jueves, 7 de abril de 2016

"No es lo mismo violencia de género que violencia doméstica"



La presunta asesina, Svetlana B. en su traslado a los juzgados el lunes. J. AVELLÀ

Sant Llorenç y el Institut Balear de la Dona explican por qué no se organizó ninguna concentración tras el crimen de Cala Millor 
E. FUERIS | Sant Llorenç |06/04/2016
El debate sobre si las muertes de hombres a manos de mujeres merecen un tratamiento análogo a cuando la situación es la inversa ha llegado a Sant Llorenç, a cuyo ayuntamiento algunos ciudadanos han solicitado la celebración de iniciativas de condena como las que se suceden en las muertes de mujeres. El motivo, el crimen de Cala Millor del pasado viernes.
El Ayuntamiento de Sant Llorenç des Cardassar y el Institut Balear de la Dona se pronunciaron ayer en respuesta a las peticiones recibidas interesándose por la posible celebración de concentraciones de repulsa tras el homicidio, en la que presuntamente una ciudadana habría acabado a cuchilladas con su marido el pasado viernes. 
Su postura es clara: no es lo mismo.
Dejando claro de antemano que «cualquier asesinato u homicidio es reprobable», el consistorio y el IBDona manifiestan que «no es lo mismo violencia de género que violencia doméstica», y da entender con ello que las concentraciones y minutos de silencio tras crímenes de violencia de género contienen una denuncia de un trasfondo social del que este último crimen carecía.
«Se ha de distinguir cuando es un acto de violencia que tiene sus raíces en la subordinación de género o la desigualdad de las mujeres respecto de los hombres», explican ambas instituciones.
Así, se recuerda que la violencia de género es aquella que «como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres se ejerce sobre éstas por parte de quienes hayan sido cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de la afectividad, aun sin convivencia».
Por contra, la violencia doméstica es la ejercida «sobre personas del mismo círculo, por ejemplo la ejercida por hijos respecto de los progenitores, etc.».El consistorio creyó conveniente hacer público su posicionamiento al respecto después de las llamadas recibidas por parte de varios ciudadanos, hombres concretamente, partidarios de repetir una concentración de repulsa al igual que se hizo hace varias semanas en Son Servera, tras la muerte de una joven de 19 años por estrangulamiento a manos de su pareja, que ya la había agredido en anteriores ocasiones.
El Ayuntamiento se puso en contacto con el Institut Balear de la Dona y para acordar una manifestación conjunta que despejara dudas sobre su opinión al respecto. «Hablamos y vimos que pensábamos lo mismo, por lo que decidimos que lo mejor era emitir el mismo comunicado», señaló ayer en declaraciones a este rotativo la directora del IBDona, Rosa Cursach.
En España el número de víctimas mortales entre el 1 de enero de 2003 y el 31 de enero de 2016 ha sido de 834, 27 de ellas en el archipiélago balear. 
En todo el Estado un total de 31.487 mujeres cuentan con orden de protección.
Ambas instituciones citan un estudio realizado por alumnos de la Universidad de Murcia que revela que el 93% de los homicidios cometidos en 2014 en España fueron llevados a cabo por hombres. De las víctimas el 63% fueron hombres y el 31% mujeres.
«Tanto si las víctimas son tanto hombres como mujeres en un 93% de los casos quienes cometes los homicidios son hombres», concluyen. «Es por este motivo que desde las instituciones, especialmente desde el IBDona se hace un tratamiento diferenciado, ya que como muestran los datos la violencia de género es sistémica en una sociedad todavía patriarcal y androcéntrica».