lunes, 15 de febrero de 2016

Los 4 jinetes del apocalipsis matrimonial: cómo saber si acabará en divorcio

EcoDiario.es | 14/02/2016
John Gottman, uno de los terapeutas más influyentes del mundo, con 40 años de estudio de las relaciones entre hombres y mujeres, profesor emérito de Psicología en la Universidad de Washington y fundador de un instituto sin ánimo de lucro (The Gottman Institute) para la investigación y la formación de terapeutas de pareja, ha formulado estadísticas y modelos capaces de predecir si un matrimonio acabará en divorcio.
Gottman establece 4 "jinetes del apocalipsis matrimonial", es decir, 4 indicadores que, combinados, serán suficientes para llegar a la ruina a una pareja, según relata Time.
-Críticas personales. No se trata de quejas, más concretas hacia un comportamiento, sino de críticas más ambiguas relativas a la persona en su totalidad.
-Desprecio. El peor de los jinetes. Según el psicólogo, no es posible resolver un problema cuando el compañero percibe el mensaje de que es rechazado o provoca repulsa en el otro. Las burlas, insultos o gestos sarcásticos van en detrimento de llegar a un acuerdo con la pareja.
-Actitud defensiva. Para Gottman, ponerse a la defensiva es un modo de culpar a la pareja, de lanzar el mensaje de que el otro es el culpable del problema, lo que provoca una escalada del conflicto.
-Desvincularse o evadir el problema. Adoptar esta actitud no significará apartarse del problema sino que, al final, provoca que la persona se aparta de la relación.
Las investigaciones de Gottman concluyen que no importa el volumen de posturas diferentes que acumule una pareja, sino el modo en que gestionen esas diferencias.
Gestionar estas diferencias puede realizarse de muchas maneras, pero el psicólogo da algunas pautas o consejos para ello:
-Durante las discusiones, usar más el pronombre 'yo' que 'tú'. Esto ayuda a expresar mejor los propios sentimientos y dificulta el ataque al otro.
-Al final del día, tener un momento conjunto en pareja para comunicarse y contarse qué tal ha ido todo. Estoy, según el terapeuta, ayuda a liberar el estrés del día y a que no repercuta sobre la relación de pareja.