tipo de maltrato infantil. 
La Real Academia Nacional de Medicina Española, en su Diccionario de términos médicos, dice: “ Acción u omisión intencionada, llevada a cabo por una persona o grupo de personas, la familia o la sociedad, que afecta de manera negativa a la salud física o mental de un niño… “.
El maltrato psicológico a un niño es también objeto de un nuevo diagnóstico. Aparece en la página 719 del DSM-5, donde se define como una acción deliberada, que proviene del progenitor alienador y que puede llegar a causar un daño psicológico significativo en el niño.
Así pues, si en términos médicos, las conductas que generan Síndrome de Alienación Parental (SAP) se consideran maltrato infantil, realizado con frecuencia, sería de esperar que en términos jurídicos, el progenitor alienador fuera condenado por delito de maltrato infantil.
Pero la experiencia nos muestra que la ideología de género, cuando estos casos llegan a los juzgados dan lugar a injusticias y es habitual encontrarse con el Síndrome de la Madre Maliciosa, definido por Gadner psicólogo, investigador y profesor de la Universidad de Harvard, como un síndrome consistente en el intento de la progenitora alienadora de castigar a su exmarido sin justificación alguna, interfiriendo en el régimen de visitas y acceso del padre a sus hijos, con un patrón estable de actos maliciosos contra el otro progenitor. 
En muchas ocasiones, una vez que el menor ya ha alcanzado su autonomía, en el proceso de denigración, el progenitor alienador adopta un nuevo papel, permitiéndose disminuir su agresividad al adoptar un fingido papel conciliador con argumentos como estos: “¡Yo lo intento, pero él no quiere ir con su padre...!” “¡Qué puedo hacer yo!”, resultando de todo ello una imagen conciliadora que no tiene nada que ver con la realidad y que da lugar a confusión e incluso engaño en los jueces y equipos de profesionales psicosociales.
Los profesionales que llevan a cabo su trabajo en los juzgados también conocen que las falsas denuncias por abusos sexuales o malos tratos son, en muchas ocasiones, una estrategia para lograr una posición de ventaja en los litigios en los que se tratan temas de separación o divorcio de una pareja.
Puesto que la presunción de inocencia de un hombre acusado de malos tratos está, cuando menos, muy en entredicho, una denuncia falsa provoca la detención del hombre, su puesta a disposición judicial y con frecuencia la prisión preventiva, con la única esperanza posible del sobreseimiento del caso, que llegará sólo en el mejor de las situaciones.
Pero la presión social a la que están sometidos los jueces es tan grande, que la inocencia absoluta no asegura a los hombres la libre absolución en aquellos caso en que no hay pruebas contra ellos, como así debería obligar la presunción de inocencia que existe desde el Derecho Romano (“in dubio pro reo”) y que aparece en el art. 24.2 de nuestra Constitución. De tal modo que una mujer puede maltratar al hombre con absoluta impunidad, amparada en el sistema judicial.
En el Art. 1º de la Ley Penal, el impedimento de contacto de los hijos menores con los padres no convivientes, 24270, se proclama la prisión de 1 mes a 1 año para el cónyuge que ilegalmente, con denuncias falsas, impidiese u obstruyese el contacto de los menores de edad con el cónyuge no conviviente. Muchos nos preguntamos cómo puede ser que tan sólo un par de casos por año sean castigados por esta ley. 
Esto, en la práctica cotidiana produce una gran frustración en muchos padres al comprobar que lo que ellos dicen no es tenido en cuenta y que sin embargo lo que dice la mujer, aunque sea sin pruebas, se considera siempre como un hecho cierto y veraz. Así pues, no es de extrañar que muchos varones, cuando concluye su proceso de separación, terminen con una imagen negativa de la justicia.
Pero de lo que realmente no son conscientes estas madres es de los problemas que pueden generar a sus hijos cuando les dejan sin la figura paterna.
Así las cosas, son demasiados los varones que no encuentran respuestas a muchas preguntas. Cada día se convierte para ellos en un infierno que les resta poco a poco el sentido de la vida. Saben muy bien que sus hijos nunca pensarían, ni dirían lo que dicen sin la influencia de sus madres, pero no pueden hacer nada.

