sábado, 20 de junio de 2015

Puebla: La ley vs los padres: La pelea por la custodia

padres_solteros_2
Aranzazú Ayala Martínez
@aranhera/Puebla/Mexico/jun 19, 2015
En Puebla, los hijos siempre quedan en custodia de sus madres. O casi siempre. Salvo casos en donde la mamá dice abiertamente no querer la custodia del menor, a los jueces les importa poco si la mujer es la más apta para cuidar al menor o lo es el padre. La idea tradicional es que la madre es la que educa.
La propia ley plantea que hasta los 7 años los hijos deben quedar al cuidado de la madre, sin importar que no tenga suficientes recursos económicos para darle una vida digna. Carlos Arturo Arellano, abogado de profesión e integrante del buró legal Normatta explicó en entrevista que en la legislación poblana no existe un capítulo como tal que tipifique la custodia de los menores, sino que todo el entramado legal se incluye dentro del capítulo de divorcio.
Dijo que si bien en la teoría se reconoce el derecho de convivencia con ambos padres, en la práctica las cosas son diferentes. Siempre hay una tendencia marcada en los jueces a otorgar la patria potestad a las madres, tanto de parte de los jueces como de las juezas, y nunca se valora en realidad cuál de los 2 progenitores es cualitativamente la mejor opción para quedarse con la custodia. 
El abogado explicó que en muchas ocasiones no importa que se diga y acredite en juicio que la mamá los maltrata o no les de los alimentos en horas específicas: aún así es bastante complicado que el juez otorgue la custodia el padre. Por default, insiste, la custodia va para las mujeres.
“Siempre se le otorga preferencia a la madre porque digamos que los 1º meses y años de vida la mujer  se supone que viene más preparada para la tarea por la identificación del hijo con la madre”, dijo el litigante, quién también ostenta una maestría en administración pública.
Aunque no esté tipificado a favor de la madre sí hay cierta preferencia, que se agudizan cuando la juez es mujer. Además, en la mayoría de los juzgados las juezas son mujeres.
“Entonces, en cualquier juicio familiar en que se involucra la cuestión de la custodia es difícil que se la den al padre a menos que la propia mujer no quiera la custodia.” Esto, pese a que la ley vigente dice que “debería procurarse en lo posible el régimen de custodia compartida del padre y la madre, pudiendo los menores permanecer de manera plena e ilimitada con ambos padres”.
En el caso de Édgar, que vive como papá soltero, él tiene la custodia de su hijo de 9 años. Y durante todo ese tiempo la mamá del menor desapareció legalmente del mapa. Aunque en el papel aparecen los 2, él está como tutor de su hijo.
Al principio no fue fácil porque en la escuela a la que iba su hijo cuando era más pequeño estaba mal visto que viviera como padre soltero. Durante los 9 años de vida de su hijo, sólo una vez su mamá fue a dejarlo a la escuela, pero se le olvidó ir por él y Édgar tuvo que ir a buscarlo en la tarde.
Dice que aunque hubo problemas ya los superaron y le bastaría con una firma para tener la custodia. En su caso, aunque no hubo ningún proceso legal contra la mamá de su hijo, sí hubo un respaldo jurídico porque ella se fue a vivir a otra ciudad y los abandonó. Él hizo una constancia de hechos y aunque no terminó los documentos de la completa custodia se quedó con su hijo, y dice, “legalmente pues sí se ve así”.
Carlos cuenta también su caso, y dice que la mamá de sus dos hijos tiene la custodia, y pese a que ha incumplido constantemente a lo largo de los años en los días de visita acordados y todas las reglas impuestas, los jueces nunca han hecho caso de sus quejas.
Aunque la ley dice que “la custodia puede establecerse de manera compartida y mediante ella se determinan derechos iguales de convivencia en favor de los menores con sus padres y demás familiares”, en su caso la mamá de sus hijos incumplió y aún así nada se modificó. No hubo ninguna consecuencia ni sanción y la situación quedó igual, con la idea inicial de que la mujer es la ideal para cuidar a los hijos sin tomar en cuenta las circunstancias particulares de cada caso.
La legislación de Puebla establece que a partir de que el menor cumpla 7 años cualquiera de los integrantes de la pareja, padre o madre, puede pelear la guarda y custodia. La ley dice que “en caso de que algún ascendiente tuviese la custodia, el otro que no la posee después de los 7 años, podrá demandar en lo posible custodia para ambos padres, lo anterior en función de las posibilidades de estos y aquellos, así como que no exista, con alguno de los progenitores, peligro alguno para su normal desarrollo”. Pero si un padre pasa 1 año sin ver a su hijo, dice el abogado, “es evidente que si llaman a juicio al menor no va a querer estar contigo porque eres un extraño. Es bastante complicado.”
Pareciera que la única manera de que el papá tenga la posibilidad de tener a su cargo la guardia y custodia de los hijos, antes que la madre es cuando hay poder y dinero de por medio. Y el ejemplo más claro de eso es el ex gobernador Arturo Montiel, quién gracias al dinero e influencias mantiene consigo a los hijos procreados con la francesa Maude Versini.
Por último el abogado aseguró que en general en el estado de Puebla la situación es desfavorable para los padres y que aunque no podría decirlo a ciencia cierta, es posible que en el resto del país pase algo similar.