viernes, 30 de septiembre de 2016

La custodia compartida se concede ya en una de cada cuatro rupturas



Asociaciones de mujeres piden la derogación de la Ley de Custodia Compartida de la Generalitat Valenciana. BIEL ALINO

Datos del INE: Hace 8 años, esta modalidad de custodia se otorgaba sólo en el 9,7% de los casos
El cambio en la doctrina de los jueces y las leyes autonómicas disparan la custodia compartida. 
OLGA R. SANMARTÍN / Madrid / @olgarsanmartin /29/09/2016
La custodia compartida está avanzando en España a grandes pasos. Se concede ya en 1 de cada 4 divorcios y separaciones cuando, en 2007, se otorgaba sólo en el 9,7% de los casos. En apenas 8 años ha subido 15 puntos porcentuales.
El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado este jueves sus datos sobre nulidades, separaciones y divorcios correspondientes a 2015. En ellos se refleja que la custodia de los hijos menores de edad fue otorgada a la madre en el 69,9% de los casos, una cifra que ha bajado (en 2014, el porcentaje era del 73,1%).
Mientras, en el 5,1% de los procesos la custodia la obtuvo el padre (frente al 5,3% de 2014) y en el 24,7% fue compartida (21,2% el año anterior).
El INE tiene estadísticas sobre custodia compartida desde 2007. En ese año, y en los 2 siguientes, apenas llegaba al 10%, pero comenzó a subir, de forma constante, en 2010 (10,5%), 2011 (12,3%), 2012 (14,6%), 2013 (17,9%), 2014 (21,2%) y 2015 (24,7%).
El auge de esta modalidad de custodia obedece, fundamentalmente, a la modificación de la postura entre los jueces, más favorable a ella desde el cambio de doctrina que realizó en 2012 el Tribunal Constitucional. También a las leyes de custodia compartida que se han aprobado en Aragón, Cataluña, la Comunidad Valenciana, País Vasco o Navarra.
Luis Garrido, catedrático de Sociología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (Uned), añade otra causa: el cambio de los usos sociales. "La custodia compartida se ha incrementado, y va a aumentar más, porque se está convirtiendo en la fórmula estándar del sistema de acuerdo. En un mes se han divorciado 4 parejas de mi entorno y en todas se da por supuesto que habrá custodia compartida, porque, como se empieza a dar por supuesto que para casarse se necesitan 2 sueldos, cuando hay divorcio, se interpreta que hay 2 entidades. La custodia compartida está adaptada a la nueva forma de matrimonio". 
Los problemas
Ana María Pérez del Campo, presidenta de la Federación de Asociaciones de Mujeres Separadas y Divorciadas, está a favor de esta modalidad si las parejas se llevan bien, pero advierte de los "problemas" que presenta para los hijos cuando existe "conflicto" entre los padres divorciados. "Los niños necesitan rutinas y adquieren su identidad a través de una rutina, no a través de una educación contradictoria. La custodia compartida obliga al niño a cambiar de casa, una semana sí y una semana no, o a que la familia tenga 3 casas: una en la que siempre se queda el niño y otras 2 en la que viven los progenitores. Además de cambiar de casa, cambian sus normas educativas y sus costumbres. Yo no digo que la custodia se tenga que dar de forma sistemática a las madres, sino al cónyuge más idóneo para la formación de los hijos. Lo que pido es que no se cosifique a los niños y no se les trate como si fueran un objeto de reparto", explica.
Pérez del Campo sostiene que, en EEUU, uno de los países pioneros en implantar la custodia compartida, están teniendo auge "las asociaciones de adultos que fueron compartidos cuando eran niños y que explican el daño que esto les causó".
En julio de 2013, el Gobierno del PP aprobó el anteproyecto de ley que elimina la excepcionalidad de la custodia compartida, pero su tramitación se paralizó en las Cortes por la presión que hicieron colectivos como el que preside Pérez del Campo. Una de las medidas que firmaron el PP y Ciudadanos para formar Gobierno fue "impulsar las reformas legales necesarias para incorporar en nuestro Código Civil la custodia compartida como modalidad más deseable".
Ciudadanos es el partido que con más fuerza reclama que se regule la cuestión a nivel estatal y argumenta que hay legislación de este tipo en Francia, Bélgica, Reino Unido o Italia.
"En ninguno de esos países europeos la custodia compartida es impuesta por los jueces. Sólo se concede cuando la piden el padre y la madre de común acuerdo", apunta Pérez del Campo. "Y en Francia están pensando en quitarla por los problemas que plantea". 
"Los niños son esponjas"
"¿Y entonces qué hacemos? ¿Si no hay buena relación en la pareja, debemos dejar al menor sin uno de los progenitores?", plantea Jesús Amores, portavoz de la Plataforma Cívica por la Custodia Compartida.
Los padres agrupados en la Plataforma luchan por que se mantenga la ley valenciana, en la que se dice que los jueces optarán "preferentemente" por conceder la custodia compartida incluso si no hay acuerdo entre los padres de los menores.
"La custodia compartida garantiza a los menores la relación con ambos progenitores", argumenta. "Los niños son esponjas y, al final, aceptan vivir en 2 casas como si las 2 fueran suyas. Yo tengo una hija de 12 años y me separé cuando ella tenía 1 año. No tiene ningún problema. Tiene una casa donde vive con su padre y otra donde vive con su madre. Tiene un entorno estable conmigo y con su madre, disfruta de una pluralidad de referentes".
La estadística del INE también señala que han bajado los divorcios (un 4,2%) y las separaciones (7,6%) respecto al año anterior, mientras que el de las nulidades ha aumentado un 27,4%.
Durante 2015 se produjeron un total de 101.357 rupturas matrimoniales, lo que supone una tasa de 2,2 por cada 1.000 habitantes. Cataluña registra la mayor tasa (2,6 por cada 1.000 habitantes), seguida de Cantabria y Canarias (2,4), mientras que Castilla León tiene la menor (1,6).
El 75,9% de los divorcios se produjo de mutuo acuerdo, mientras que el 24,1% restante fueron contenciosos. En el 75,9% de los casos, el pago de la pensión alimenticia correspondió al padre (algo menos que el año anterior: 78,9%); en el 4,5% a la madre (4,6% en 2014), y en el 19,6% a ambos cónyuges (17,1% en 2014).
La duración media de los matrimonios es, según el INE, de 16,2 años
El mayor nº de rupturas se produce en la franja de edad entre 40 y 49 años, tanto en hombres (edad media: 46,5 años) como mujeres (44,1 años).
Más Medios: .europasur.es/ 
huffingtonpost.es
elperiodicomediterraneo.com/
diariodeteruel.es/