jueves, 24 de septiembre de 2015

Divorcio: ¿Te arrepientes de tus tatuajes?



El nombre de un antiguo amor, la fecha de una boda que acabó en divorcio o el símbolo de moda de la adolescencia son algunos de los tattoos en los que más empeño ponemos en eliminar.
ALBA GALVÁN | Madrid - 23-09-2015 |
Considerado un arte, la cultura del tatuaje procedente del neolítico está cambiando sus tendencias y cada vez son más aquéllos que deciden eliminarlos de su piel… Lo que en principio iba a ser para toda la vida, para algunos se convierte en un problema con el paso de los años…
El 26% de los jóvenes españoles están tatuados, mientras que el 60% de las personas que tienen un tatuaje se arrepiente de habérselo hecho.
Según expertos de Tatualia, el 26% de los jóvenes españoles en edades comprendidas entre los 19 y los 29 años están tatuados. Sin embargo, a partir de los expertos de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME) en este caso, podemos saber que más de un 60% de las personas que tienen un tatuaje se arrepiente de habérselo hecho, por lo que muchos de ellos acuden a clínicas especialistas en su eliminación.
La técnica común más utilizada es un láser que genera pulsos de energía con una longitud de onda específica actuando sobre las partículas de pigmento de tinta que absorben la energía y estallan, fragmentándose en otras de un tamaño inferior”, explica desde Tatualia.
Respecto al perfil de los “arrepentidos”, estos suelen ser hombres de unos 30 años. Además, el tema de la inserción laboral es clave a la hora de buscar trabajo. El nombre de un antiguo amor, la fecha de una boda que acabó en divorcio, o el símbolo de moda de la adolescencia son los tatuajes más eliminados.
Además, parece ser que las nuevas tecnologías y los tatuajes tampoco se llevan bien. Tras el reciente lanzamiento de los relojes inteligentes o los smartwatch, se ha detectado un incorrecto funcionamiento de los mismos en muñecas tatuadas. El problema está en los sensores cardíacos de la parte inferior del reloj, que no reconoce bien la piel cuando está cubierta de tatuajes, por lo que todo apunta a que la manera de absorber la luz de la piel tatuada es el origen de la incidencia.
“Respecto al tamaño del tatuaje, nuestros clientes demandan más los pequeños o medianos, ya que las personas que se decantan por tatuajes de mayor tamaño son personas a las que realmente les gusta la cultura del tattoo y no suelen arrepentirse”.
Según explican también desde Tatualia, los más difíciles de borrar son los de tinta rosa, amarilla y blanca, mientras que las zonas que más trabajan son los tobillos, las muñecas, la espalda y los brazos.
Además, ahora con el comienzo del otoño, la técnica láser es más adecuada porque la zona a tratar debe evitar la exposición solar.