martes, 1 de diciembre de 2015

EE.UU. la violencia doméstica entre parejas gay


www.bbc.com|27 noviembre 2014
Las tasas de violencia doméstica entre parejas homosexuales es más alta que entre las heterosexuales, dice un nuevo estudio.
Cuando se aborda el problema de violencia doméstica, la imagen general que se tiene es la de un hombre siendo física y emocionalmente violento con una mujer.
Sin embargo, un estudio en Estados Unidos indica que las relaciones entre parejas del mismo sexo sufren niveles mucho más altos de violencia doméstica que sus contrapartes heterosexuales.
Es un problema que, hasta hace poco tiempo, ni la sociedad en general ni la misma comunidad LGBT (a lesbianas, gays, bisexuales y transexuales) querían afrontar muy abiertamente.
La nueva realidad de uniones civiles y matrimonios gay en EE.UU. ha cambiado la percepción de este problema y varias instituciones desde el ámbito gubernamental hasta el comunitario están tomando cartas en el asunto.
Imagen pública
Hace 20 años, en la ciudad de Cambridge, Massachusetts, el compañero sentimental de Curt Rogers lo mantuvo prisionero en su apartamento durante 3 horas y media y amenazó con matarlo con un cuchillo y una pistola.
Curt Rogers abrió un centro de asistencia para víctimas del abuso entre parejas gay.
Tras horas de conversación, Rogers logró escapar y encontrar un refugio donde esconderse. Aunque para él fue una horrorosa experiencia, en su momento no pensó que había sido víctima de un crimen (....)

"Doble armario"
Sin embargo, otro estudio realizado en 2014 por la Escuela de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern, en Chicago, que analizó los datos de 4 informes anteriores en los que participaron 30.000 personas, llegó conclusiones que van mucho más allá.
"Uno de nuestros sorprendentes descubrimientos fue que las tasas de violencia doméstica entre parejas del mismo sexo son consistentemente más altas que las de parejas heterosexuales", afirmó Richard Carroll, psicólogo y coautor del informe.
Las víctimas de la violencia doméstica entre parejas del mismo sexo creen, de alguna manera, que merecen esa violencia por un sentimiento negativo sobre ellos mismos que han interiorizado. Intrigados por sus hallazgos, el equipo de Carroll empezó a investigar las razones detrás del problema (...)

Hombre vs. hombre
Fue precisamente así como se sintió Curt Rogers después de su experiencia.
La Red empezó como un servicio de asistencia para lesbianas que ahora se extiende a toda la comunidad LGBT.
Durante años, antes de ser amenazado de muerte, se acusó a sí mismo de la violencia a la que era sometido por su pareja, asistiendo a una serie de reuniones de autoayuda para mejorar la relación y evolucionar como persona.
Pero cuando finalmente reconoció que estaba siendo abusado, tuvo dificultades en encontrar ayuda para poder liberarse de la situación.
"Si tú eras un hombre llamando a una línea de violencia doméstica te colgaban el teléfono o te referían a un programa de intervención para abusadores", recalcó. "La presunción era que debías ser un abusador que necesitaba ayuda".
"Existe una creencia de que la violencia doméstica es cosa de sexismo, pero no lo es", aseguró Rogers (....)

Nuevas leyes
Pero Katie Atkins, de La Red, señala que algunas personas todavía no entienden que el abuso es un problema de poder y control y no necesariamente relacionado a las ideas tradicionales de fuerza física.
En Cambridge, Massachussets, se fomenta la conciencia sobre la violencia doméstica en todos los ámbitos.
"A una percepción equivocada respecto a la violencia doméstica LGBT, que si alguien es abusador, tiene que ser la persona que asume el rol masculino la que es culpable y eso es definitivamente falso", afirmó.
Los activistas dicen que una mayor conciencia sobre la violencia en las relaciones gay aumentará con la aprobación de una nueva versión del Acta sobre la Violencia contra la Mujer, que ahora incluye cláusulas de no discriminación.
Esto significa que los fondos que llegan a través del acta, aun en estados que no reconocen las uniones civiles o matrimonios gay, pueden ahora ser destinados a cualquiera, sin importar su orientación sexual o identidad de género.
Además de beneficiar a la comunidad homosexual, estas nuevas cláusulas significan que los hombres abusados por mujeres en una relación heterosexual también tendrán acceso a mejores servicios.
"No se apretará un botón y de repente todos estarán incluidos", concluyó Rogers, "pero es una sólida base legal que puede llevar las cosas a un escaño más alto".
-->
Hasta ahora, es en los estados liberales como Massachusetts donde se le presta mayor apoyo a las víctimas gay de la violencia doméstica, aunque hay señales de un lento cambio en el resto del país.