martes, 22 de noviembre de 2016

Divorcio: Guarda y custodia con lactantes

Una juez permite a una madre dar el pecho a su hija mientras esté con su padre.
Estima que la progenitora no puede utilizar un "sacaleches" para alimentar a la lactante. Una juez impone a una lactante un régimen compartido de visitas
GERMÁN GONZÁLEZ, Barcelona,21/11/2016
Carolina Z. ha conseguido que el Juzgado de Primera Instancia nº 4 de Mataró estime una de sus pretensiones y podrá darle el pecho a su hija, aunque no esté a su cargo. Hace un mes pidió una modificación del régimen de visitas impuesto por la magistrada dentro de las medidas provisionales establecidas en la demanda de divorcio con su ex marido. Pese a que la guarda y custodia de la niña, que tiene 1 año, corresponde a la madre, el juzgado remarcó que la potestad es de los 2 por lo que varios días a la semana en el periodo de guardería y durante las vacaciones, la menor duerme con su padre. La madre recurrió esta decisión judicial ya que consideraba que la niña no podría alimentarse de leche materna como hasta ahora, que lo hace 4 veces al día. En este sentido, aportó informes pediátricos y ginecológicos que remarcan la necesidad de que la menor siga con lactancia por las dificultades que tiene para ganar peso y alegan que no es posible la extracción de leche por métodos mecánicos de Carolina Z. «Le dije a la juez que mi hija toma el pecho varias veces cada día y me respondió que en las farmacias venden unos aparatos para sacar la leche, que la congele y que se la dé al padre», señaló la madre cuando fue citada al juzgado. Ahora, la misma magistrada ha estimado estos informes y permite que la madre pueda "desplazarse al domicilio paterno o al lugar donde acuerden los progenitores, los días que la menor" le corresponda estar con el padre "a los únicos efectos de amamantarla" dentro de un horario acordado por el interés de la niña. Por eso, la juez insta a "las partes a realizar un esfuerzo de entendimiento en beneficio de su hija".

Para cambiar su decisión, la magistrada ha tenido en cuenta los informes médicos que desaconsejaban el 'sacaleches" y resaltaban las ventajas de la lactancia materna "que, por otra parte, esta juzgadora conoce sobradamente". Además, existía un riesgo de que la demandante sufriese una mastitis por la leche acumulada. La madre ya ha acudido al domicilio paterno a amamantar a su hija, tal y como indica el auto. La medida continuará hasta que la niña deje de tomar leche de su madre. El caso de la hija de Carolina es uno de los pocos en los que un juzgado determina un régimen de visitas del tipo convencional de custodia compartida con niños tan pequeños, ya que cuando son lactantes quedan habitualmente a cargo de la madre para su crianza. Es a partir de los 3 o 4 años que se establecen los días enteros que pueden pasar con el otro progenitor. De hecho, la juez apuntó en su auto de medidas provisionales las «enormes ventajas que, en abstracto, presenta la llamada custodia compartida frente a la exclusiva» y estableció un calendario de visitas para lo que queda de año y hasta más allá de 2017. La demanda de divorcio puede tardar hasta 2 años en resolverse, según la acumulación del trabajo del juzgado. Carolina no rechaza compartir la custodia de su hija con su ex marido, aunque antes reclamó que se haga una adaptación de la niña al padre, ya que «es un extraño para ella» porque la pareja se separó cuando ella tenía poco más de 1 mes de vida. Tras entrar en vigor las medidas ordenadas por el juzgado, la menor ha empezado a establecer sus vínculos con el padre, pese a que la madre estará presente cada vez que deba amamantarla.