sábado, 19 de marzo de 2016

¿Hay que celebrar el Día del Padre?


Ilustración: RAÚL ARIAS
Ilustración: RAÚL ARIAS

Hay colegios que suprimen esta fiesta y la dedicada a la Madre y optan por un único Día de la Familia, en respuesta al aumento de los hogares monoparentales y de tipos de familia distintos del tradicional 
ELENA MENGUAL|Madrid|19/03/2016
Como cada año, este 19 de marzo miles de hogares españoles se llenan de corbatas, colonias y todo tipo de manualidades bajo el eslogan "Felicidades, papá", "Al mejor padre del mundo" o alguna de sus variantes. Una tradición relativamente reciente -lleva poco más de 60 años en España- pero íntimamente relacionada con el modelo de familia tradicional, ese compuesto por madre, padre y descendencia.
Sin embargo, también cada año, las cifras apuntan a la aparición y crecimiento de nuevos modelos de familia. Familias con un padre, con una madre, con 2 padres, con 2 madres... Según cálculos del Instituto Nacional de Estadística facilitados a EL MUNDO, en España existen unas 7.600 parejas del mismo sexo que conviven con al menos un hijo.
Nuevas formas de familia que se suman a otras no tan novedosas, como las monoparentales, y que según la última Encuesta Continua de Hogares (2014), ascenderían a 1.754.670, un 2,8 más que las existentes en 2013.  
Núcleos monoparentales que, en la mayoría de los casos (cerca del 83%), tienen como cabeza de familia a una mujer.
Unos cambios en las estructuras familiares que se acusan especialmente en los colegios, y que generan debate en torno a la idoneidad o no de celebrar tales fechas. Ante tal diversidad, hay centros que han decidido suprimir la celebración. Otros optan por que el menor le dedique la manualidad a alguien cercano (un abuelo, un tío...). En algunos casos, celebrar el día o no se deja a criterio del docente, y hay colegios que deciden una línea única en el claustro de profesores.
Es el caso del CEIP Clara Campoamor de Alpedrete (Madrid), cuyo equipo aprobó hace casi 10 años no celebrar ni el Día del Padre ni el de la Madre. Cuenta la directora, Mar Cassinello, que se acordó en claustro, influidos en parte por el fallecimiento de la madre de un alumno de infantil, pero sobre todo ante la diversidad de familias con que contaba el centro. Continua
 En la Wikipedia