martes, 13 de diciembre de 2016

Un premio de medio millón de euros en la bonoloto obliga a modificar un divorcio

La Audiencia fuerza a un gijonés agraciado con la lotería a aumentar la pensión que pasaba a su exmujer para que sus hijos mejoren su estatus.
R. García ,12.12.2016 |
La sección 7ª de la A.P. de Asturias -con sede en Gijón y encargada de temas civiles-, acaba de modificar la pensión de alimentos que un vecino de la ciudad debía pagar a su exmujer. Lo extraordinario del caso es que el hombre deberá a partir de ahora pagar más dinero para la manutención de sus hijos por haber sido agraciado con medio millón de euros en un premio de la bonoloto. El tribunal encargado del caso rechaza la negativa del demandado a modificar las medidas de divorcio y mantiene que, a pesar de que el dinero se repartió entre el gijonés y su actual pareja, los 2 hijos del afortunado tienen derecho a beneficiarse de la mejora de la condición económica experimentada por su padre.
El gijonés y su expareja se divorciaron en febrero del año 2014. Fue entonces cuando establecieron de mutuo acuerdo las medidas necesarias para el cuidado y la custodia de sus 2 hijos. Por aquel entonces nada hacía prever que la fortuna iba a visitar a uno de los miembros de este matrimonio. La buena suerte llegó poco más de 1 año después, en junio de 2015. Fue entonces cuando gracias a una apuesta de la bonoloto el gijonés al que ahora han reprendido los tribunales resultó agraciado con un premio de medio millón de euros.
Ante el juez el afortunado se negó a aumentar la pensión de alimentos que pasaba a sus hijos, 2 pequeños de 9 y 12 años, argumentando que no había cobrado todo el premio de la lotería ya que al jugar con su actual pareja a él sólo le correspondía quedarse con 216.055,38 euros una vez descontados, además, los correspondientes impuestos. Con estas premisas la abogada del demandado aseguró ante la Audiencia que "no concurre la invocada mejoría en su situación económica". El gijonés alegó, además, que en un futuro cercano iba a tener muchos más gastos debido al nacimiento del nuevo hijo que estaba esperando con su actual pareja y que no había quedado demostrado que su exmujer estuviera pasando dificultades económicas que obligasen al aumento de la pensión. Unos argumentos que no comparte la sección 7ª de la Audiencia Provincial.
Para los jueces "resulta evidente el cambio sustancial experimentado en la capacidad económica del demandado con relación a la existente en el momento en el que se suscribe el convenio regulador aprobado en la sentencia". Un cambio que, a juicio de los magistrados, "debe traducirse en la correspondiente mejora del estatus de los 2 hijos menores"
El tribunal insiste en que "no puede compartirse que el apelante siga contando como único ingreso fijo con una pensión que percibe por invalidez debido a los gastos que realizó después de cobrar el premio de la bonoloto. El gijonés compró un coche nuevo valorado en 80.900 euros, destinó 100.000 euros a un depósito a plazo fijo y adquirió valores y acciones por valor de más de 130.000 euros. Aunque ese dinero aún no lo puede "tocar" físicamente al haber sido invertido, los jueces entienden que el demandante "sí que cuenta con ese capital y los rendimientos".
La Audiencia Provincial tampoco considera que el nacimiento de nuevos hijos pueda servir como excusa a la hora de no aumentar la pensión de alimentos. Citando al Supremo los magistrados aseguran que si bien "no es lo mismo alimentar a uno que a más hijos", "sí es la misma la obligación la que se impone en beneficio de todos ellos".

Por todo ellos los magistrados encargados del caso rechazan el recurso del apelante contra la modificación de medidas de divorcio y le condenan a pagar 750 euros de pensión cada mes, 350 euros más que antes de que le tocase medio millón de euros en la bonoloto.
Nota: ¿Para cuando la especialización de los tribunales de Justicia en materia de Familia? Estamos en el siglo XXI no en el XVIII. No podemos decir "que le ha tocado la suerte".