domingo, 20 de noviembre de 2016

La desgrradora historia de una madre o de un padre tras el divorcio


Mónica Pont novela su tortuoso divorcio
Mónica Pont novela su tortuoso divorcio.
La novela "No estás sola" pretende servir de ayuda a todas las personas que paceden una situación similar.
Los derechos de autor serán destinados a una fundación que lucha contra la violencia sexista.
J. G.ALBALAT@jgalbalat,Sábado, 19 Noviembre 2016
 “Tuve la desgracia de vivir una triste historia con el peor de los desenlaces: perder la custodia de la persona que más quiero en este mundo, mi hijo. Esta travesía de penuria en la que se encuentran miles de hombres y mujeres me ha inspirado para escribir esta novela con situaciones y personajes inventados”. Así describe la actriz y exmodelo catalana Mónica Pont, de 45 años, su libro, que ha titulado “No estás sola”, editado por Martínez Roca (Planeta). 
En la presentación, esta semana, la autora reconoció: "En cada una de las páginas estaba pensando en mi hijo Javier". Un niño que cumplirá 13 años el próximo febrero.
Mónica Pont fue protagonista de un conflictivo divorcio, con denuncias por malos tratos contra el que durante años fue su marido, el empresario catalán Javier Sagrera, y la separación de su hijo cuando ella se vió obligada a trasladarse a Madrid por motivos laborales.
CAROLINA, SU ÁLTER EGO
Los jueces no atendieron su pretensión de llevarse con ella a su hijo, menor de edad. Lo justificaron por "el arraigo" del niño a la provincia de Girona, donde vive con el padre. Ese sufrimiento aparece en cada uno de las páginas que ha escrito la actriz, que ha donado los derechos de autor a la Fundación Soledad Cazorla, que lucha contra la violencia sexista.
Carolina Costelo, el personaje de su novela, es su clon ficcionado. 
En el relato, la protagonista disfruta de una vida apacible en Milán. Atrás quedan los años de sufrimiento bajo el yugo de un padre maltratador. Un encuentro fortuito con un novio de la adolescencia provocará un giro en su vida. Inicia entonces un descenso a los infiernos de un matrimonio desgraciado, con un marido violento, Francisco Salerno en la novela. 
El nacimiento de su hijo tampoco consigue mejorar la convivencia y, tras años de insultos y vejaciones físicas y psíquicas, Carolina abandona el hogar con el pequeño e inicia una batalla en los tribunales.
“Durante todo este tiempo, muchos padres y madres me han contado sus historias y me han pedido consejo. Sabía que no estaba sola, por eso me decidí a escribir este relato”, aseguró Pont en la presentación. A su lado estaban el fiscal en excedencia Ignacio Gordillo y el abogado de familia Ramón Tamborero.
DERECHO A EJERCER DE MADRE
“La novela no es solo en mi historia; hay otras”, aclaró Pont, que en la actualidad solo puede ver a su hijo cada 15 días Tenía la razón y luche por mi hijo. Ha sido una injusticia, pero como madre he hecho todo lo posible por él", se consuela.
El peor maltrato que he recibido yo es no poder levantarme cada mañana y ver a mi hijo. Me han quitado mi derecho a ejercer de madre, pero nunca me quitarán a mi hijo”, explicó. Y sobre posibles represalias por la novela, advirtió: “Quien se sienta reflejado es que no tiene la conciencia tranquila”.

El abogado Ramón Tamborero, que asesoró a Pont durante su divorció, reconoció: “En ocasiones los niños son los tristes protagonistas de una ruptura de pareja”. Y denunció: “Se están dando custodias compartidas muy alegremente y sin pensar en el menor”. Por su parte, el fiscal en excedencia Ignacio Gordillo, quiso dejar patente que estamos ante una "novela de denuncia” y animó a todas las mujeres a no callarse y levantarse contra el maltrato machista.   
Nota: menuda empanada mental; mezclan Guarda y Custodia de los menores, con la violencia doméstica, aunque ese es el guión de las Feministas radicales, que recibiran los beneficios de la venta del libro.¿Se ha parado a pensar en lo que piensa un padre cuando le "quitan" a sus hijos y se convierte en un cajero automático y en un visitador, alejado del cuidado, formación y educación de sus hijos, sin olvidarnos que ha sido expoliado de su vivienda. 
Mientras no se modifique la actual ley del divorcio: CAPITULACIONES MATRIMONIALES y no tener descendencia ni adoptar.No olvidemos los antecedentes de la protagonista,que no se pueden generalizar a la sociedad actual española.