¿Cuánto cuesta un divorcio en el Perú?

A continuación te explicamos el método más económico para que te puedas divorciar sin que quedes arruinado en el proceso.
Redacción, La República, 18 Oct 2018
Un divorcio puede llegar a ser costoso y doloroso. En muchos casos se busca evitar que el proceso sea judicializado porque, muchas veces, las partes no tienen cómo cubrir los honorarios profesionales de los abogados.
El profesor de derecho de la Universidad de San Marcos, Manuel Bermudez Tapia, señaló que existen diferentes procesos diferenciados para consumar la separación legal o divorcio de una pareja.
El menos costoso es aquel que se lleva a cabo de manera negociada en una municipalidad o una notaría: “Lo hacen generalmente jóvenes o adultos muy mayores que no tienen hijos o ya son adultos”.
Agrega que el costo es accesible y no supera los 1.000 soles. 
Este dinero cubre el contrato con la notaría y los gastos registrales de la separación. “Es también el más rápido y en sólo 2 meses se completa”.
La otra fórmula, que debe ser evitada, es la judicialización del proceso de divorcio.
En este sentido, Bermudez explica que cuando se tienen hijos y bienes el proceso puede resultar más difícil. “Los costos de la asesoría dependerán de cómo se manejaran los bienes. Los abogados no suelen llevar estos casos porque muchas veces los costos de los honorarios profesionales superan los elementos materiales en conflicto. Sencillamente es mucho trabajo para el poco dinero que suelen tener las partes en conflictos, por eso casi no hay divorcios en el ámbito judicial”, afirma Bermudez.
En cuanto al proceso, el costo puede variar de 50 a 400 soles. “En el caso de una familia clase A, clase B, clase C estamos hablando de 4.000 a 10.000 soles aproximadamente.

viernes, 19 de octubre de 2018

MIguel Bosé se divorcia de su pareja.

La expareja de Miguel Bosé emprende acciones legales contra el cantante tras separarse.
vozpopuli.com, 17.10.2018
Tras conocerse hace unos días la separación y cese de la convivencia de la pareja formada por Miguel Bosé y Nacho Palau, ahora sale a la luz que el escultor ha emprendido acciones legales contra el cantante, que fue su pareja durante 26 años, según ha informado el despacho valenciano de abogados de familia Ortolá Dinnbier.
Del comunicado se entiende que la separación no está siendo nada amistosa. Dicho despacho informa de que “tras la ruptura de la relación y convivencia mantenida de forma ininterrumpida con Miguel Bosé Dominguín durante más de 26 años, y comoquiera que han fracasado las negociaciones previas que en su evitación se han venido desarrollando, Ignacio Palau Medina ha encargado a este despacho profesional la interposición de las acciones judiciales necesarias para la defensa y protección de sus intereses y, fundamentalmente, los de sus hijos menores”. 
La pareja tiene 4 hijos, que se ‘han repartido’, 2 se quedarán con Miguel Bosé y los otros 2 con Nacho Palau.
El cantante anunció en 2011 a través de las redes sociales que había sido padre de los gemelos Diego y Tadeo. 2 años después se supo que tenía 2 hijos más, también gemelos, Ivo y Telmo. Entre ellos sólo se llevan 7 meses de diferencia, según indicó Bose.
Miguel Bosé, que se trasladado a vivir de Panamá a México, ha estado alejado de los medios. Sin embargo el pasado martes se le vio por nuestro país, en la 2ª edición de Telva Tributo 2018, que premió y homenajeó a Naty Abascal, y se celebró en la Academia de Bellas Artes de San Fernando.
En una reciente entrevista con Efe, el español confirmó que su traslado a México responde a razones “de familia y trabajo” y aseguró: “Cerré todo lo que tenía en Madrid y me mudé al continente americano; aquí me paso 9 meses al año, mis hijos ahora me necesitan y por esa razón estoy aquí”.

