martes, 23 de febrero de 2016

Solución para los Padres Divorciados: Ser Diputado

Ser diputado sigue siendo un chollo. Y en este arranque de 2016 lo es aún más. Vamos por partes. Tomando como base los datos facilitados por la Cámara Baja en 2011, que apenas han variado, sus señorías se benefician desde hace décadas de privilegios tales como:
  • Percibir sueldos muy por encima de la media -como mínimo 2.813,87 euros, que es el sueldo base-. Pero a esa cantidad, hay que sumar dietas, ayudas y otra serie de complementos.
  • Pero al sueldo base se suman muchos incentivos. Los vicepresidentes del Congreso, portavoces, portavoces adjuntos, presidentes de comisión y otros altos cargos reciben un complemento de como mínimo 1.000 euros mensuales por gastos de representación. En el caso del presidente del Congreso, esta cifra se eleva a los 3.300 euros.
  • Dietas por alojamiento. Todo diputado de una circunscripción fuera de Madrid recibe 1.823,86 euros en concepto de ayuda para pagar los gastos de hotel o alquiler en la capital y los dispendios en comidas. Independientemente de que tenga un domicilio en la capital o no. Para los parlamentarios de Madrid, esta cantidad se reduce a 870.
  • Adsl gratis en casa, ipad y iphone gratis.
  • 250 euros al mes para taxis.
  • Si viajan en avión lo hacen en ‘business’ ya que el Congreso tiene un convenio con Iberia por el que sale por el mismo precio viajar en primera que en turista.
  • En carretera, se les paga el kilómetro a 0,25 euros previa justificación. Hagan cálculos, pero es más del doble de lo que realmente cuesta el kilometraje.
  • Reciben una dieta de 150 euros al día por viaje al extranjero.
A algunos les parecerá mucho, a otros poco porque aseguran estar en consonancia con las labores desempeñadas. Pero aquí está la gran trampa. ¿Qué labores están ejecutando la gran mayoría de sus señorías en este arranque de 2016 en el que, además de no haber Gobierno, tampoco hay sesiones ordinarias en el Congreso? Pocas, ¿verdad?
Sin embargo el sueldo se les está pagando desde el mismo 21 de diciembre. Y no sólo eso, sino que el Congreso ha cerrado el reparto de cargos (y complementos salariales) entre los diputados sin saber qué tareas van a tener asignadas. Los diputados son conscientes de ello y están tratando de justificar estos ingresos. Tal y como enumera Ángel Collado en El Confidencial, sus señorías están tratando de ‘ocupar’ su agenda con conferencias de prensa, comparecencias de expertos en las comisiones o plenos “declarativos”. Lo que viene a ser disimular. 
Por eso tienen tanta prisa en constituir las comisiones parlamentarias aunque en realidad no haya un Gobierno que controlar ni proyectos de ley que tramitar. Collado añade que, “para dar trabajo a las distintas comisiones, algunos grupos como el PSOE ya proponen el desfile de expertos o responsables de distintos sectores sociales con la idea de debatir o tantear al menos algunas de las contrarreformas o derogaciones de leyes que defienden, como la laboral”.
Y así seguirán hasta que se convoquen nuevas elecciones. De ser así, ojo con esto, los parlamentarios tienen garantizada una asignación constitucional más indemnización. La compensación estipulada  es de 2 mensualidades para cada final de legislatura con destino a los diputados y senadores que aspiran a repetir. ¿Acaso no es un chollo ser diputado?