lunes, 16 de noviembre de 2015

¿Cómo puedo aprovechar la recta final del año para ahorrar en mi declaración de la renta?




El ejercicio que está a punto de acabar ha estado marcado por algunos cambios fiscales que conviene tener muy en cuenta en nuestra próxima declaración de la renta.
Queda poco para terminar 2015 y son muchos los que ya están haciendo cuentas de lo que ha sido el año en términos fiscales de cara a la declaración de la renta del próximo año. El ejercicio que está a punto de acabar ha estado marcado por algunos cambios fiscales que conviene tener muy en cuenta en nuestra próxima declaración de la renta.
En 1º lugar, cabe recordar que partimos de una rebaja fiscal del IRPF y de las rentas del ahorro que, aunque no supone un ahorro elevado –sobre todo para las rentas más modestas, a las que incluso alguna medida, como la eliminación de la exención para los 1.500 euros de dividendos, les perjudica-, hay que tener en cuenta.
En el caso de los mayores de 65 años, la campaña de la renta 2015 traerá una novedad importante, pues no estarán obligados a tributar las plusvalías obtenidas por la venta de viviendas, acciones o cualquier otro activo siempre que se hayan destinado a crear una renta de ahorro vitalicia en un plazo de hasta 6 meses. La cantidad máxima exenta de tributación es de 240.000 euros.
Por su parte, quienes tengan posibilidad de ahorrar podrán disfrutar en la próxima declaración de la exención de los rendimientos positivos que generen los nuevos Planes de Ahorro a Largo Plazo, conocidos como Planes de Ahorro 5, siempre que exista una permanencia de al menos 5 años desde la 1ª aportación. No obstante, en la situación actual, con los tipos de interés “por los suelos” el beneficio fiscal será muy limitado.
Los inquilinos de una vivienda en alquiler que firmaran su contrato después del 1 de enero de este año ya no podrán beneficiarse de las deducciones estatales de las que disponían hasta ahora, aunque sí de las autonómicas, donde se contemplen. Sin embargo, los caseros siguen contando con el beneficio fiscal que ya tenían, si bien será de un 60% de reducción en todos los casos, no pudiendo aplicar la del 100% en los supuestos de arrendatarios menores de 30 años, como hasta ahora.
Por otra parte, la solidaridad también tiene su recompensa en la declaración del año que viene. Las donaciones a ONGs pueden desgravarse entre el 10% y el 32,5% -50% para los primeros 150 euros-, mientras que las aportaciones a un partido político pueden suponer un ahorro de hasta 120 euros el próximo año.
De este modo, se pueden aprovechar estos últimos días del año para tomar algunas decisiones, en la medida de nuestras posibilidades, que tengan un impacto positivo en el retrato fiscal que tendremos que realizar la próxima primavera.
En otros Medios: cincodias.com/

Relacionadas