viernes, 30 de diciembre de 2016

Sobre la futura Ley nacional de Custodia Compartida

José La Cave29/12/2016
El pasado miércoles 30 de noviembre, el Ministro de Justicia, Javier Catalá en sesión de control al Gobierno contestaba a pregunta de la diputada de Ciudadanos sobre la Custodia Compartida, comprometiéndose a presentar un anteproyecto de ley modificación del Código Civil, para recoger la Doctrina del TS.
Pero después de décadas esperando una Ley nacional de Custodia Compartida, donde países considerados menos desarrollados que España nos han tomado la delantera, ahora al endémico retraso español no podemos añadirle otra de nuestras señas de identidad, como es la improvisación.
El compromiso del Partido Popular en relación con la custodia compartida, y los adquiridos mediante el Pacto de Investidura con Ciudadanos, conlleva la búsqueda de un amplio acuerdo en esta materia. Algo realmente complicado, por cuanto los partidos de izquierda, PSOE, IU y Podemos, se oponen radicalmente a la una custodia compartida, que supone asunción por parte de hombres y mujeres, de un papel igualitario, donde tanto unos como otras contribuyen de la misma forma al sostenimiento de las cargas económicas y al cuidado diario de los hijos. 
Y sin embargo, esta izquierda que históricamente ha pretendido monopolizar la idea de igualdad, en todos los órdenes, ahora de manera incomprensible, incoherente y demagógica, defiende la custodia en exclusiva que perpetúa y condena a la mujer a la dependencia económica del varón y al ancestral rol de cuidadora de la prole.
Únicamente Ciudadanos, el Partido Popular, posiblemente el PNV, y de forma marginal, anecdótica y extraparlamentaria, UPYD y VOX, defienden la custodia compartida
Pareciera el mundo al revés donde, donde la igualdad es defendida por partidos de centro-izquierda y la derecha, y condenada por la práctica totalidad de los partidos de izquierda.

La posibilidad una futura Ley de Custodia Compartida, además podría ser un arma con efectos colaterales positivos para luchar contra uno de los problemas sociales más preocupantes y graves, como es la Violencia Doméstica. Igual o más efectiva que la Ley Integral de Violencia de Género, por cuanto la mayoría de los casos de violencia entre la pareja, se producen cuando se vive un proceso de divorcio. La incertidumbre, es sin duda el mayor factor de generación de estrés, adicional al ya estresante proceso de divorcio, que supone la asunción de un fracaso de proyecto personal y colectivo, una de las experiencias vitales más dolorosas, sólo comparable con el duelo por fallecimiento de familiar cercano.
Continua el articulo AQUI