miércoles, 12 de octubre de 2016

Divorcio o muerte de los padres pueden llevar a los hijos a adicciones,


 

(JEAN-PHILIPPE KSIAZEK/AFP/Getty Images)
Preadolescentes sin uno de los padres tienen el doble de posibilidades de fumar o beber, según un nuevo estudio.
La asociación entre la ausencia parental y un comportamiento difícil en la niñez ocurre sin importar si la causa fue la muerte, la separación o el divorcio
Por SusanScutti, CNN,  11 octubre, 2016
Sabemos que los padres tienen gran influencia en la vida de sus hijos, y cada vez más los científicos están subrayando la relación entre la atención o la negligencia y el comportamiento.
Los niños que experimentan la pérdida del padre o la madre temprano en la vida son más propensos a consumir tabaco o alcohol al llegar a la adolescencia, de acuerdo con un nuevo estudio sobre las familias inglesas. Esta asociación entre la ausencia parental y un comportamiento difícil en la niñez ocurre sin importar si la causa fue la muerte, la separación o el divorcio.
De hecho, preadolescentes sin uno de los padres tienen el doble de posibilidades de fumar o beber, según los investigadores, que definieron la ausencia parental como la pérdida de uno de los padres biológicos antes de los 7 años.
“Sabemos por estudios previos que la gente puede empezar comportamientos riesgosos para la salud por imitación o como una forma de automedicación, para ayudarlos a enfrentar situaciones estresantes”, dijo Rebecca Lacey, uno de los autores del estudio e investigadora senior asociada del University College de Londres.
Una posible evidencia de la relación entre la ausencia parental y el comportamiento viene de una fuente inesperada: el presidente de EE.UU., Barack Obama.
En un nuevo documental de MTV, Prescripción para el cambio: Acabando con la crisis de opiáceos de Estados Unidos, Obama revela que consumió drogas en el pasado: “Cuando era adolescente consumía drogas, bebía, prácticamente probaba todo lo que encontraba, pero estaba en Hawaii y era un sitio bastante relajado. Fui afortunado de no haberme vuelto adicto a nada excepto los cigarrillos, lo que me costó mucho tiempo abandonar”.
Los papás de Obama se divorciaron cuando el tenía 3 años, lo que entra dentro del marco de tiempo sobre la ausencia parental definido por Lacey y sus colegas.
Con base en sus hallazgos, Lacey afirma que una asistencia temprana a los niños que no tienen a uno de sus padres puede ayudar a prevenir el abuso de sustancias, que puede fijar un patrón y conducir a una mala condición física más adelante.
El estudio, aparecido el lunes en la publicación médica Archives of Disease in Childhood, considera los registros de 11.000 menores, de los que más de 1/4 habían experimentado la ausencia de uno de sus padres antes de los 7 años.