martes, 12 de abril de 2016

Mario Conde: divorcio, fraude y detención

Informalia |11/04/2016 
El banquero atraviesa uno de los peores momentos de su vida. En pleno proceso de separación de su esposa, María Pérez Ugena, ha sido detenido y acusado de repatriar el dinero de Banesto desde Suiza. Sus hijos, Mario y Alejandra, también estarían implicados.
Mario Conde vuelve a estar en el ojo del huracán. Si hace unos meses ocupaba los titulares por su separación de María Pérez Ugena, con la que llevaba casado desde el 2010, ahora vuelve a ser el centro de la noticia, aunque por causas muy distintas.
Este lunes, Mario Conde ha sido detenido y acusado por un supuesto blanqueo de capitales. Según afirma EFE, el empresario podría llevar meses repatriando cantidades moderadas de dinero desde Suiza y Reino Unido a España, procedentes, al parecer, de lo evadido de Banesto. La operación, que aún no ha concluido, incluye registros en los domicilios particulares de Conde y también en varias de sus sociedades. También han sido detenidas otras 7 personas, entre ellos su hijo Mario y su hija Alejandra.
Un varapalo más para Conde, que ya atravesaba un delicado momento debido a su crisis sentimental con la que ha sido su mujer en los últimos 6 años. Los rumores sobre un profundo distanciamiento entre ambos saltaban el pasado mes de octubre, cuando el ex banquero asistió solo a un documental sobre su vida. Entonces, no sólo no le acompañaba su mujer, María Pérez Ugena, sino que la alianza de casado no lucía en su dedo anular. En aquel momento, la pareja ni si quiera compartía ya domicilio. Estos meses no han podido superar sus diferencias y parece que el divorcio entre ambos ya está en marcha.
Conde y su mujer, que es profesora de Derecho Constitucional en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, se casaron en 2010, en una ceremonia muy íntima a la que solo acudieron los más allegados. Para ambos era su 2º matrimonio, ya que ella estaba divorciada y él enviudó cuando su esposa, Lourdes Arroyo, falleció en 2007 a causa de un tumor cerebral.