miércoles, 29 de julio de 2015

Septiembre, el mes de los divorcios

Mucho calor, pero bien recibido. Sino hiciera esta temperatura en pleno verano… Son días de descanso para unos, de reflexión para otros, de gozo con la familia para la mayoría… pero de desazón para unos cuantos. En vacaciones es cuando más tiempo pasamos con la pareja y con los hijos y estadísticamente está comprobado que en Septiembre, tras el periodo vacacional, aumentan considerablemente las peticiones de separación, divorcio o guarda y custodia.
Comentaros que, aunque no estés casado, si de tu relación ha habido descendencia tendrás que regular el rompimiento de la relación mediante un proceso judicial, en este caso, de guarda y custodia que es exactamente igual que un proceso de separación o divorcio. 
Existen 2 modos de plantear el procedimiento, de forma contenciosa o de mutuo acuerdo. Los abogados siempre recomendamos el mutuo acuerdo, antes siempre pedimos que hayas valorado la opción de una reconciliación, o de daros un tiempo para reflexionar. Sólo cuando tengáis la decisión tomada conforme los caminos de los 2 se separaron hace mucho tiempo, conforme ya no hay objetivos comunes, conforme cada uno tiene su vida dentro de la vida familiar y cuando sólo te atan los recuerdos… lo mejor para ambos, y por supuesto para los hijos, es regular el fin del matrimonio o de la relación sentimental. Y es aquí cuando hay que agotar los cartuchos para tratar de alcanzar un pacto que beneficie a todos, por supuesto a los hijos si los hay, porque por ellos, los hijos, se mueven montañas y es porque el amor hacia ellos es incondicional, es mágico, es para toda la vida. 
Si las razones que defiendes te impiden alcanzar un mutuo acuerdo, el proceso correcto será el contencioso, un proceso más largo, más complejo y más costoso que se iniciará con una demanda que deberá contestar tu ex pareja así como el ministerio fiscal y que se resolverá tras la celebración de una vista mediante sentencia. (Si os parece dejaremos para otro post los detalles de cada tipo de procedimiento).
Así que en verano, reflexiona, medita y toma fuerzas para tomar decisiones y si una de ellas es querer ser feliz para hacer feliz a los que te rodean, sé firme, asimila la situación y… ¡adelante, camina! La felicidad se la merece todo el mundo! Pd1: yo aprendí hace mucho tiempo de una frase… Exprime cada día de tu vida… ¡Nada vuelve! Pd2: en post anterior os comente que os aclararía a cargo de quien van los gastos del campamento de verano: la respuesta es…. ¡Depende! Si se pacta… según pacto; si no, lo abona al 100x 100 quien necesite incurrir en ese gasto.
En cuanto al tema del régimen de visitas ordinario, ¿cómo se retoma a la finalización de las vacaciones? Respuesta: si no hay pacto, empieza el que no lo haya tenido en su compañía el último fin de semana de las vacaciones (y no el que no lo haya tenido el último fin de semana anterior al inicio de las vacaciones).
¡Que tengáis feliz lunes!