miércoles, 23 de septiembre de 2015

Así matan las mujeres: Los secretos de las asesinas

SARA MONTERO | Las mujeres matan menos, pero son más sutiles y calculadoras. Planifican cuidadosamente los detalles de sus crímenes y prefieren no usar la violencia. No existe un perfil exacto de la homicida, pero algunos profesionales han desvelado a Yo Dona cómo asesinan las mujeres.
Que una mujer cometa un asesinato es una rareza estadística en nuestro país. Frente a los 3.177 hombres que se encuentran encarcelados por homicidio, solo hay 210 mujeres, según las estadísticas de Instituciones Penitenciarias. "Hay 2 posibles explicaciones básicas, la biológica y la cultural. El hombre tiene más agresividad motora que la mujer. Eso tiene relación con la testosterona y el cromosoma Y", alega José Luis Carrasco, psiquiatra del Hospital San Carlos de Madrid. "La antropología dice que el hombre era el cazador y la mujer se quedaba en la cueva y cuidaba a los hijos. Eso tiene relación con el desarrollo de una mayor agresividad. En el neolítico, esa misma agresividad se trasladó de la caza a otras competiciones como la agricultura. Ahí se dice que el hombre tiene que ser más agresivo y defender el territorio".
"La mujer es más verbal, mientras el hombre es más directo. Ellas tiene mayor capacidad de guardar los sentimientos y dejarlos para otro momento", comenta el doctor. Esto significa que a la hora de planificar un crimen, los hombres son más impulsivos, mientras las mujeres elaboran estrategias más complejas.
El excomisario Ángel Galán ha trabajado más de 44 años en la Policía hasta que se jubiló, ahora lidera el Instituto de Probática e Investigación Criminal (IPIC), donde realiza cursos de criminología. Ha liderado algunas de las investigaciones más relevantes de los últimos tiempos y tras años de ver huesos enterrados, restos humanos apilados en bolsas o paredes repletas de caóticas manchas de sangre, ya no hay nada que le sorprenda: "Todos matamos por lo mismo: odio, dinero, poder o amor", contesta. Aunque Carrasco aprecia un matiz: "Las mujeres asesinan por poder también, pero no relacionado con la acumulación material, sino por control social".
Aunque no existe un patrón común en los homicidios ni hay un perfil de 'asesina', todos los rasgos que describen estos profesionales se materializan en un caso reciente, y protagonizado por 4 mujeres, que aún se encuentra a la espera de juicio: el caso Carrasco. (....)
El hecho de que la mujer planifique minuciosamente el homicidio, no significa que pueda cometer "el crimen perfecto", ni que la escena sea más ordenada o más limpia: "Cuando la mujer tiene un 'shock' tan fuerte, le deja más paralizada. Ellas sufren mucho más por su conciencia y tratan de huir de esa imagen y esa escena", explica el ex-comisario.
Lo imposible:una mujer matando a sus hijos.
(....) De todos los crímenes, el más incomprensible es aquel en el que una mujer asesina a sus hijos. Cada vez que esto ocurre, la sociedad entra en 'shock' por lo innatural del acto. "Es raro que una mujer haga esto si no hay una enfermedad mental detrás", asevera Carrasco. (...)

"Hay un tipo de homocidio que se llama 'suicidio by proxy'. Se ve en las madres que piensan que no pueden más en este mundo, donde todo es sufrimiento, y no quieren que sus hijos estén tampoco aquí", comenta Carrasco. En algunos casos, los padres ponen fin a la vida de sus hijos para intentar liberarles de los peligros irremediables del mundo. (...)
Por lo inexplicable del hecho, la sociedad siempre tiende a buscar una enfermedad mental tras un asesinato tan brutal. Y no siempre es así: "Preferimos pensar que tiene una patología porque el mal da mucho miedo. Tenemos la ilusión de que la medicina puede curar, pero nada puede controlar el mal".