miércoles, 11 de mayo de 2016

Cuando el padre es el que cuida a los hijos

Cada vez más hombres deciden implicarse en profundidad en la crianza de sus hijos, aun a costa de su vida laboral.

Cuando se convirtió en padre, Joan Antoni, escritor y guionista, tomó una decisión: dejó de trabajar, al menos durante un tiempo. Su caso es un tanto particular, porque es autónomo, pero lo que cuenta es que decidió tomarse un respiro laboral para poder cuidar de su hija, estar presente en sus primeros meses de vida. Álvaro, periodista, también se movió para disfrutar de las primeras semanas de vida de su hija. Como su mujer no trabaja, no pudo tomar parte de su permiso de maternidad. En cambio, cogió 21 días del permiso de lactancia de su pareja, que añadió a los 15 que la ley le concede como padre. Carlos, jefe de proyecto en Orange y padre de gemelos por gestación subrogada, no quiso perderse sus primeros meses y, entre la baja de maternidad, la lactancia, permisos y una excedencia, estuvo 9 meses dedicado en exclusiva a sus bebés. Bruno también sacrificó su trabajo de profesor de yoga y asumió la crianza de su hija pequeña, mientras su mujer, autónoma, tomaba el protagonismo laboral. (....)
El ejemplo de los directivos.
“Los directivos, con su forma de actuar, son el ejemplo para que sus equipos les puedan seguir. Si un directivo puede ser papá algunas tardes, cualquier trabajador puede serlo también”. Así lo asegura Jaume Gurt, director de organización y desarrollo de las personas en Schibsted Spain, (propietaria de los portales vibbo, fotocasa, InfoJobs, coches.net y milanuncios) en #papiconcilia directivos, un ebook lanzado por el movimiento #mamiconcilia con testimonios de 12 hombres que compaginan las altas responsabilidades en sus empresas con la paternidad. Ejemplo es precisamente lo que los expertos demandan a los cargos superiores de las empresas para fomentar la conciliación: si ellos se van a casa a una hora razonable, sus subordinados lo harán también. “Los directivos deben ser capaces de transmitir la importancia de conciliar la vida laboral con la personal y familiar porque una persona motivada y feliz se traducirá en un trabajador más eficaz y productivo”, concluye el documento, en base a los testimonios de los entrevistados. Uno de ellos, Antonio Galán, de CFO de Wolters Kluwer, sostiene que “al ser padre eres más consciente de lo importante que es la conciliación para el resto de las personas de la organización”.
Además, los 12 altos cargos entrevistados, de empresas como Mahou, Schibsted Spain, Xerox o Mondelez Internacional, apuntan una serie de capacidades y habilidades que han adquirido por el hecho de ser padres y que pueden poner en práctica en sus respectivos puestos, como una mejor gestión del tiempo, madurez, empatía, escucha activa o asertividad, entre otras. “El hecho de tener hijos y que el tiempo que debo dedicarles es cada vez mayor me ha ayudado a organizarme de una manera diferente pero igual de eficiente”, dice Eduardo Rubio, de Xerox. Todos cuentan, eso sí, con el apoyo de sus empresas y políticas generosas de conciliación, además de los avances tecnológicos.
Finalmente, algunos de los entrevistados dan consejos para compatibilizar la vida familiar con la laboral. Una vez más, la organización es lo fundamental: “La persona que quiere conciliar, logra conciliar. Es una cuestión de priorizar y organizarse”, dice Antonio Jiménez, director de auditoría y control interno en Mahou San Miguel.