martes, 31 de mayo de 2016

Violencia de género contra los hombres aumentó


Foto: Luis Ayala Ramos

 ..... de 8.3% a 61.2%:

En México cada vez son más frecuentes los casos de hombres que son víctimas de algún tipo de violencia por parte de sus parejas mujeres, sostuvo el director del Centro Universitario Amecameca de la Universidad Autónoma del Estado de México, Ranulfo Pérez Garcés, tras dar a conocer que entre el año 2000 y 2012 la tasa de violencia intrafamiliar contra hombres de 25 a 44 años aumentó de 8.3 a 61.2 % por cada 100 mil habitantes.
Al inaugurar el Iº Foro Alerta de la Violencia de Género contra las Mujeres, organizado por este espacio de la Máxima Casa de Estudios mexiquense, el directivo afirmó que la violencia de género contra los hombres creció en los años recientes.

Citó datos del Sistema Único de Información para la Vigilancia Epidemiológica de la Secretaría de Salud que dan a conocer que durante 2014, en el Estado de México se reportaron 93 casos de hombres violentados por sus parejas, situación que se ignoraba hasta hace poco.
En el marco de este ejercicio académico, el servidor universitario afirmó que la violencia de género no es un problema social que sólo afecte a las mujeres, por lo que destacó la importancia de que este tema se estudie como un problema multicausal, al tiempo de felicitar a los organizadores de este foro.
Habló sobre la importancia de apostarle a la educación como el antídoto más eficaz contra la violencia, luego de indicar que según datos de la Encuesta Nacional sobre Violencia en el Noviazgo 2007, en 21.3 % de los hogares de jóvenes mexicanos hubo insultos durante su infancia y en 9 % fueron frecuentes los golpes.
Ranulfo Pérez Garcés, integrante del Sistema Nacional de Investigadores, refirió ante los estudiantes y académicos que se dieron cita en el inicio de este ejercicio académico, la necesidad de diseñar programas preventivos de la violencia de género desde la infancia. 
 “Es importante prevenir la violencia en la infancia y en las relaciones de noviazgo, con el propósito de no reproducirla en los núcleos familiares, ya que las personas tendemos a reproducir, incluso inconscientemente, lo que vemos”, resaltó.