Divorcio y Vivienda si tienes menos de 35 años

Si tienes menos de 35 años y piensas comprar una vivienda, esto te interesa.
Los bancos y las administraciones públicas ofrecen ayudas a los millennials para la adquisición de una casa, pero no siempre son suficientes.
MIQUEL RIERA, HELPMYCASH, 16 de octubre de 2018
El precio de los alquileres, sobre todo en las grandes ciudades españolas como Madrid o Barcelona, es ya similar al de los años previos a la crisis. Por eso, muchos jóvenes, cansados de que la renta les suba en cada renovación, se plantean comprar una casa para pagar menos al mes, ya que las cuotas hipotecarias son ahora más económicas que las mensualidades de un alquiler. 
Pero ¿es tan fácil adquirir una vivienda a una edad tan temprana (menos de 35 años)? A continuación vemos qué ventajas se les ofrecen a los millennials y con qué inconvenientes se pueden encontrar.
Ventajas para los compradores de vivienda con menos de 35 años
Empezaremos con las facilidades que la Administración y los bancos dan a los menores de 35 años para que se compren una casa. 
En el caso de las instituciones públicas, la ventaja más notable es el descuento del impuesto de transmisiones patrimoniales (ITP), que puede obtenerse en algunas comunidades autónomas. Este tributo, de competencia autonómica, es el que debe abonar el comprador cuando adquiere una vivienda de 2ª mano.
En estos momentos, hay 10 comunidades que nos aplicarán un ITP más bajo si somos jóvenes: Andalucía, Aragón, Canarias, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Cataluña, Comunidad Valenciana, Extremadura, Galicia y Región de Murcia. Por ejemplo, si queremos adquirir una vivienda de 2ª mano en Cataluña y tenemos menos de 32 años, el impuesto será del 5 % en vez del 10 %, mientras que si la casa la compramos en Andalucía, el ITP será del 3,5 %, en vez del 8%, en el caso de que tengamos menos de 35 años.
También los bancos pueden darnos facilidades si somos millennials. Aunque ya no es tan habitual, unas pocas entidades aún disponen de una hipoteca joven, es decir, de un préstamo hipotecario específico para menores de 35 años con condiciones más atractivas: un interés menor, un plazo más largo, mayor financiación, etc. En ocasiones, estos bancos tienen acuerdos suscritos con instituciones públicas que subvencionan estas ayudas.
Además, tal y como recoge un estudio elaborado por el comparador bancario HelpMyCash.com, la mayoría de las entidades está dispuesta a otorgar una mayor financiación, si un joven solicitante tiene un buen perfil, pero aún no dispone de ahorros suficientes para pagar todos los gastos de la entrada. Expresado en otras palabras: cubre más del habitual 80 % del valor de la vivienda, llegando al 90 % o a veces incluso es una hipoteca al 100 %.
En general, el futuro comprador debe tener ahorrado entre el 30 % y el 35 % del precio de la casa que quiere adquirir para abonar la parte que el banco no financia más los costes de escrituración. Pero si somos jóvenes y contamos con un buen perfil, ese porcentaje de ahorros puede ser inferior al 25 % o incluso del 20 %, dependiendo del banco al que acudamos.
Los jóvenes tienen menos capacidad de ahorro
Pero pese a estas ventajas, los millennials se encuentran también con dificultades para comprarse una casa en España. La más importante es su falta de ahorros, pues, aunque los bancos pueden financiarles una mayor parte de la compraventa, muchos jóvenes no han sido todavía capaces de reunir el dinero suficiente para cubrir una parte del precio de la vivienda más el coste de escriturar la hipoteca y la propiedad.
En ese sentido, los altos alquileres que se pagan en las ciudades más importantes no ayudan a resolver el problema. Al tener que abonar unas rentas muy elevadas, los jóvenes apenas tienen capacidad para ahorrar, por lo que no les queda más alternativa que pedir el dinero a sus familiares (a sus padres, principalmente) o seguir de alquiler durante muchos años para reunir la suma necesaria.
Otro hándicap importante es su poca antigüedad laboral. Como llevan menos tiempo en el mercado de trabajo, es difícil que hayan podido estar muchos años en una misma empresa, algo que los bancos no ven con buenos ojos cuando tienen que decidir si dan la hipoteca o no. 
A eso hay que añadir que los españoles menores de 35 años son los que sufren una mayor inestabilidad laboral, otro punto en contra de cara a conseguir financiación.
Por ello, los millennials que cuentan con un buen perfil (buen empleo, ingresos altos, etc.) encontrarán diversas facilidades para comprarse una vivienda, incluso si no tienen el 35 % del coste del inmueble que se requiere para realizar la operación. En cambio, a los que no tengan nada de dinero ahorrado y sufran de cierta inestabilidad laboral no les quedará más remedio que seguir de alquiler hasta que mejore su situación económica.

