viernes, 10 de junio de 2016

El Precio del divorcio: Un ddesastre económico


8 de cada 10 infieles tienen pánico al

8 de cada 10 infieles tienen pánico al "desastre financiero" del divorcio

Gran parte de los matrimonios no suelen tener un final feliz. Sin embargo, según los resultados de una nueva encuesta, motivos como que su pareja sea su mejor amigo/a, albergar miedo a la soledad o la tranquilidad de tener una cuenta bancaria en común pueden salvar un matrimonio.
La encuesta, realizada por VictoriaMilan– la web de citas para gente casada o comprometida que busca tener una aventura – ha preguntado a 4.517 de sus miembros cuáles son las principales razones por las que no se divorcian.
El miedo a la soledad ocupa el 1º lugar con 4 de cada 10 personas afirmando que la idea de estar solos les aterra. La consideración por los hijos y el no romper la unidad familiar es el 2º motivo, según casi la cuarta parte de los encuestados.
Asimismo, el divorcio a menudo tiene enormes implicaciones financieras, como lo demuestran los resultados, el 82% de los infieles creen que es mejor permanecer en un matrimonio sin amor que afrontar los problemas económicos que muchas veces ocasiona el divorcio. La pensión alimenticia, los gastos de la casa o acuerdos sobre la pensión son tan solo algunos de los problemas económicos que conlleva divorciarse.
Sin embargo, hay algunos factores decisivos que podrían garantizar un divorcio instantáneo; el abuso físico o psicológico provocaría que el 85% de los que ponen los “cuernos” firmaran los papeles de separación inmediatamente. El 70% lo harían si llegara un momento en que la convivencia resultara imposible.
Según Alicia Gallotti, sexóloga y portavoz de Vitoria Milan, aunque el divorcio parece una solución fácil para los infieles, cuando se profundiza en los problemas que surgen de la separación, el seguir casados es el remedio más común.
“Evidentemente la libertad tiene un alto precio, sobre todo cuando hay niños, hipotecas e inversiones compartidas, en estos casos seguir casados resulta mucho más sencillo para ambos. También pesa a la hora de decidir divorciarse el temor a la soledad, a lo desconocido y el cariño que se tienen como amigos que han compartido malos y buenos momentos juntos”, dice Gallotti.