miércoles, 21 de septiembre de 2016

Padres divorciados a la greña por las fotos de los niños en Facebook

Los abogados abogan por incluir el tema en los convenios de divorcio para evitar disputas. Protección de Datos recibe consultas por el uso de imágenes infantiles en redes sociales.


CARMEN JANÉ / 20/09/2016

Algo tan aparentemente inocente como poner una foto de su hijo en el perfil de Facebook, Instagram o Whatsapp puede desencadenar auténticas tormentas entre padres, especialmente si están separados o divorciados y hay mal rollo con la custodia. Abogados de familia, jueces e incluso la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) asisten a las disputas entre progenitores por la difusión de las fotos de los niños y la información que se da con ello. Y no solo por la reputación digital de los menores y las consecuencias de su presencia en las redes sino por revelación de la vida privada que supone para cada uno de los cónyuges.
El 10% de las consultas que recibió la AEPD el año pasado en su canal joven sobre redes sociales y aplicaciones móviles está relacionado con los derechos de los progenitores a poner en redes sociales fotos de sus hijos, explican. Porque publicarlas en entornos abiertos, como son las redes sociales, supone, según la agencia, “un tratamiento de datos personales que requiere el consentimiento paterno” en el caso de menores de 14 años. Sin embargo, cuando las acusaciones son entre progenitores, el organismo remite a los jueces porque, a su entender, son quienes deben interpretar las cuestiones de familia, que dependen del Código Civil, no de la legislación de datos.
Las disputas entre padres sobre los datos de los menores se diluyen a partir de 14 años, porque entonces los menores ya tienen potestad sobre su derecho a la imagen y sus datos personales. Y pueden incluso pedir que se retiren sus imágenes o su información de un fichero, una acción que antes debían realizar sus padres o tutores. Si la web o la red social no atienden la reclamación (Facebook tiene su propio enlace para pedirlo), se puede presentar una queja ante la AEPD.
Los abogados también están recibiendo solicitudes para que este tipo de cuestiones sean incluidas en los convenios de divorcio, junto al ajuar, los días de visita, el reparto de gastos o el uso del móvil. Ya hay al menos 2 sentencias en España a partir de padres que han reclamado por las fotos que ha colgado de sus hijos el otro progenitor. Y hay tribunales como la A. P. de Alicante que casi lo incluyen de serie como un apartado más en las sentencias de divorcio.
“Lo principal es tener sentido común. Si antes de internet no repartíamos fotos de nuestros hijos por las calles a desconocidos, menos hay que hacerlo ahora donde no hay límite de espacio y tiempo y todo está fuera de nuestro control”, afirma Ofelia Tejerina, que ejerce de abogada de la Asociación de Internautas.
En otros medios: elperiodico.com/