lunes, 7 de noviembre de 2016

¿Que hacer con la Hipoteca? Beneficios fiscales

cincodias.com/ 7.11.2016
Pero hacer una aportación adicional a la hipoteca siempre sale a cuenta si hay premio fiscal. Y hay que valorar si se puede exprimir al máximo la deducción en el IRPF por compra de vivienda, ya que con ningún otro producto sin riesgo se va a obtener una rentabilidad del 15% por el dinero.
Actualmente, en España, cerca de 4 millones de hogares todavía se benefician de la deducción fiscal por inversión en vivienda habitual, por un importe de casi 2.500 millones de euros, según los datos recogidos en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2016.
Los que compraron la casa antes de 2013 tienen derecho a la desgravación fiscal que permite deducirse el 15% de las cantidades aportadas en la hipoteca hasta un máximo de 9.040 euros. Para alcanzar este tope la cuota mensual tendría que ser de 753,33 euros. Si el hipotecado paga menos, puede amortizar la diferencia antes de que termine el ejercicio, que tendrá que declararse en la primavera del año siguiente. Así, no solo está aligerando el préstamo sino que en términos financieros está rentabilizando un 15% el dinero. En este caso, el beneficio fiscal es mayor que el coste financiero. 
En la declaración de la renta, el ahorro fiscal alcanza hasta 1.356 euros.
Y si se está casado, cada cónyuge puede desgravar sobre la base máxima, con lo cual se dobla la base de la deducción.
La deducción por adquisición de vivienda habitual en el IRPF es, si se ha comprado antes de enero del año 2013, uno de los beneficios fiscales más importantes a los que una familia puede acogerse, asegura el experto de iAhorro.com. 
Intereses variables versus fijos
Las hipotecas a tipo fijo han cobrado tal protagonismo que las entidades financieras las priorizan frente a las variables. Para incentivar su contratación, y mejorar su margen de beneficio en la nueva era de tipos cero, la banca ha reducido los intereses fijos drásticamente, por debajo incluso del 2% en los plazos más cortos.
El resultado es que el número de préstamos a tipo fijo constituidos sobre viviendas ya representa el 28% del total, cuando hace algo más de 1 año apenas suponía el 7%, según el INE. Y los datos de la Asociación Hipotecaria Española (AHE) revelan que el tipo fijo hasta 10 años y más ya supone más de la mitad de la nueva producción de hipotecas. Pero lo cierto es que el euríbor lleva muchos meses en cotas mínimas, aliviando las cuotas de los que tienen contratada una hipoteca variable. Y se estima que el índice hipotecario, que cotiza en negativo desde el pasado febrero, no regrese a tasas positivas hasta 2018 como pronto. Según Bankinter, el euríbor terminará este año en el -0,07%. Ya en la 2ª mitad de 2017 y la 1ª parte de 2018 volverá al 0 % para a finales de ese ejercicio repuntar al 0,10%. 
Otras fuentes financieras prevén que se mantendrá en negativo hasta 2019.
De cumplirse las previsiones, los que decidan optar por hipotecas variables se beneficiarían durante algunos años más de los tipos bajos. No obstante, los expertos sostienen que los tipos 0 no serán para siempre y llegará un momento en que el euríbor repuntará. Tendrá que subir bastante, eso sí, hasta llegar a compensar la contratación de los tipos fijos, cuya principal ventaja es una cuota estable que libera al hipotecado de las fluctuaciones de los tipos de interés, siempre imprevisibles. Ofrecen tranquilidad durante la vida del préstamo, aunque ahora mismo se tengan que pagar más intereses frente a las variables. Según un reciente estudio de Kelisto.es, “los intereses que un consumidor tendría que pagar por financiar la compra de una vivienda con una hipoteca fija superan, de media, en un 5,95% a los que tendría que abonar con una hipoteca variable”. Con todo, ya hay hipotecas fijas más baratas que algunas variables, aunque las condiciones son muy distintas, empezando por los plazos. El tipo fijo más bajo lo comercializa Liberbank, del 1,20% a 15 años. También un 1,20% ofrece Bankinter en su hipoteca variable, aunque tiene un tipo de salida del 1,50% el 1º año y el periodo de amortización es de 30 años. La misma entidad dispone de una hipoteca fija al 1,40% a 10 años, y BBVA pone sobre la mesa un tipo fijo del 1,70% a 15 años. La hipoteca variable más barata es la de ING Direct, al 0,99% hasta 40 años. Kutxabank dispone de un tipo variable del 0,95% a 30 años, pero durante el 1º año el interés es invariable en el 1,40%.