sábado, 5 de marzo de 2016

La Asociacióbn Clara Campoamor pide la "cabeza" de una juez de Violencia sobre la Mujer.


«¿Cerró bien las piernas, cerró toda la parte de los órganos femeninos?»
efe / 5 marzo 2016
La asociación Clara Campoamor ha pedido al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que suspenda o aparte de su cargo a la titular del Juzgado de Violencia sobre la Mujer nº 1 de Vitoria, Mª del Carmen Molina Mansilla, por su «constante vulneración de derechos» de mujeres víctimas de violencia de género.
La citada asociación feminista y de defensa de los derechos de las mujeres ha formulado una queja contra esta magistrada ante la comisión disciplinaria del CGPJ.
En la denuncia facilitada hoy por la asociación Clara Campoamor, su presidenta, Blanca Estrella, pone un ejemplo de la actuación de la jueza ocurrido el mes pasado. Señala que el 16 de febrero una mujer interpuso en la comisaría de la Policía Local de Vitoria una denuncia por maltrato habitual físico y psíquico en el ámbito de la violencia de género, la cual incluía 2 agresiones sexuales y solicitaba además una orden de protección. Fue citada al día siguiente, a las 11.00 horas, en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer nº1 de Vitoria, pero su declaración no comenzó hasta las 15.00 horas y esa demora provocó a la víctima, que estaba embarazada de 4 meses, «un estado de absoluta extenuación y desasosiego».
Durante la declaración, según el colectivo denunciante, la jueza mostró una «clara y manifiesta predisposición de incredulidad hacia el testimonio de la denunciante, interpelándola sin dejar terminar la respuesta, realizando preguntas sugestivas y condicionando su declaración», añade la denuncia. La jueza le preguntó si «opuso resistencia a las agresiones». También le dijo textualmente: «¿Cerró bien las piernas, cerró toda la parte de los órganos femeninos?» y la mujer, «atónita», solo pudo responder que sí.
Para la presidenta de la asociación, esta pregunta es «ofensiva, degradante y humillante, y carece del mínimo rigor profesional y ético para con la víctima». Añade la asociación que este hecho no es un acto aislado sino que ese comportamiento de la juez es «habitual y continuo». Su proceder, continúa la denuncia, ha dado lugar a «múltiples quejas y descontentos» por parte de mujeres víctimas «debido al sentimiento de malestar generado por la revictimización de la que son objeto».
«Situación insostenible»
También esta situación es conocida «por el resto de las operadoras jurídicas» de Vitoria y cita a la Fiscalía, al servicio de atención a las víctimas del delito, al equipo psico-social judicial, a la policía judicial y a la Abogacía, entre otras. «Es tal la insostenible situación, que se ha generado una cultura de miedo a lo que le pueda suceder a la mujer víctima en el mencionado juzgado y cómo pueda influir su experiencia negativa en su proceso de recuperación», manifiesta la presidenta de la asociación.
Blanca Estrella ha considerado que este tipo de situaciones «impide avanzar» hacia una sociedad más justa e igualitaria, libre de violencia. «Si no protegemos y apoyamos a las víctimas de esta violencia ¿qué nos queda?, ¿contar muertas?», se ha preguntado.
La asociación Clara Campoamor justifica la presentación de la denuncia porque se ha intentado solventar esta «gravísima» situación de todas las maneras extrajudiciales y amistosas posibles pero ya se han «agotado todos los medios desplegados para evitar este evidente penoso recurso». Por ello pide apartar o como mínimo suspender a la magistrada del ejercicio de sus funciones