jueves, 21 de abril de 2016

El 90% de las personas que se suicidan padece Depresión


Miquel Roca, Susana Gómez-Lus y Enric Álvarez

La llegada de un nuevo fármaco largamente esperado (Brintellix, Vortioxetina) no debe impedir, al decir de los psiquiatras, recordar la gravedad del hecho de que el 90% de los pacientes que se suicidan padece un proceso depresivo desencadenante de esa decisión extrema y desesperada.
Dando continuidad a su especialización en terapias destinadas a patologías del Sistema Nervioso Central (SNC), la Salud Mental y la Psiquiatría en todas sus acepciones conocidas, la farmacéutica Lundbeck presentó este jueves, 21 de abril, Brintellix, la marca innovadora de la nueva molécula Vortioxetina indicada para la Depresión Mayor.
Una década esperando
Tras explicar que todavía existen necesidades no cubiertas en el campo terapéutico de la Depresión, la doctora Susana Gómez-Lus, directora médica de Lundbeck España, compartió con los medios de comunicación la presentación de Vortioxetina como el mayor adelanto experimentado en la última década frente a esta patología. Un problema tan complejo como prevalente que en 2030 se espera tenga una carga de enfermedad superior a la mayoría de las patologías.
Tal como recordó Gómez-Lus, desde que en los años 50 del siglo XX se empezara a trabajar con antidepresivos, ha habido que esperar a esta centuria para comprobar que todavía no se han cumplido muchas de las expectativas terapéuticas alumbradas entonces. Siendo prueba de ello que  la mitad de la población afectada no logra un buen control de la patología por problemas de eficacia o tolerabilidad, según los casos.
En palabras de la directora médica, el nuevo antidepresivo abre una clase terapéutica desconocida hasta ahora, en virtud de su nuevo mecanismo de acción y su nueva estructura química que lo convierten en un nuevo fármaco multimodal. Lundbeck empezó el desarrollo de Vortioxetina en el año 2001, dando inicio con esta molécula a la era de los inhibidores selectivos de recaptación de la serotonina (ISRS). 
Contra la tribialización de la Depresión
El doctor Miquel Roca, presidente de la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental, además de coordinador de la Unidad de Psiquiatría del Hospital Juan March, empezó su intervención denunciando la banalización que está envolviendo últimamente muchos de los aspectos sociales relacionados con la Depresión. Dicho esto, situó la Depresión en sus justos términos de gravedad y discapacidad resultante.
Roca señaló esta patología como la más prevalente en las consultas de Salud Mental y de gran prevalencia también en Atención Primaria. El médico mallorquín también aprovechó la ocasión para repasar los síntomas y efectos de la patología. Entre estos citó la menor tolerancia al dolor físico y la incapacidad de gestionar los procesos de pérdidas afectivas (frialdad). Pero, como novedad, también se refirió a los problemas cognitivos que genera la patología, tales como la falta de concentración y de procesamiento mental en la toma de decisiones personales. Una circunstancia que se mantiene aunque remitan los otros grandes síntomas de la Depresión. De ahí, explicó el psiquiatra, que el reto actual sea que el paciente recupere la funcionlidad de su día a día. Junto a esto, el doctor Roca señaló la cronificación de la Depresión al ser altamente recurrentes sus episodios.
No obvió tampoco el doctor la conexión entre Depresión y Suicidio, sienda la 1ª la puerta de entrada a ese grave problema personal y social, con cifras que no mejoran año tras año. 
Momento clave en la Historia farmacológica
Finalmente, el doctor Enric Álvarez, director del Servicio de Psiquiatría del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau e investigador de CiberSam, dio un rápido repaso a la historia de los antidepresivos, hasta Vortioxetina, como mejor propuesta hasta el momento actual por su equilibrio entre eficacia, seguridad y efectividad sobre los síntomas residuales (cognitivos). Del nuevo fármaco,
Álvarez también dijo que es especialmente eficaz en adultos y ancianos, modulando la frialdad emocional, las dificultades cognitivas y los problemas de disfunción sexual. Suponiendo, en suma, una buena baza para que el paciente con Depresión pueda hacer una adecuada cumplimentación del tratamiento. Siendo esta una clara necesidad de Salud Pública, teniendo en cuenta que hoy sólo son adherentes el 50% de los casos. 
El precio como condicionante de la indicación
Como todo lanzamiento que se precie, también Brintellix suscitó interés entre los periodistas  a la hora de conocer su precio. A ello respondió la responsable de Lundbeck informando que el nuevo fármaco sólo supondrá un coste de 3 euros mensuales para cada paciente. Sin embargo, el doctor Álvarez matizó que es posible que Vortioxetina no sea considerado medicamento de 1ª línea por una razón estrictamente económica, aun no siendo un medicamento caro. A ello añadió el médico del Sant Pau que las administraciones sanitarias siguen sin entender que la Psiquiatría es la especialidad menos costosa del sistema sanitario. Como ejemplo puso los escasos 70.000 euros que cuestan las 120.000 altas psiquiátricas anuales de su hospital barcelonés. En Cataluña, añadió, se estima que la Depresión supone un coste diario por paciente de 33 céntimos de euro al día, correspondiendo a 4 euros el tratamiento de la Esquizofrenia.