1001 Bodas: El coste de una Boda

Darse el sí cuesta una media de 37.388 euros en España. Solo en el banquete se van entre 10.000 y 17.000 euros.
El nº de matrimonios se redujo el año pasado un 2,2%.
cinco dias.elpais.com, Madrid, 19 OCT 2018
El gasto medio para la celebración de una boda en España con unos 100 invitados se sitúa este año en 37.388 euros, según un estudio realizado por Ifema tomando como base un sondeo de mercado y datos aportados por la empresa organizadora de nupcias LunasdBoda.
Ifema divulgó el estudio en vísperas de 1001 Bodas, su salón de productos y servicios para la celebración de matrimonios, que del viernes 19 al domingo 21 de octubre organiza su 20ª edición convertido en el mayor escaparate de propuestas para todos los que planean casarse.
De acuerdo con el estudio, el coste del banquete oscila entre los 100 y 170 euros por persona dependiendo del restaurante y menú elegido. 
A este gasto hay que añadir la música, que supone entre 700 y 2.000 €, y la barra libre de 2 horas, entre 1.500 y 3.000 €, si bien muchos hoteles ofrecen este servicio sin cargo adicional. 
Como media, los novios dedican a la comida entre 10.000 y 17.000 €.
El traje es otro capítulo importante. En el caso de la novia, el precio del vestido se sitúa entre los 800 y 3.500 €, a los que hay que sumar zapatos, complementos, maquillaje, peinado y ramo, todo lo cual incrementa el presupuesto de esta partida hasta superar los 3.300 euros.
En los hombres, el gasto se mueve entre los 500 y 1.200 €, aumentando 200 en el tramo más alto. No obstante, tienen la opción de alquilar el chaqué, con chaleco y corbata, por unos 200.
Las arras, alianzas y demás detalles nupciales suponen entre unos 3.225 y 7.900 € más, incluyendo el reportaje en vídeo y fotos, el alquiler del coche, las flores de la iglesia, la música y las invitaciones.
Por último, el viaje de luna de miel, la 2ª partida más costosa tras el banquete, varía en función del destino (si es nacional o extranjero) y la duración. En este punto, los novios duplican este año el gasto tanto en el tramo bajo como alto de la tabla, y dedican entre 8.000 y 12.000 euros por pareja. Por regla general, eligen lugares exóticos, como Vietnam o Japón, o caros y lujosos, como Venecia.
Por comunidades autónomas, la más cara para casarse es Madrid, con un gasto medio de 48.820 euros, seguida por Cataluña y Comunidad Valenciana. Las más baratas son Asturias, Extremadura y Canarias, con 25.900 €.
En 2017 se celebraron en España 171.454 matrimonios, un 2,2% menos que el año anterior, según el INE. Los españoles siguen retrasando este paso: la edad media, que en los 80´ era de 24 años para las mujeres y de 26 para los hombres, fue el año pasado de 35 y 37,8, respectivamente.
El pabellón 4 de Ifema reúne este fin de semana a más de 300 expositores, entre servicios de catering, diseñadores, marcas de trajes, wedding planners, fotógrafos, joyerías, firmas de maquillaje, peinados, música, viajes, así como un área con propuestas para el colectivo LGTB.
Isabel Núñez, Ulises Mérida, García Madrid y Leyre Valiente son algunos de los creadores que debutan en el salón, mientras que Hannibal Laguna volverá a vestir la Plaza de las Novias con una exposición de sus diseños nupciales. Estos diseñadores se suman a las más de 70 firmas de moda nupcial que exhibirán sus novedades.
Esta temporada, las nuevas colecciones ponen el foco en diseños elegantes, estilo princesa, con volúmenes y formas más marcadas, tejidos ricos, gasas y tules, encajes, guipures, con bordados y pedrería de Swarovski, según Caridad Ruiz, directora de LunasdBoda.
Para el novio, las tendencias hablan de elegancia contemporánea, con el azul pavo real como color rey de la temporada frente al tradicional negro. Las corbatas, siempre de seda natural, aportan el toque de fantasía a los modelos más sobrios.

