lunes, 7 de marzo de 2016

Feminismo y Custodia Ccompartida

Un padre sostiene a su hijo en una de las calles de Pontevedra. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Un padre sostiene a su hijo en una de las calles de Pontevedra. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

"No quiero visitas, quiero ser parte de su vida"

Una sentencia del Tribunal Supremo sienta jurisprudencia al otorgar la custodia compartida a un padre al que le había sido denegada en la Audiencia Provincial de Pontevedra. Cada vez más hombres separados solicitan más tiempo con sus hijos


Lunes 7 de Marzo de 2016 | "Antes era una vergüenza que un padre pasease con el carrito de su hijo por la calle, hoy eso ha cambiado", explica Antonio Montes, uno de los portavoces de la Asociación de Pais e Nais Separados. Lleva años implicado en la lucha por adquirir la custodia compartida –que implica que los menores pasen el mismo tiempo con cada uno de sus progenitores, ya sea por periodos semanales, mensuales semestrales o anuales– y ha visto cómo cada vez los padres reclaman más su derecho a disfrutar de la compañía de sus hijos a través de la custodia compartida. Y recalca que "no es un derecho de los padres, sino de los hijos, que no tienen por qué prescindir de ninguno de sus progenitores", al tiempo que añade que los padres ya no quieren un régimen de visitas, sino que "queremos ser parte de sus vidas".
El Tribunal Supremo acaba de pronunciarse sobre este asunto en una sentencia con raíces pontevedresas en la que sustituye las visitas puntuales durante la semana y fines de semana alternos por un régimen de custodia compartida, lo que implica que el menor estará una semana con su madre y otra con su padre.
Los colectivos feministas se muestran partidarios de la custodia compartida
Buena parte del movimiento feminista rechaza la custodia compartida. Entre los principales motivos se encuentra la idea de que los hombres utilizan a los niños para hacer daño a sus exparejas o de que en muchos casos deja a las mujeres sin ingresos (porque se dedicaron siempre al cuidado de los niños).
Sin embargo, también existen movimientos de mujeres que defienden esta medida. Ana Luisa Bouza, integrante del consejo de redacción de la revista feminista Andaina, es tajante: "A custodia compartida é o mesmo que a corresponsabilidade na parella, como vou estar en contra?", explica. Del mismo modo, reconoce que dentro del propio movimiento feminista existe una amplia corriente de mujeres que se posiciona en contra de este régimen de custodia. Por su parte, las integrantes de Andaina ya se reunieron en más de una ocasión con colectivos de padres por la custodia compartida para intercambiar ideas.
"A min, como familia monoparental, teríame gustado poder ter máis tempo para compatibilizar a crianza cos meus proxectos profesionais", explica. En este sentido, cuenta que habría que promover que más padres soliciten la custodia compartida, algo que, según Bouza, repercutiría en un mejor bienestar para los más pequeños. 

"As familias monoparentais e a pobreza van collidas da man", dice y recuerda que nadie les debe quitar a los niños su derecho a tener una familia "completa".
Además, arremete contra la idea de que "as mulleres estamos mellor dotadas para a crianza que os homes" ya que lo considera un argumento machista.
Ana Luisa señala también que tiene que haber una regulación para proteger a los menores, de modo que no se conceda la custodia compartida en casos de violencia machista o cuando uno de los progenitores no esté en condiciones de asumir esta medida. De la misma forma, indica que "unha custodia compartida pode revocarse no caso de que unha das partes non cumpra".