viernes, 30 de septiembre de 2016

El 'phubbing' causa 2 de cada 5 rupturas de pareja

El 'phubbing' causa dos de cada cinco rupturas de pareja
JULIO CARBO
Fiesta sin móviles en el Bare Nostrun de Barcelona. Prestar más atención al móvil que a la otra persona tiene un efecto demoledor en las relaciones.
EL PERIÓDICO / MADRID/ 30 de septiembre del 2016 
Hacer ‘phubbing’ con la pareja, es decir, prestarle más atención al móvil que a ella causa estragos en las relaciones. 2 de cada 5 parejas se rompen por este motivo, según una encuesta llevada a cabo por Sex Place entre 600 clientes de diferentes ciudades.
El concepto ‘phubbing’ ha nacido para describir la situación de hiperdependencia con el móvil incluso cuando se está con otras personas o parejas. El término es el resultado de la fusión de otras 2 palabras: ‘phone’ (teléfono) y ‘snubbing’ (desairar).
Junto al nacimiento de este concepto ha ido creciendo un movimiento cada vez más numeroso en webs y redes sociales que se autodenomina ‘stop phubbing’.
Según el informe, el 46.3% de los encuestados revelaron haber sido víctimas del ‘phubbing’ cuando se encontraban con su pareja. 
EN LAS REDES
Guery Asenova, sexóloga responsable de la encuesta de Sex Place, explica que este conflicto es reconocido socialmente pero no se pone ninguna solución para resolverlo. Está bien aceptado socialmente.
“Principalmente las redes sociales y los chats son los principales enemigos de estas relaciones ya que acaparan la atención de los dependientes. Instagram y Snapchat están a la cabeza, seguidos de Facebook y Twitter. Por otro lado Whatsapp y sus grupos son el último enemigo al que se enfrentan las víctimas de ‘phubbing’’”, ha afirmado.
Y es que como reconocieron algunos de los encuestados, en la red los usuarios pueden editar sus vidas, sus fotos, sus comentarios y mostrar una cara que no es la real. Por ello suele enganchar más y se dedica más tiempo a crear una careta que no es la real. Lo que no se dan cuenta es que a la vez están perdiendo o erosionando su propia relación personal.