lunes, 15 de octubre de 2018

El matrimonio caduca a partir de los 10 años

Tras Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y Alicante, Málaga acumula el mayor número de divorcios en España
Marina Prieto, Malaga,  14.10.2018
Las rupturas se disparan a partir de la 1ª década de casados. Los españoles nos casamos más tarde que la media mundial. Cuando mejora la economía se producen más divorcios.
La infidelidades continúan siendo la 1ª causa de divorcio en nuestro país, aunque le siguen la rutina, la incompatibilidad de caracteres, el distanciamiento e incluso la diferencias en las perspectivas de futuro. Los motivos abundan y las rupturas matrimoniales se disparan sobre todo a partir de los primero 10 años de casados.
Solo en 2017 se divorciaron en nuestro país más de 97.960 parejas, un 1,2% más que en 2016 según comunicaba el instituto Nacional de Estadística (INE) hace unas semanas. De estas parejas que decidieron poner punto y final a su matrimonio el año pasado, 3.652 lo hicieron en Málaga, hecho que ha provocado que la provincia se consolide como la 2ª con más divorcios dentro de Andalucía (después de Sevilla con 4.319), y la 6ª a nivel nacional, después de Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y Alicante.
La media de duración de los matrimonios en nuestro país se establece en los 16 años, según los últimos datos, pero sin embargo la durabilidad de éstos se ha ido acortando en las últimas décadas. Solo en Málaga el nº de rupturas aumenta considerablemente a partir de los 10 años de estar casados. En 2017, solo 105 parejas tomaron la decisión en menos de 2 años desde que se dieron «el sí quiero», 1.152 lo hicieron entre los 2 y 9 años de matrimonio y 2.395 parejas concluyeron tras 10 o más años juntos.
El profesor de sociología de la Universidad de Málaga (UMA), Luis Ayuso pone el foco en 2 motivos principales por los que los matrimonios duran menos en la actualidad. El 1º es porque estamos viviendo una mejora de la economía y el 2º es porque los jóvenes que deciden divorciarse han crecido con la normalización de esta separación. «Los divorcios han estado históricamente ligados a los indicadores económicos. Cuando la economía va mal, se producen menos divorcios. Otro factor que influye es que cada vez hay más personas que han crecido viendo divorcios en su entorno, por lo que tomar la decisión no es tan dramático como hace unos años atrás» explica el experto.
Por otro lado, los avances en la sociedad han hecho que los conceptos de amor y unión hayan ido cambiando a largo de los años. En este sentido , Ayuso considera que tradicionalmente el matrimonio era una unión muy fuerte en el que 2 personas se unían «para toda la vida» a pesar de que entre ellos no hubiese un gran vínculo emocional. 
En la actualidad, muchas parejas renuncian a esa unión cuando dejan de sentir ese afecto por su cónyuge. «El concepto del amor es antiguo y va cambiando. Antes la gente se casaba sin sentir amor, solo por la estabilidad que esto le proporcionaba o por imposición social. En el presente, la sociedad es más emocional y pone el amor en centro. Si un día algún miembro de la pareja siente que no quiere estar con el otro no tiene necesidad ni motivos para continuar juntos».
Aun así, el profesor recuerda que la tasa de divorcios en nuestro país sigue siendo baja respecto al resto de países europeos o incluso en EEUU. «Los datos revelan que en estos países las costumbres frente a las nupcias son totalmente diferentes. Mientras que en España solemos casarnos solo 1ª vez y en una edad avanzada, en EEUU, por ejemplo, comienzan a contraer matrimonio desde muy jóvenes por lo que al final a lo largo de su vida se casan y divorcian en varias ocasiones».
Los hijos, también juegan un papel muy importante dentro de los matrimonios. El profesor Ayuso destaca que cuando las relaciones giran de diadas a triadas –siguiendo la teoría del sociólogo Simmel– comienza un nuevo proceso de resocialización dentro de la pareja, lo que puede provocar que ésta se una más o por el contrario, se distancie. Asimismo, el hecho de tener un hijo, indica el experto, «influye en que disminuya la probabilidad de divorciarse, ya que la responsabilidad por el menor hace que se unan en un objetivo común», a pesar de que hoy en día, vemos como esto sigue sin ser un impedimento.
Aunque las madres siguen teniendo más peso en las custodias que los padres (65% de los casos en 2017 son las mujeres quienes consiguen el amparo), cada vez son más las parejas divorciadas que acuerdan dividir la responsabilidad y los cuidados de los menores. El año pasado el 30,2% de las custodias fue compartida aunque no siempre se llega a este pacto de manera sencilla. Amelia Zafra, abogada de familia y asesora legal en la capital, se enfrenta a numerosos divorcios y separaciones de hecho al año en Málaga. Aunque muchos matrimonios consiguen acabar de mutuo acuerdo –2.857 parejas frente a 795 contenciosos–, muchos prefieren recurrir a profesionales para recibir asesoramiento y acordar el reparto de bienes o regular las medidas paternofiliales.
