domingo, 9 de agosto de 2015

El divorcio es un problema social

07 Aug 2015
El divorcio es un problema social muy serio que está carcomiendo la integridad de los matrimonios y la familia, máxime cuando estos no están en continua relación con Dios, fuente que fortalece los vínculos conyugales.
En una ocasión, los fariseos le preguntaron a Cristo: ¿Es lícito al hombre repudiar a su mujer por cualquier causa? – Mateo 19:3. Desde luego que los fariseos eran una orden religiosa muy liberal en este punto y practicaban el divorcio por toda causa imaginable. Sin embargo, Jesús les enseña que el matrimonio es inviolable y les dice: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo?, por tanto el hombre dejará a padre y madre y se unirá a su mujer, y los 2 serán una sola carne – Mateo 19:4-5. 
Jesús cita el propósito que en la creación tuvo Dios para la unión marital, ya que era el propósito de Dios que marido y mujer fueran una sola carne; toda disolución del matrimonio va contra la voluntad de Dios.
La señora Judith Wallerstein escribe acerca del impacto negativo que el divorcio tiene en los hijos: “En general, después del divorcio en la familia, los hijos no parecen felices, saludables o bien adaptados, aunque uno de los padres o ambos se sientan más felices”.
Estudios nacionales muestran que los hijos de padres divorciados que se han vuelto a casar son más agresivos con sus padres y maestros. Experimentan más depresión, tienen más dificultades de aprendizaje y sufren más problemas con los compañeros que los hijos de matrimonios estables.
Ser hijo de padres divorciados significa sentirse solo, aislado y enojado durante la infancia, significa no tener opciones en cómo pasar el tiempo y se siente un ciudadano de 2ª clase comparado con sus amigos de familias estables. (Continuará…).
P.D.: No compartimos la idea del autor, dado que el Divorcio es la solución a los problemas de Comunicación de la pareja y no tiene motivos religiosos. Otra cosa, es la regulación del mismo que tiene intereses politicos y religiosos en cada sociedad.