sábado, 3 de septiembre de 2016

Los 6 efectos más devastadores del divorcio en tus hijos y en su salud


Divorciarse no es una decisión sencilla, involucra un cambio drástico. Sin embargo, los que más sufren son los hijos. Si no sabes cuáles son los síntomas que ellos padecen, te invito a leer a continuación. 
Lamentablemente, las tasas de divorcio en el mundo occidental van en aumento. Por diferentes factores muchas parejas deciden terminar los vínculos amorosos que habían establecido "para toda la vida". Sin embargo, detrás de todo este proceso existen los hijos y aunque pensemos que ellos no se ven mayormente afectados, estudios científicos nos demuestran que estamos en un gran error. Te invito a leer algunos de los efectos secundarios del divorcio en tus hijos: 
1. Sentimiento de culpabilidad. 
Los niños poco saben de enfrentar situaciones tan extremas como perder una familia. Por ello es que, sobre todo cuando son pequeños, el divircio les lleva a cuestionarse si es que fue su culpa. Llegan a creer que mamá y papá ya no están juntos porque ellos hicieron algo mal.
Es aquí donde radica la importancia de dejarles claro que el divorcio no es un asunto que haya resultado porque ellos hayan hecho algo mal, buscando siempre las maneras de explicar -a la medida que ellos logren entender- de buena forma el proceso. 
https://familias.com/6334/los-6-efectos-mas-devastadores-que-deja-el-divorcio-en-tus-hijos-y-en-su-salud.  
2. Sentimiento de soledad. 
Inevitablemente el divorcio significa dejar de vivir con uno de los padres y comenzar a regirse por algún tipo de "horario" para compartir con quien ha dejado el hogar. Ante este escenario los hijos comienzan a experimentar un profundo sentimiento de soledad e incertidumbre, pues muchas veces no dimensionan de manera correcta cuánto falta para ver a mamá o papá, llegando a pensar que están en completo abandono. 
3. Bajo rendimiento escolar. 
Al igualque los adultos, su cabeza no está 100% concentrada en los estudios, por lo que el rendimiento escolar puede comenzar a sufrir una baja. Ambos padres deben estar conscientes que este proceso involucrará mucho de los 2 para hallar nuevamente la estabilidad emocional perdida. 
4. Cambios conductuales. 
Por diferentes motivos, los hijos creen que si actúan de manera diferente podrán volver a juntar a los padres y recuperar la familia que ellos consideran perdida. Los llamados de atención pueden ser de diferente tipo: agresividad, timidez, alejamiento o actos impulsivos. 
5. Miedo de entablar relaciones afectivas. 
Esto se da principalmente en los hijos que se encuentran en la etapa de la adolescencia. Al ver que las relaciones sentimentales son más complejas de lo que ellos pensaban, generan rechazo a la posibilidad de entablar algún tipo de relación sentimental estable.
6. Cambio en el estado de la salud. 
Es conocido que ante cuadros fuertes de estrés el organismo baja las defensas, llegando a contraer diferentes tipos de enfermedades. Por esto es que hay que estar atentos a todos aquellos síntomas que aparezcan después del inicio del proceso de separación. Dolores de estómago, cabeza, mareos, vómitos o todo aquello que aparentemente no tiene una causa justificada, pues puede ser reflejo del desgaste provocado por la vorágine de emociones por las que están atravesando. 
¿Cansada de pelear?: 8 razones por las que perdonar rápido siempre será lo mejor para tu matrimonio. 
Si bien, algunos estudios señalan que el proceso de divorcio puede traer consecuencias para toda la vida, es necesario que sepas que si viven el proceso de manera armoniosa los efectos que pueda provocar en tus hijos serán menores, haciendo el proceso más llevadero y alejándolo de los sentimientos de culpa que puedan atacar.