lunes, 25 de abril de 2016

El PSPV planteará a Oltra cambiar la custodia compartida y evitar un cisma


Ximo Puig, Manolo Mata y Mónica Oltra, en una sesión de las Cortes. BIEL ALIÑO

Los socialistas retirarán su propuesta de derogar la actual ley si Compromís acepta que la Custodia Compartida no sea preferente.
HÈCTOR SANJUAN,Valencia,24/04/2016 
El PSPV quiere rebajar el suflé y que la batalla de la Custodia Compartida no vuelva a crear un cisma entre los partidos que sostienen al Consell. Los socialistas plantean negociar con Compromís una nueva normativa que contente a todos, que evite la preferencia por esta fórmula y, sobre todo, que no ponga provoque nuevas grietas en el Ejecutivo autonómico.
El pasado 13 de abril, el PSPV presentó una proposición de ley para derogar en su integridad la Ley 5/2011, de 1 de abril, de la Generalitat, que regula la custodia de los hijos de los padres que no conviven. Era la respuesta contundente e inmediata de los socialistas, apenas habían pasado unas horas, a la pinza de PP y Compromís que votaron, en las Cortes, retirar el recurso de inconstitucionalidad que el Gobierno de Zapatero presentó contra esta ley y blindar así la normativa que apuesta por la Custodia Compartida. La propuesta, enmarcada en la reivindicación de la recuperación del derecho civil foral, resquebrajó la unidad de acción de los partidos que sustentan el acuerdo del Botánico: Podemos se abstuvo, aunque en su intervención parecía más decantarse por un voto en contra mientras que los socialistas votaron, a regañadientes, con Compromís por lealtad al Consell. Y rápidamente presentaron la proposición de ley con la que dejaban claro que no estaban, ni mucho menos, por blindar la Custodia Compartida.
Con estos mimbres, la iniciativa presentada por los socialistas en las Cortes parece abonada al fracaso. Incluso hay quien apunta, con la boca pequeña, que se temen que el criterio del Consell será desfavorable a la derogación. Sea como fuera, el PSPV tiene las de perder pues si se mantiene la alianza entre el PP y Compromís en el Hemiciclo, los parlamentarios socialistas están en minoría. Pero más que perder la votación, lo que verdaderamente preocupa es que esta peliaguda cuestión vuelva a generar tensiones entre Mónica Oltra (que calificó la Ley a la que los socialistas se oponen como las más importante de la legislatura) y el partido del presidente Ximo Puig.
Por todo ello, el grupo parlamentario socialista está dispuesto a apretar el freno a sus reivindicaciones y buscar un tímido acuerdo en una materia tan delicada. En las próximas semanas, el PSPV pretende abrir una mesa de diálogo con Compromís pero también con el resto de partidos con representación parlamentaria para explorar la elaboración de una ley sobre la custodia que genere más consensos que disensos.
«No es tan complicado pues la actual normativa apenas tiene 7 artículos y los socialistas sólo discrepamos en 1 (el 5.2) que atribuye, como regla general, a ambos progenitores y de manera compartida la custodia de los hijos». Además, fuentes del PSPV indican que en el nuevo proyecto legislativo se podrían introducir las enmiendas que en su día Mónica Oltra presentó a la actual ley pero que no recibieron el apoyo del PP y no se introdujeron.
Entre estas propuestas que se quedaron en el tintero y que, según el PSPV, «podrían mejorar la normativa vigente» están la incorporación de las parejas del mismo sexo o la predisposición a avanzar hacia la mediación antes del pacto de convivencia.
Además, reiteran que con el resto del articulado de la actual normativa están de acuerdo, desde las medidas sobre el uso de la vivienda y ajuar familiar pasando por el pacto de convivencia familiar por el que apuesta la ley de Relaciones Familiares de los hijos e hijas cuyos progenitores no conviven.
Si este acuerdo sale adelante, los socialistas no tendrían inconveniente alguno en retirar la proposición de ley que presentaron la semana pasada. No obstante, desde el PSPV se reafirman en su posición política y apuntan a que sólo dejarán caer su iniciativa legislativa si se consigue una nueva normativa «donde la Custodia Compartida no sea la opción preferente».
De lo contrario, el grupo parlamentario socialista mantendrá viva su propuesta y la llevará a las Cortes aún a riesgo de perderla. «Sabemos de las dificultades y de la firme posición de la vicepresidenta en esta cuestión. Por ello, intentaremos limar asperezas, aunque si no lo conseguimos, seremos fieles a nuestra posición ideológica e iremos a votación. Si perdemos el debate tampoco pasa nada», concluye una destacada diputada socialista.