domingo, 7 de agosto de 2016

¿Divorcios reales?: Existen

Foto: Marta Luisa de Noruega y su marido, Ari Behn, en una imagen de archivo (Gtres)
Marta Luisa de Noruega y su marido, Ari Behn, en una imagen de archivo (Gtres).

Marta Luisa de Noruega se divorcia de su marido, Ari Behn, tras 14 años de relación.

"La vida no va siempre sobre ruedas. Nos separamos, terminamos nuestro matrimonio, pero mantenemos la custodia compartida", explica la princesa en su comunicado
Raoul Higuera |
La casa real noruega ha anunciado en la tarde de este viernes el final de la unión matrimonial entre la princesa Marta Luisa de Noruega y el escritor Ari Behn, tras 14 años como marido y mujer. Lo ha hecho a través de un escueto comunicado de prensa en el que ella afirma haberse dado cuenta de que la vida no va sobre ruedas. Eso es algo de lo que Ari y yo nos hemos dado cuenta”. Así lo contaba la hija del rey Harald a través de una nota remitida a los medios para dar a conocer la triste noticia.
La princesa contrajo matrimonio con el escritor en mayo de 2002 con la catedral de Trondheim como telón de fondo. Padres de 3 hijas, Maud Angelica (13 años), Leah Isadora (11 años) y Emma Tallulah (7 años), que se enfrentan a una triste realidad: el final de la historia de amor entre sus padres y el principio de un huracán de polémicas, dimes y diretes a las que, tristemente, ya están acostumbradas por los jugosos titulares que su padre ha protagonizado en los últimos años.
"La vida no va siempre sobre ruedas, tanto Ari como yo lo hemos experimentado. Pero nunca ha estado más claro que ahora, cuando nos ha hecho alguna travesura que no habíamos visto venir. Nos separamos, terminamos nuestro matrimonio, pero mantenemos la custodia compartida", continuaba explicando la princesa en su escrito. Un pequeño texto en el que asegura que “nuestros caminos no siguen juntos del modo en que lo hacían”, pero que con el amor por sus hijas deben continuar unidos.
"Es horrible ver que no hay nada más que hacer, que hemos probado todo durante mucho tiempo. Que aun así, que no podamos encontrar los puntos en común como antes hace imposible seguir juntos", prosigue la mujer que se encuentra en la 4º posición de la línea sucesoria al trono de Noruega, que desea que la prensa no busque “culpables” en medio de un momento “vulnerable” para su familia.