sábado, 24 de septiembre de 2016

Divorcio de Eduard Fernández y película

De cómo me convertí en espía tras un divorcio catártico, y gané. Después de romper una relación de 25 años, el actor Eduard Fernández psicoanalizó al espía más célebre de nuestro país. Ahora aprende a vivir con estas 2 situaciones.

Las catarsis, los momentos de explosión emocional, hay que vivirlos a pecho descubierto. Es un mundo lleno de oquedades, angustias, y también de oportunidades. Por todo ello ha pasado el actor Eduard Fernández (Barcelona, 52 años). Después de 25 años casado, con una hija veinteañera, su pareja se rompió. “Ha sido muy duro. Muy, muy duro. Pero creíamos que era lo mejor para los 2”, se sincera, y acto seguido da una intensa calada a un cigarrillo. Las salidas de esa situación cada uno las busca dónde mejor le dicta el instinto. El actor encontró la suya: "Con pastillas, con psiquiatras, con amigos y con lágrimas. Y con soledad. Algunas cosas hay que pasarlas solo", señala.
Y con una cosa más. Mientras pasaba por esta ruptura, Fernández se lanzó por el terraplén de la creatividad. El objetivo: psicoanalizar la vidriosa mente del espía más retorcido y brillante que ha dado este país, Francisco Paesa. El resultado: El hombre de las mil caras, una película (que se estrena el 23 de septiembre) que cuando aparece el curtido rostro de Fernández el espectador ya no tiene otra dirección hacía dónde mirar. Está atrapado.(....) Continua el artículo AQUI