martes, 24 de noviembre de 2015

Pasos para un divorcio pacífico: ¿es posible?

Cómo tener un divorcio amistoso

Laura Vélez  •   22 de noviembre de 2015

Cuando un matrimonio acaba en divorcio el dolor es doble porque al desamor se le une la batalla por ver quién puede más. Pensiones compensatorias, pensiones alimenticias, quién se queda con la casa, qué hacemos con los niños. 
La guerra familiar se presupone inevitable, pero debería ser posible un divorcio pacífico con el que poner punto y final a una historia de amor.

Cómo se pude tener un divorcio pacífico

No es como si tu marido se marcha de casa y no vuelve a aparecer jamás. Un divorcio implica largos meses de trámites y peleas por los bienes materiales y por los hijos si los hay. Todo pensando en el bien común, dicen, pero la mayoría de las veces no suele ser así. Sin embargo, un divorcio amistoso también es posible.
1 Aceptar. El 1º paso para conseguir un divorcio pacífico es aceptar que la relación se ha roto. No es el momento de buscar culpables, de analizar qué falló, porque eso ya debería estar hecho en el momento en que se rompe la relación
Es el momento de aceptar que es el final de vuestro matrimonio.
2 Rencor. Las emociones negativas como el rencor, el despecho o la rabia son las que llevan a las parejas que están divorciándose a iniciar guerras estúpidas por el reparto de los bienes materiales. Desde objetos hasta propiedades, somos capaces de convertir cualquier cosa en el reflejo de nuestro odio.
3 Venganza. Es otra de las emociones negativas que impiden el divorcio amistoso. Devolver el daño que tu expareja te ha hecho no te va a hacer sentir mejor por más que consigas unos cuantos ceros más en tu cuenta bancaria. Un divorcio es una ruptura y la única venganza posible y positiva es olvidar a tu expareja cuanto antes, sacarla de tu vida.
4 Hijos. El tema de los hijos en un divorcio es tal vez el más delicado. Niños que ven cómo su familia se rompe cuando deberían estar asistiendo a una separación pacífica, a una transformación de la familia teniéndolos a ellos protegidos en todo momento. No utilizados.
5 Asesoramiento. Los asuntos legales que implican un divorcio se nos escapan y por eso necesitamos contar con profesionales. Dejar bien claro a los abogados que tu divorcio no es un expolio de los bienes de la pareja es la única postura válida para que la ruptura del matrimonio no se convierta en un largo proceso de odio y venganza.

Nota: Desde la Asociación Padres y Madres en Acción (PAMAC) colaboramos con bufetes de Abogados especializados en Familia, con más de 30 años de experiencia. No te dejamos tirado como otros abogados "de Familia".