viernes, 7 de agosto de 2015

Por divorcio, a la Argentina


A las 7:30 de la mañana del 1º lunes de agosto, Sebastián Coppola inauguró en Argentina el divorcio "exprés", que promete convertirse en muy popular. Coppola estuvo casado solo 27 días con su esposa y se separó de ella hace 26 años, pero nunca más se volvieron a ver y no pudo ponerse de acuerdo con ella para divorciarse.
Desde el 1º de agosto, cuando empezó a regir el nuevo Código Civil, para divorciarse en la Argentina ya no es necesario probar la infidelidad o el maltrato, ni siquiera tener el consentimiento de las 2 partes.
Bastará con la voluntad de uno de los miembros de la pareja, que deberá presentarse ante el juez y realizar el trámite. El nuevo Código no requiere un plazo mínimo de matrimonio o de separación previa para disolverse. También permite acordar antes del casamiento que los cónyugues mantengan separados los bienes y las deudas.
En Internet empezaron a aparecer sitios para tramitar el divorcio en línea, como la página “Divorcio a 1 click”, cuyo anuncio dice: “Puede comenzar su proceso de divorcio en 5 minutos desde su trabajo o su casa sin necesidad de seguir ningún procedimiento legal”. Algunos abogados cobran el equivalente a 1.000 dólares para hacer el trámite.
En América Latina se vienen modernizando y flexibilizando las legislaciones para facilitar el divorcio, pero hasta ahora ningún país ha hecho una reforma tan liberal, permitiendo que solo 1 de los cónyuges pueda dar por terminado el matrimonio sin consentimiento del otro y sin más requisitos.
En Colombia, el divorcio se puede tramitar de manera muy rápida ante notario pero solo por mutuo acuerdo.
En Perú y Brasil el divorcio solo puede ser por mutuo acuerdo o por una causal justificada.
En Chile se puede hacer de manera unilateral, pero 3 años después de terminada la convivencia.
En Bolivia deben pasar 2 años de separación para que 1 de los cónyuges pueda pedir el divorcio sin la voluntad del otro, y en Uruguay deben pasar 2 años de matrimonio.