lunes, 12 de octubre de 2015

Los informes sobre la custodia de menores arrastran un año de retraso

Sede del Instituto de Medicina Legal en Badajoz.
Sede del Instituto de Medicina Legal en Badajoz. / HOY
El Equipo de Atención Psicosocial es clave para que los juzgados puedan tomar una decisión, pero el colapso actual retrasa el proceso hasta 15 meses
El equipo de Atención Psicosocial de Badajoz, encargado de valorar qué tipo de custodia puede ir mejor a los hijos de parejas que han roto su convivencia, acumula 15 meses de retraso en el proceso de valoración.
Esa tardanza afecta negativamente a la resolución definitiva de procedimientos civiles en los que la autoridad judicial considera necesario contar con la opinión de los expertos antes de tomar una decisión.
La situación ha sido denunciada por una madre que espera desde hace meses la elaboración del informe que será clave para que el juzgado de Familia de Badajoz determine si finalmente le concede la custodia de sus hijos, como así solicita la afectada.
Casos como el suyo se amontonan en estos momentos en los juzgados que atienden asuntos de familia en la provincia de Badajoz, cuyos jueces dependen de la realización de esas valoraciones psicosociales para otorgar las custodias de los hijos.
El Equipo de Atención Psicosocial de Badajoz está formado actualmente por 1 psicóloga y 1 trabajadora social que tienen el encargo de realizar informes en los que se abordan los aspectos psicológicos y sociales que pueden ser claves a la hora de decidir si los hijos de las parejas en conflicto deben beneficiarse de una custodia compartida o vivir sólo y exclusivamente con uno de los progenitores.
En sus inicios, este equipo atendía sólo los casos que veía el juzgado de Familia de Badajoz, pero con el paso de los años se creyó conveniente aumentar sus competencias y ahora presta sus servicios también a todos los juzgados civiles que llevan temas de familia en los distintos partidos judiciales de la provincia pacense.
Los últimos escritos remitidos por el Equipo Técnico Psicosocial del Instituto de Medicina Legal de Badajoz advierten de que el creciente nº de demandas de peticiones de pruebas periciales que reciben provoca una demora de un año «desde la recepción de la solicitud de informe pericial hasta que las personas implicadas en el procedimiento pueden comparecer ante el equipo».
La espera llegó a ser incluso más larga durante el pasado verano, cuando el propio equipo indicó que las solicitudes podrían tardar en resolverse entre 14 y 15 meses.
Fuentes judiciales han señalado que la situación actual «chirría». La razón está en que el juzgado de Familia de Badajoz logra resolver los procedimientos en un plazo de unos 6 u 8 meses, pero luego el procedimiento se paraliza porque no llega el informe psicosocial.
«Si no hay medidas provisionales, puede pasar más de 1 año sin que la custodia de los menores esté sujeta a una resolución judicial», alerta María de los Ángeles Jiménez, una de las letradas afectadas por esta situación.
Esta abogada asegura que en Badajoz son pocos los letrados con asuntos de familia que no se encuentran con este inconveniente. «La jueza puede escuchar a los padres, también puede escuchar a los hijos si tienen uso de razón, pero el Equipo Psicosocial se pone en contacto con el colegio donde estudian, con los servicios sociales y con otras instituciones que pueden aportar información clave para saber qué tipo de custodia le puede ir mejor al menor».
Para todo tipo de casos
Nadie oculta el retraso, aunque otras fuentes consultadas por HOY justifican el colapso actual porque los letrados acostumbran a solicitar esos informes para todo tipo de casos. «Al principio sólo se requería el informe en los procesos más conflictivos, por ejemplo cuando existía una desestructuración muy fuerte y un grave conflicto entre los padres, pero ahora es habitual que se pida el informe para casos que se podrían resolver sin necesidad de ese informe».
El colapso que sufre el Equipo de Atención Psicosocial de Badajoz no se ha producido de forma sorprendente sino que es consecuencia de un largo proceso en el que la sobrecarga de trabajo ha ido acumulando informes pendientes.
En estos momentos, los 2 técnicos que componen este equipo dependen del Instituto de Medicina Legal de Badajoz, cuya sede se encuentra junto al campus universitario. Es allí donde trabajan la psicóloga y la trabajadora social que entrevistan a los menores y recaban datos que permiten conocer sus preferencias y el entorno que mejor se adapta a sus necesidades.
Tanto el juzgado de Familia de Badajoz en su momento, como el Instituto de Medicina Legal de Badajoz, en la actualidad, han elevado multitud de escritos al Ministerio de Justicia para solicitar la creación de un nuevo equipo o un refuerzo que permita acabar con las demoras.
Piden más vacantes
En fechas recientes, la asesora del Gabinete del Ministro de Justicia, Ana García y García-Alcañiz, incluso ha comunicado que la Subdirección General de Medios Personales al Servicio de la Administración de Justicia solicitará con carácter inmediato al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas autorización para cubrir varias plazas vacantes en Badajoz con «personal laboral temporal hasta que sean ocupadas por personal fijo».
García y García-Alcañiz ha confirmado que en la capital pacense existen vacantes en 1 de los 3 equipos técnicos (formado cada uno de ellos por 1 psicólogo y 1 trabajador social), así como en uno de los 2 equipos de menores (integrados por 1 psicólogo, 1 trabajador social y 1 educador).
HOY ha contactado con la Delegación del Gobierno en Extremadura para saber en qué punto está esa petición, pero hasta ahora no ha obtenido respuesta.