sábado, 19 de marzo de 2016

Manifestaciones para reivindicar el derecho de los hombres separados a ejercer su paternidad

sanborondon.info/ 18 de marzo de 2016.
Este sábado, con motivo del Día del Padre, las asociaciones pertenecientes a Favor Filii se concentrarán en las capitales canarias en un acto donde reivindicarán, una vez más, poder ejercer la paternidad en igualdad de condiciones tras la ruptura de pareja.
Tenerife concentrará a socios y simpatizantes a las 11:00 en la Plaza Weyler y hará un recorrido por Castillo hasta la Plaza de España portando pancartas y mensajes solicitando ser reconocidos los Derechos de los niños a poder seguir teniendo padre a pesar de la separación de los progenitores.
Desde Gran Canaria, comenzará el acto a las 10.30h en los jardines del Atlántico junto al Auditorio Alfredo Krauss y participará con la Concejalía de Igualdad del Ayuntamiento de Las Palmas que ha convocado para ese sábado la Iª Marcha por la Igualdad, con salida desde los Jardines del Atlántico y llegada en la Plaza de Saulo Torón, en la Puntilla.
Madrid, Buenos Aires, Roma y otras capitales también celebrarán actos reivindicativos este día en un acto coordinado por asociaciones de diversos puntos del planeta.
La familia constituye el 1º agente formador de la sociedad, seguida de la escuela y de la propia convivencia en sociedad. Es el núcleo educador que más firmemente conforma la afectividad y el desarrollo de la personalidad. Dentro de la familia nos convertimos en mejores o peores personas, en individuos felices o infelices.
Los modelos de familia han cambiado mucho con el paso del tiempo. Ahora podemos encontrarnos, además de la familia clásica, compuesta por el padre, la madre y los hijos, otros tipos de familia; familias con 2 progenitores del mismo sexo (2 hombres o 2 mujeres), familias con hijos en adopción, familias con hijos de gestación subrogada (vientre de alquiler), familias cuyo padre y madre se han separado, esas mismas familias que a su vez han formado otras familias cruzadas con nuevas parejas. 

En todas estas nuevas formas de familia los progenitores ejercen su influencia sobre las nuevas generaciones que tomarán el relevo de la sociedad en que vivimos. Si son capaces de proteger y dar cariño y comprensión, estarán transmitiendo valores a un nuevo mundo. Valores como la igualdad. 
Cabe preguntarse ahora qué modelo jurídico se aplicará para los casos de familias homosexuales separadas. ¿Quién ostentará la custodia si no es compartida?
Por el momento, en los casos de las familias de progenitores separados, al varón, es decir , al padre, la ley le niega la posibilidad de convertirse en un verdadero agente educador por el cambio hacia la igualdad. La actual ley de separación y divorcio constriñe y limita el ejercicio de la custodia compartida, forzando a que perdure un modelo familiar anquilosado en la estructura machista de tiempos pasados: el padre tan sólo como mantenedor y como mero visitador de sus hijas e hijos.
Los padres separados en España constituimos una gran fuerza transformadora de esta sociedad y estamos deseosos de contribuir al cambio social hacia la igualdad, compartiendo las tareas domésticas y las preocupaciones escolares y familiares de nuestros hijos e hijas, transmitiendo a su vez esos mismos valores. 

Queremos darle a la mujer la oportunidad de conciliar la vida laboral y familiar, y sin embargo se nos margina legal y socialmente.
Consideramos que de los 2029 millones de euros presupuestados para igualdad en España para el año 2016, una pequeña fracción debería ir destinada a las campañas de apoyo a la custodia compartida, una inversión mínima que tendría un efecto multiplicador, dado que los padres de familias separadas constituimos un voluntariado de agentes educadores en igualdad y promotores de la tan reclamada conciliación de la vida laboral y familiar y que estamos dispuestos a hacerlo por vocación, sin cobrar de los presupuestos del estado. Creemos que el gobierno de la nación, además de potenciar las campañas a favor de la custodia compartida, debería legislar cuanto antes para regularla como modelo de normalidad en los casos de separación y divorcio. 

La convivencia de los menores con su padre y con su madre, así como con su familia extensa (tías, tíos, abuelas, abuelos, primas, primos, etc.) es un derecho del menor reconocido por la ONU y que se ve truncado en los casos de custodia monoparental.