viernes, 8 de mayo de 2015

México contra la Alienación Parental tras el divorcio de la pareja


Veracruz busca salvaguardar a niños
Xalapa - 2015-05-04
El legislador local, Edgar Hugo Fernández Bernal se reunió con el presidente de la Comisión de Justicia y Puntos Constitucionales en el Congreso local, Ciro Félix Porras, para dialogar sobre los avances en la Iniciativa para evitar la alienación parental.
“Buscamos que esta Iniciativa que ya presenté en Tribuna pueda salvaguardar los derechos de los niños y garantizar su pleno desarrollo”, comentó el legislador.
La alienación parental es un problema que surge cuando los hijos de padres divorciados, se ven afectados por la manipulación de cualquiera de ellos, explicó el legislador.
Una situación de conflicto entre 2 adultos, como es el caso de un divorcio, no debe repercutir en la salud psicológica de los niños, manifestó el congresista.
Fernández Bernal comentó que si alguno de los padres incurriera en
alienación parental un juez evaluaría la situación y los requeriría, también podría llamar a comparecer al menor.
Un grupo de especialistas en psicología y desarrollo coadyuvarían en el proceso evaluatorio, y de ser necesario brindarían atención psicológica al menor, puntualizó el congresista.
Se trata de
una propuesta humanista que busca garantizar una interacción sana entre padres e hijos, reconociendo la importancia de la familia en el desarrollo del niño, aseveró el congresista.
QUÉ ES
EL SÍNDROME DE ALIENACIÓN PARENTAL
El Síndrome de Alienación Parental o SAP es un conjunto de síntomas, que se produce en los hijos, cuando un progenitor, mediante distintas estrategias, transforma la conciencia de los niños con objeto de impedir, obstaculizar o destruir sus vínculos con el otro progenitor.
Este proceso
se reconoce como una dinámica en algunas familias divorciadas.
Sin embargo, la existencia de este síndrome no ha sido aceptada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) ni por la Asociación Americana de Psiquiatría, de momento.
Habitualmente este fenómeno está desencadenado por uno de los progenitores respecto al otro, tras un proceso de divorcio o separación. También puede estar provocado por una persona distinta del custodio del menor (la nueva pareja, uno de los abuelos, un tío, etc). Incluso, se han observado casos dentro de parejas que mantienen su vínculo, aunque son menos frecuentes.
Cuando
el progenitor genera odio patológico en sus hijos
El progenitor alienador desarrolla un mensaje y un programa en los hijos, que normalmente se denomina 'lavado de cerebro'. Los hijos que sufren este síndrome desarrollan un odio patológico e injustificado hacia el progenitor alienado, que tiene consecuencias devastadoras en el desarrollo físico y psicológico de éstos.
Otras veces, sin llegar a sentir odio,
el SAP provoca en los hijos un deterioro de la imagen que tienen del progenitor alienado, resultando de mucho menos valor sentimental o social que la que cualquier niño tiene y necesita de sus progenitores, es decir, no se sienten orgullosos de su padre o de su madre como los demás niños.
DIAGNÓSTICO DEL
SÍNDROME DE ALIENACIÓN PARENTAL
El síndrome de alienación parental está considerado como una forma de maltrato infantil. Sin embargo, por los casos de maltrato (incluyendo casos de abusos) en los que judicialmente se ha alegado SAP para desacreditar el testimonio de la madre y de sus hijos víctimas de abusos, existe una resistencia por parte de los profesionales.
Por esta razón, el diagnóstico diferencial del Síndrome de Alienación Parental requiere que no exista maltrato previo, psicológico o físico, a la madre y los hijos, por parte del progenitor alienado.

Signos de alerta de alienación parental en los niños
Estos son algunos indicadores típicos que permitirían detectar si existen síntomas del Síndrome de Alienación Parental con maltrato:
- Insultar o desvalorizar al otro progenitor en presencia del hijo, aludiendo cuestiones de pareja que no tienen nada que ver con el vínculo parental.
- Impedir el derecho de convivencia con sus hijos al otro progenitor.
- Implicar al entorno familiar y a los amigos en los ataques al ex cónyuge.
- Subestimar o ridiculizar los sentimientos de los niños hacia el otro progenitor.
- Incentivar o premiar la conducta despectiva y de rechazo hacia el otro progenitor (basta con que los niños vean que esa actitud hace feliz a la madre o al padre, para ofrecer su dolor y así reconfortar al adulto alienador).
- Influir en los niños con mentiras sobre el otro llegando a asustarlos. En los niños, el Síndrome de Alienación Parental puede detectarse cuando intentan justificar el rechazo con explicaciones o razones absurdas e incoherentes. En ocasiones, también pueden usar diálogos o frases propias de su progenitor alienador, y palabras o comentarios impropios de su edad.