martes, 16 de agosto de 2016

Divorciarse en California (EE.UU.)


Hasta que la muerte, o el divorcio, nos separe

Hasta que la muerte, o el divorcio, nos separe.
Panorama básico para iniciar la disolución de un matrimonio en el condado de Los Ángeles. 

Bajo la ley de California, las parejas pueden obtener un divorcio, una separación legal o una anulación. Foto: Archivo/La Opinión.


Cuando una pareja decide unir sus vidas, generalmente cree que será para el resto de sus días. Pero cuando las buenas intenciones se tornan agrias, y la vida en pareja se hace intolerable, muchos no tienen otro camino que recurrir a la separación o el divorcio. En la actualidad, se calcula que el 50% de los matrimonios terminan en divorcio.
Más allá del aspecto emocional, el divorcio trae aparejado un proceso legal que puede ser confuso y gotador. A continuación, te ofrecemos un panorama general de ciertos aspectos básicos de dicho proceso. 
¿Divorcio, separación o anulación?
No es lo mismo obtener un divorcio, una separación o una anulación de los vínculos matrimoniales.
Bajo la ley de la Corte de California, un divorcio o disolución de matrimonio puede obtenerse por “diferencias irreconciliables” y no es necesario darle a la corte ningún otro motivo, ni presentar pruebas. En estos casos, ninguna de las partes es culpable o inocente, porque California tiene divorcio “sin culpa”. Una vez concretado el divorcio, los conyuges son nuevamente solteros y tienen libertad de volver a contraer matrimonio.
En el caso de una separación legal, en cambio, las partes no pueden volver a casarse. Muchas parejas, luego de obtener una separación, deciden divorciarse. ¿Por qué no divorciarse directamente? Hay quienes prefieren obtener una separación por cuestiones religiosas, económicas o para seguir recibiendo ciertos beneficios, que requieren que la pareja continúe casada.
Anulación. En estos casos, la corte determina que el matrimonio no es válido y es como si nunca hubiese existido. ¿Cuáles son las razones legales para obtener una anulación?
  1. Si la persona interesada en anular el vínculo tenía menos de 18 años al contraer matrimonio.
  2. Bígamo. Cuando una de las partes ya tenía otro cónyuge. En estos casos, el matrimonio nunca es válido.
  3. Incesto. Tampoco se considera válido un matrimonio de personas que comparten lazos sanguíneos cercanos.
  4. Defecto mental. Cuando una de las partes tiene un “defecto mental” que le impide tomar decisiones propias.
  5. Fuerza. Cuando el vínculo fue contraído sin el consentimiento de una de las partes, bajo presión.
  6. Impedimento físico. Si uno de los cónyuges tiene una discapacidad física que le impide “consumar” físicamente la relación.
Proceso de divorcio.
Al iniciar la disolución del matrimonio, el juez decide con respecto a las siguientes áreas:
  1. División de bienes
  2. Manutención del cónyuge o pareja
  3. Manutención de hijos (en caso de que existan)
  4. Custodia y visitas de los niños. 
  5. Quién será responsable por pagar las deudas

Cómo obtener ayuda.
En California existen agencias que ofrecen asesoramiento, recursos e información sobre representación Pro Bono (gratuita) a aquellas personas de bajos recursos que no pueden costear un abogado.
Estas son algunas de ellas: