jueves, 25 de febrero de 2016

El 'boom' del divorcio exprés se diluye con la crisis y el desempleo femenino


....... según la UGR Divorcio. La tarta se parte en 2, se rompe la pareja, es el divorcio.
Un estudio revela que en 2010, 5 años después de la entrada en vigor de la Ley del Divorcio Exprés, la tasa había caído un 16,8%. Además de la recesión económica y el paro femenino, también influye en la caída la llegada de extranjeros a España. Justo después de la entrada en vigor de la ley, los divorcios crecieron hasta un 85%.
ECO | EUROPA PRESS| 24.02.2016
El boom del llamado divorcio exprés, que entró en vigor en 2005, ha ido disminuyendo con el paso de los años, y en 2010 ya se producían un 16,8% menos de divorcios que en sus inicios, una bajada que está directamente relacionada con la recesión económica y la bajada de la tasa de empleo femenino. 5 años después de la entrada en vigor de la ley, la tasa de divorcios cayó un 16,8%.
Así lo recogen las conclusiones del artículo Explicando los determinantes de la tasa de divorcio en España, elaborado por las investigadoras Dolores Jiménez Rubio y Virginia Rosales, de la Universidad de Granada (UGR), y Nuno Garoupa, de la Texas A&M University School of Law (Estados Unidos).
En su trabajo, que ha sido publicado en la revista Applied Economics Letters, examinan cuáles son los principales determinantes de la tasa de divorcio en España, durante el período 1995 a 2010. Creció hasta un 85% al principio. De acuerdo con los resultados, "la llamada Ley de Divorcio Exprés provocó un aumento significativo de los divorcios en el corto plazo, pero este efecto ha ido disminuyendo a medida que pasan los años", apunta Dolores Jiménez Rubio. Influyen la crisis, el paro femenino y la llegada de inmigrantes. Los resultados de este trabajo señalan que variables como la recesión económica, la bajada de la tasa de empleo femenino o de la proporción de extranjeros que llegan a España también están asociadas con un descenso en la tasa de divorcio en el país, mientras que el nivel de renta parece tener el efecto contrario. La tasa media de divorcio creció a un ritmo de entre el 60 y el 85% en el período inmediatamente posterior a la entrada en vigor de la ley del divorcio exprés en 2005. "Sin embargo, este incremento en el nº de divorcios podría explicarse como una respuesta al engorroso marco legal anterior que requería como paso previo un proceso de separación", destaca Virginia Rosales.