sábado, 20 de agosto de 2016

Los errores de las parejas que SIEMPRE terminan en divorcio


Los errores de las parejas que SIEMPRE terminan en divorcio 

Enlaces:

Ante estas señales, las parejas deben buscar ayuda profesional. Foto: Shutterstock
Lo dicen terapetuas expertos en relaciones de pareja.  Por: Redacción, 19 Agosto 2016
Luego de cierto tiempo de convivencia en pareja comenzamos a cuestionarnos si nuestra relación va por buen camino. Especialmente cuando hemos atravesado varios altibajos en la vida, en más de una ocasión nos habremos hecho la pregunta: “¿Será buena idea un divorcio?”
La blogger Aly Walansky se dio a la tarea de recopilar las opiniones de varios terapeutas y sexólogos expertos en la vida de pareja, con muchos años de experiencia tratando casos de personas que buscaron ayuda para mejorar o salvar su relación. 

A continuación te contamos algunos de los errores comunes de la pareja y que, en experiencia de los terapeutas, siempre (o casi siempre) terminan en una separación:
Se maltratan… y a veces ni se dan cuenta. En una relación de pareja hay muchas formas de maltrato. Además de las más evidentes, como los golpes o los gritos, las formas de agravio sutiles como los tonos de voz, el sarcasmo, las humillaciones (aunque sean en broma) y cualquier otro intento de denigrar o someter a la otra persona son sumamente nocivas. Aprendan a ser el mejor amigo del otro y a ponerse en sus zapatos. Escuchen y sean emocionalmente honestos.

No se comunican. Ni siquiera se pelean. Y puede que piensen que están muy bien porque no hay problemas, pero en opinión de los expertos, esto puede ser un signo de que se han dado por vencidos en tratar de entenderse mutuamente y prefieren seguirse el juego uno al otro. Aprender a dialogar entre ustedes (sin pelear) sobre cosas muy importantes y otras no tan importantes, es fundamental para la pareja.
Tienen una doble vida. Especialmente con las tecnologías que tenemos hoy en día, la doble vida es una realidad para muchas parejas: perfiles secretos de Facebook, WhatsApp, Tinder, Happn, Ashley Madison, etcétera, etcétera. Hasta tenemos una aplicación llamada justamente “Second Life”. Una vez que una parte de la pareja descubra la mentira del otro, será sumamente difícil recuperar la confianza; y aunque la mentira no sea descubierta, la conciencia de la persona deshonesta siempre estará haciendo ruido. Y muchas veces la doble vida no se refiere solamente a una infidelidad: puede ser un hijo oculto, un empleo perdido, un pasado que busca mantenerse en secreto. Como individuos, la honestidad es clave para mantener su integridad y también para cualquier relación de pareja.
No estar de acuerdo en cómo manejan el dinero y quedarse callados
El dinero sí importa en una relación de pareja. Y no hablamos de cantidades o de niveles socieconómicos; hablamos de cosas más prácticas: cómo se gasta, cómo se ahorra, dónde hace falta, dónde sobra y cómo podemos resolverlo. Estos son temas que deben hablarse en pareja si una de las partes se siente incómoda respecto a cómo se llevan las finanzas en la relación. Audrey Hope, terapeuta de pareja hace más de 20 años, asegura que “mutuamente nos encadenamos, nos volvemos locos, nos tememos y nos hacemos problemas por asuntos de dinero”.
Crecen como individuos… pero por separado
Crecer individualmente es siempre positivo no sólo para ambos miembros de la pareja, sino para la relación. El problema es cuando uno de los 2 crece y el otro no, o cuando cambian las perspectivas con las que comenzaron la relación, o cuando quieren y esperan diferentes cosas de la vida. Literalmente, sus pensamientos se separan, y muchas veces sus caminos también.
No se tocan. Y esto no quiere decir tener sexo 3 veces al día o 2 veces a la semana. El sexo es importante, sí, pero también tener intimidad. Intimidad significa abrazarse, tomarse de la mano, acariciarse, besarse, mantener la conexión física. El contacto físico es una metáfora del aspecto romántico y emocional de la pareja. Por eso es tan importante, o quizá más, que tener sexo.