viernes, 25 de diciembre de 2015

Denuncia a su exmujer por "sustraer" a su hija de 8 años


 y llevársela a Hungría.

Belén Rodríguez/ Ciudad Real/23.12.2015
Rogelio Jorge Martín, un divorciado ciudarrealeño con una hija de 8 años, pasará unas duras Navidades. La semana pasada, sin avisar y pese a tenerlo expresamente prohibido en el convenio de divorcio que tienen firmado, la madre ha sacado a la menor del país, sin decirlo en el colegio ni respetar el fin de las clases, y se la ha llevado a Hungría, por lo que ha puesto una denuncia por “sustración internacional de menores” ante la Guardia Civil, que teme que no sirva para nada. “Yo creo que ya no vuelven y me siento impotente”, ha relatado a este periódico.
“Esto lo llevamos advirtiendo desde hace tiempo. Ella quería llevarse a la niña a Hungría en contra de su voluntad, la mía y la leyes, y al final lo ha conseguido”, explica desesperado el padre que no entiende que no se pueda detener a su exmujer o impedir de alguna manera que se haya ido con la cría.
Divorciados hace 3 años, ambos progenitores tienen la patria potestad de la menor que es española. La custodia la tiene la madre pero con un amplio régimen de visitas paterno: 4 días una semana y 2 otra; mientras que la niña asiste con regularidad al colegio La Alameda de Poblete, lugar de residencia de la madre.
Rogelio reconoce que desde que se divorciaron siempre ha tenido temor de que su ex se llevase a la niña, y consiguió que en el convenio de divorcio se recogiese expresamente que quedan prohibidos de forma expresa “viajes de la menor al extranjero fuera de los periodos vacacionales sin la autorización del progenitor, y que para salir con su hija fuera de la localidad debe avisar con una antelación mínima de 2 semanas”.
Este conflicto de base se complicó el mes pasado. Al anuncio de la madre de querer llevarse a la niña se han sumado 5  denuncias del padre, la más grave, según la documentación aportada  por el progenitor a Lanza, por venta de fotografías de su hija a una web de Estados Unidos, algo de lo que según dice tiene pruebas: hay un acta notarial, y también por una supuesta agresión de la madre a él y a su nueva pareja. “Está claro que se ha ido para no responder por todas estas denuncias que siguen su curso”, opina.
La Guardia Civil, que logró contactar con la madre e incluso hablaron con la niña y comprobaron que está bien (dijo que no quería estar en Hungría, sino que quería venirse a España), han explicado que por el momento sólo se ha producido una infracción de medidas civiles y se está a la espera de la evolución de los acontecimientos (la madre podría volver después de las fiestas).
Se la llevó engañada
El padre de esta menor asegura que su hija se ha ido a Hungría totalmente engañada. “Si llegamos a saber algo de esto antes no lo permito, mantiene. Y añade que desde hace tiempo la convivencia entre madre e hija (ella tiene la custodia) no es la  correcta, que la madre la descuida, le grita a menudo, “mi hija le tiene miedo”.