domingo, 3 de enero de 2016

VIOLENCIA DOMESTICA: 50 niños quedaron huérfanos el pasado año

2015: el año con más menores asesinados desde 2008
A lo largo de los últimos 12 meses 50 niños han quedado huérfanos por violencia de género.
Otros muchos han presenciado indefensos cómo mataban a sus madres.
ISABEL F. LANTIGUA / Madrid, 02/01/2016
Maja tenía 9 meses y no cumplirá el año. La última noche de 2015 encontraron su cadáver en una casa del centro de Torrevieja (Alicante). Estaba junto al cuerpo también sin vida de su madre, de 31 años y de su padre, de 35, el presunto autor de todas las muertes. A ellas las asfixió. Luego se suicidó. Con el asesinato de este bebé, se elevan a 9 los menores víctimas mortales por violencia de género en 2015, aunque las estadísticas del Ministerio de Sanidad (actualizadas hasta septiembre) sólo recoge 3 y mantiene 5 en investigación. 9 niños asesinados por sus padres o por las parejas de sus madres con el fin de hacerle daño a ellas. La mayor cifra desde 2013, cuando empezaron a contabilizarse oficialmente estos decesos como víctimas directas de la violencia de género y el mayor nº también desde 2008, según las cuentas realizadas por este periódico.
Antes que Maja, tuvieron el mismo trágico y prematuro final a lo largo de 2015 Amaia, Candela, Michelle, Maxi, Alejandro, Patrick, Carlos y Cristina. Apuñalados, ahogados o descuartizados por quienes, según las leyes naturales, debían protegerles.
Con una máquina radial mató en verano David Oubel a sus 2 hijas, Amaia y Candela, de 4 y 9 años, justo antes de que las pequeñas tuvieran que volver con su madre, con quien vivían desde la separación de la pareja. Fue una venganza, una forma de castigar a su ex mujer con lo que más quería, sus niñas, y de intentar que se sintiera culpable de sus muertes. Ocurrió el 31 de julio en la localidad de San Martiño de Moraña (Pontevedra), donde David había rehecho su vida con otro hombre. Tras asesinar a las pequeñas, intentó -sin éxito- suicidarse.
Pocos días después una tragedia parecida se repetía en un chalet de Castelldefels. A tiros entre las 4 amplias paredes asesinó Ricardo F., de 61 años, a su mujer Maryna y sus 2 hijos, Michelle, de 7 años y Maxi, de 12, antes de dispararse a sí mismo. 
En más de 4 ocasiones había llamado ella a la policía para denunciar las agresiones que sufría. Pero era ver llegar a los agentes, asustarse y cambiar la versión de los hechos. Hasta que Ricardo decidió que no habría más capítulos, que no iba a dar lugar a que se retractara más veces y optó por poner el punto final a esta historia negra.
El año que acaba de despedirse vio entrar en vigor la nueva Ley de la Infancia y la Adolescencia, que reconocía por 1ª vez como víctimas a los menores expuestos a violencia de género. Y parece que los agresores se esforzaron por ir sumando nombres a esta macabra lista.
Alejandro, de 3 años, murió ahogado en el mes de febrero en una balsa en Los Montes de Málaga. Fue la pareja de su madre, Antonio F.A., de 24 años, el que guió a los agentes hasta el punto exacto en el que se encontró el cadáver, después de haber denunciado él mismo la desaparición del niño y de haber dado 3 versiones distintas y rocambolescas sobre lo ocurrido.
Torrevieja, donde se produjo la muerte de Maja, el último asesinato de un menor por violencia de género de 2015, también fue el escenario del crimen en el que perdió la vida Patrick, 10 años y una puñalada letal en el tórax por parte de la pareja sentimental de su madre. Habían discutido los adultos y pagó las consecuencias el niño, quien ya había confesado anteriormente a una vecina que el hombre -con antecedentes por agresiones a 4 mujeres anteriores- le pegaba.
El balance negro del año lo completan Carlos y Cristina, de siete y 14 años, que perdieron la vida junto al padre del pequeño y su abuela en una explosión de gas en Villajoyosa. La investigación de lo que pareció en principio un accidente fue revelando luego detalles que evidenciaban que nada ocurrió por azar. Los niños y la mujer fueron asesinados antes de que la vivienda saltara por los aires.
Dicen las estadísticas oficiales que "44 menores han sido asesinados en la última década por sus padres, 26 de ellos durante el régimen de visitas". Que 50 menores de 18 años quedaron huérfanos en 2015 por culpa de la violencia de género. Que han sido 57 las mujeres asesinadas por sus parejas o ex parejas en los últimos 12 meses. Lo que no cuentan son los casos de niños que no murieron pero quedaron heridos en lo más profundo al ser testigos del crimen de sus madres.
NOTA: ¿Donde estan las cifras de los asesinatos de menores en manos de sus madres? ¿Libertad de Expresión o lobby de Presión? ¿Donde esta la Objetividad de los datos en la Prensa? El Mundo diario "Amarillista"? Las mujeres están en la Carcel, a pesar de la periodista, por supuesto.......