miércoles, 15 de junio de 2016

Consejos para mejorar la relación con hijos adolescentes

Las relaciones entre los adolescentes y sus padres suelen ser conflictivas. Los padres se quejan de que no les escuchan y además su carácter es distinto, cambian constantemente de humor, no saben lo que quieren o no tienen disciplina.
Por DKV Seguros, 15.Junio.2016 La adolescencia puede ser una de las etapas más difíciles en una familia.  Los padres no son capaces de comprender a sus hijos adolescentes, y para los hijos es una época complicada ya que se sienten incomprendidos, son muy irascibles, intentan encajar en su entorno de amigos y se frustran si no lo consiguen, físicamente no terminan de gustarse, etc. 
En definitiva, la comunicación con hijos adolescentes resulta complicada.
Pero hay esperanza, ya que la adolescencia es solo una etapa de la vida, no es eterna. Esta etapa dura unos años y tras ella, el adolescente pasa a ser un joven maduro, razonable y poco a poco más cercano a sus padres. Además, quitando casos complejos de adolescentes con problemas graves de comportamiento, existen diversas prácticas para mejorar notablemente la relación con hijos adolescentes. 
Consejos para mejorar la relación con hijos adolescentes
  • Un 1º paso sería dedicar más tiempo con él o ella. Si ve que te preocupas por cuadrar agendas y conseguir momentos para compartir con tu hij@ lo valorará positivamente, aunque no lo demuestre.
  • No intentes ser su amigo, ante todo eres su padre/madre. Necesitan la presencia de una figura adulta, lo que incluye normas y disciplina. Si te conviertes en su ‘amigo’, en el momento que tengas que posicionarte como responsable e imponer una norma perderás su ‘amistad’. Lo que no quiere decir que tengas que ser excesivamente autoritario. Recurre al diálogo para obtener resultados positivos.
  • Aunque en ocasiones creas que su comportamiento es así por el mero hecho de fastidiar o hacer daño, no es su objetivo. Simplemente están viviendo una etapa muy dura y con extra de rebeldía. Cuestionar la autoridad paterna es parte del proceso de maduración.
  • Aprende a escuchar, interésate por sus aficiones, imprescindible para que el adolescente sienta empatía. A veces es mejor hablar menos, y escuchar más.
  • En el ámbito de la autoridad, evita responder con un ‘porque sí, ‘porque lo digo yo’, ‘porque soy tu madre’. Este tipo de respuestas generan rechazo. Muestra tu autoridad, da la orden y mantente firme. Por otro lado, puedes utilizar frases del estilo pues a lo mejor tienes razón’, ‘no lo había pensado’. Mejorarán la comunicación.
  • No le humilles con insultos o comentarios sarcásticos, no entres en su juego a pesar de que él si que use este comportamiento. Aparte de terminar en una discusión importante, puedes dañar su autoestima. Tampoco alces la voz, y evita que él lo haga.
  • Si te equivocas, pide perdón y hazlo saber. La sinceridad es bien recibida por los hijos adolescentes.
  • Cambia tu lenguaje. Ya no es un niño pequeño y tampoco es un adulto, pero si en algunas cuestiones le tratas como si fuera un adulto eso le ayudará a darse cuenta de que está madurando. En vez de decirle ‘haz esto’ sustitúyelo por ‘me gustaría que hicieras’ o ‘te agradecería que hicieras’. Evita utilizar ‘no’ por ‘preferiría’.
  • Es importante que corrijas a tu hijo adolescente cuando a tu parecer ha hecho algo mal, pero igual de importante es buscar motivos para felicitarle, porque también hace cosas bien.