«Cada vez acuden más a mi despacho mujeres que no están casadas con sus parejas, para preguntar sobre los derechos que tienen sobre sus hijos o sobre los domicilios que comparten una vez se efectúe el divorcio. Quieren saber a qué se enfrentan, principalmente por las consecuencias económicas que puede suponer esta separación» sentencia la abogada.
El tema económico, explica Zafra, es el principal aliciente por cual las parejas no consiguen llegar a un acuerdo cuando rompen las nupcias. Además, el reparto de bienes y patrimonios hace que en muchas ocasiones las ex parejas acaben sin tener ningún tipo de relación cuando acaba el proceso de divorcio. «Cuando una pareja acaba de mutuo acuerdo sí que se puede asesorar a las 2 partes a la vez, ya que lo que buscan es un convenio que favorezca a los 2. Cuando entre ellos hay disputas, siempre es preferible trabajar con otro letrado, ya que en ocasiones las partes se ofenden y piensan que estás favoreciendo al contrario y eso dificulta más el proceso».
En el caso de Málaga, Amelia Zafra indica que un divorcio de mutuo acuerdo puede llegar a durar, dependiendo del juzgado en el que se desarrolla, entre 2 o 3 meses desde que se realiza la demanda hasta que se registra en la institución. Una vez leída, se convocan a las partes para que acudan a ratificar en el juzgado y allí se dicta la resolución del acuerdo. «Después de todo este procedimiento hay que acudir al registro civil donde se realizó la inscripción del matrimonio para anularlo con los papeles correspondientes» añade la abogada.
Las custodias son un tema espinoso que puede hacer que un proceso dure más que otro. «Es importante acudir a un abogado especializado porque las familias son la columna vertebral de la sociedad. Todos nos movemos en círculos familiares y el derecho de la familia es muy dinamizador, cambia constantemente ya que se tramita a través del Tribunal Supremo» advierte Zafra. Además, es justo esta autoridad la que determina quién de las 2 parte consigue la custodia de los menores, a no ser que el hijo tenga más de 13 años. En este caso prevalece el deseo de éste. «Siempre se tiene en cuenta la situación previa a la ruptura. Si la madre era la que realizaba más cuidados sobre el hijo o si por el contrario era el padre quién los realizaba en mayor medida. Siempre hay alguien que saldrá más beneficiado en el reparto si no se llega a un acuerdo entre las partes. Los jueces se dan cuenta en seguida de quién está más con el menor. En una ocasión, presencié como el juez le preguntó a un padre sobre quién era el pediatra de su hijo y éste no supo contestarle».
Por el contrario, la letrada contempla que cuando los divorcios son contenciosos los regímenes de custodias son mucho más relajados y sencillos y sobre todo, no afectan al menor de la misma manera que si los padres se enfrentan en un proceso largo y complicado. «El reparto más común es el semanal, de domingo a domingo o de lunes a lunes. En este tipo de casos debe de desaparecer las maletas. Es decir, cada padre debe de tener en su hogar todo lo necesario para que puedan vivir sus hijos con total normalidad. Además en este tipo de situaciones se suelen hacer visitas inter semanales con la otra parte. Solemos pensar que no pero lo os niños se acostumbran muy bien a este sistema».
Los motivos del conflicto
La vivienda
En general en la vivienda habitual, si está comprada por ambos cónyuges, se queda el miembro de la pareja que esté en peor situación económica, pero si hay custodia compartida de los hijos se suele poner un límite de 3 o 4 años antes de liquidar el bien. Si la custodia es de la madre, se puede pactar si se queda hasta que el hijo menor cumpla los 18 años, hasta que acabe de estudiar o sea independiente. La fórmula de una casa en la que vivan los hijos y son los padres los que van cambiando no se aconseja porque genera muchos problemas y supone tener 3 casas.
Los gastos de los hijos
En una custodia compartida, los gastos en educación se comparten pero conviene pactar en el convenio regulador cómo afrontar todos los demás para evitar problemas.
Extraescolares
Si un juez dicta que una actividad es beneficiosa para el menor, por ejemplo si un médico le recomienda ir a natación, y 1 de los 2 progenitores no le lleva cuando está con él, puede ser motivo de multa o de limitación del régimen de visitas.
La ropa
Forma parte de los gastos de los menores, pero su precio, calidad, estética o momento en que deben llevar algunas prendas suelen provocar conflictos.
Comuniones y segundas bodas
Cada vez más niños celebran 2 veces su 1ª comunión, una con cada parte de la familia. A veces llega a intervenir el juez como en la asistencia a la 2ª
boda de su padre o madre si ese día «le toca» con el otro.

