lunes, 5 de septiembre de 2016

Emprendedores: ¿El Divorcio es un negocio?


Crean la 1ª empresa para atender todas las necesidades en los divorcios.



Alberto Servián Aparicio/ EFE/Barcelona, 4 sept 2016  
Una separación o un divorcio no sólo marca el fin de una relación, sino que conlleva problemas para los cónyuges como, por ejemplo, mudanzas, atención psicológica a los hijos si los hay o el reparto de bienes, un montón de trámites que una nueva empresa creada en Barcelona trata de solucionar.
Según ha explicado a Efe el fundador de 'Celextina', Carles Pérez, es una compañía "pionera en España y en el mundo" que ofrece desde hace pocas semanas "el 1º servicio integral de divorcios".
"Celextina nació a raíz de mi propia experiencia personal, que fue traumática, y tras constatar que otras personas de mi entorno que pasaron por la misma situación tampoco supieron gestionar correctamente su divorcio", ha confesado Pérez, que decidió dejar su anterior trabajo, director general de una empresa de cosmética, para iniciar este proyecto.
"Pretendemos ofrecer un apoyo a las personas que han decidido divorciarse y analizar su situación para darles la mejor solución tanto a nivel jurídico como psicológico", ha aseverado Pérez, que ha afirmado que el divorcio "no ha dejado de ser un estigma social".
'Celextina' ofrece sesiones de orientación y de acompañamiento con sus asesores para aquellas personas que están viviendo procesos de ruptura, así como planes de futuro para aquellas que ya han cerrado su separación o divorcio y necesitan ayuda para adaptarse a su nueva vida.
La nueva empresa también presta servicios de asistencia de compras, asesoramiento laboral, entrenador personal y ayuda con los hijos, con unos precios que oscilan entre 250 y 600 euros según el plan que se contrate.
"Tras estudiar el caso, un asesor personal, que acompaña siempre al cliente mediante una aplicación móvil, le facilita un equipo de profesionales que conjuntamente gestionan su divorcio para ayudarle tanto técnica como emocionalmente en esta etapa", ha expresado el fundador de la empresa.
"Nos hacemos cargo todo lo que necesita la persona que se divorcia gracias a acuerdos con diferentes empresas de Barcelona que colaboran directamente con nosotros", ha manifestado Pérez, que espera que la página web de 'Celextina' sea "el portal de referencia de los divorciados".
En España, cualquiera puede separarse o divorciarse a los 3 meses de contraer matrimonio civil sin que exista causa alguna, con o sin el permiso del otro cónyuge, e incluso al día siguiente de casarse en el caso de que exista riesgo para la vida, la libertad y la integridad física y/o moral del demandante o de los hijos.
Tanto la separación como el divorcio tienen los mismos efectos, aunque sólo en el caso del divorcio se disuelve el matrimonio y posibilita otro, y en ambos procesos las partes deben ser asistidas por un abogado y un procurador, pudiendo solicitarse de oficio.
En caso del proceso sea de mutuo acuerdo y existan hijos menores de por medio, los cónyuges tienen que firmar un convenio que establezca, como mínimo, la patria potestad, la guarda y custodia, el régimen de visitas, la pensión de alimentos, el uso del domicilio conyugal e incluso la pensión compensatoria del cónyuge.
Pese a la creencia de que las rupturas matrimoniales no han dejado de aumentar, la realidad es que en 2015 se presentaron en España 123.330 demandas de divorcio, un 2,4 % menos que en 2014.
El derecho al divorcio cumple este año el 35º aniversario de su aprobación por 2ª vez en la historia de España.
Durante el 1º trimestre del 2016 el nº de demandas de disolución matrimonial descendió un 13,2 % respecto al mismo periodo de 2015, según datos de la Sección de Estadística del Consejo General del Poder Judicial, registrándose 28.728 y 1.495 solicitudes de divorcio y separación, respectivamente. 
Nota: Es el Proceso de "profesionalización" de lo que deberia ser una Asociación de Ayuda Mutua de Afectados. Cierto es que es un reflejo de lo que pasa con ciertas asociaciones de afectados en España, en estos momentos, pero de forma legal, pagando sus impuestos correspondientes.