Divorcio: Custodia, derechos y obligaciones

Mientras se va asentando la custodia compartida, se deben ir consolidando en paralelo principios de convivencia, responsabilidad y no perder de vista que el bienestar de los menores es la prioridad.
Deia, 14 de Octubre de 2018
EL incremento en Euskadi de las resoluciones de divorcio que establecen la custodia compartida de los menores fruto de la unión rota debe ser síntoma de que ciertos principios de convivencia y responsabilidad se están asentando en nuestra sociedad. Una decisión de ruptura puede resultar muy traumática y a menudo difícil de gestionar emocionalmente. Donde la madurez de las partes no sea capaz de establecer el principio fundamental del bienestar de los menores a su cargo, tendrá que intervenir la preservación de los derechos de los mismos por parte de la Justicia. 
Pero en la misma medida en que se identifica ese bienestar del menor como prioritario, es oportuno introducir la categoría de derechos y obligaciones de los progenitores. 
A pesar de que, como en toda relación humana, los casos son individualizados, el mecanismo tiene que ser concluyente. Los derechos de los adultos están tipificados; la maternidad y la paternidad pueden ejercerse de modo compartido y responsable. La palabra clave es convivencia, que no es equivalente a compartir un mismo espacio pero sí a una convicción cívica: el equilibrio de derechos es el principal sistema de cohesión. Aplicado a un proceso, muchas veces doloroso, de separación y divorcio, ese equilibrio implica que las obligaciones no son solo pecuniarias y los derechos no son exclusivos. Unas y otros se rigen por un mecanismo de responsabilidad que viene impuesto cuando no hay capacidad o voluntad de implantarlo mediante el compromiso personal. Responsabilidad para entender la prioritaria salvaguarda del menor; igualmente, para aplicar un principio de igualdad en las obligaciones de la antigua pareja hacia la satisfacción de sus necesidades. En consecuencia, el automatismo del pasado, en el que la patria potestad recaía mayoritariamente en la madre, no tiene lugar ya. Las decisiones deben estar determinadas por una responsabilidad compartida en la que quepa la cesión de una parte de la misma cuando no se sabe o no se quiere ejercer. Los derechos de los progenitores, cuando entran en colisión con los de los menores, están supeditados a estos. Es un principio de protección del más débil está presente en la norma con fuerza de ley y con la acción punitiva cuando no se cumple. La custodia compartida es un mecanismo de convivencia, no un pulso.
Nota: El Editorial confunde la Patria Potestad o Responsabilidad Parental con el sistema de Guarda y Custodia de los menores,...