miércoles, 10 de junio de 2015

Los problemas de las Custodias Monoparentales


El sorprendente problema de los padres divorciados: Generalmente, después de un divorcio los hijos pasan más tiempo con sus madres que con sus padres.  
Ese tiempo no compartido puede tener un efecto empobrecedor en las relaciones entre los papás y sus hijos. 
Por Wendy Jessen, FamilyShare/Agencias/lunes, 08 de junio del 2015.
El divorcio nunca es una decisión fácil, especialmente cuando hay hijos de por medio. Un matrimonio destrozado no sólo altera las vidas de la pareja, sino también la de los hijos dentro de la familia.
Otro efecto secundario del divorcio es la relación menguante entre los papás y sus hijos. Obviamente, intervienen otros factores además del divorcio propiamente dicho, pero éste tiene un impacto. "… el principal efecto generalizado del divorcio durante la infancia resultó claramente negativo para las relaciones del padre más adelante o en la vida adulta. Tanto el nivel de contacto como la calidad de la relación entre los hijos adultos y sus padres que se divorciaron fue en general más pobre que entre los hijos adultos y sus padres que continuaron casados", dijo Harry Benson de la Marriage Foundation.
¿Por qué ocurre esto? ¿Qué pasa en los divorcios que puede modificar la relación entre los padres y sus hijos? El artículo mencionado señala que el mayor grado de conflicto entre los papás y las mamás trae aparejadas relaciones entre padre-hijo más deficientes. Asimismo, también incide considerablemente el tiempo que los papás pasan con sus hijos –tanto antes como después del divorcio.
Los papás que están más comprometidos con sus hijos antes del divorcio tienen más probabilidades de seguir haciéndose tiempo para estar con ellos una vez terminado el matrimonio. Sin embargo, también es cierto lo opuesto –a padres que compartían menos cosas con sus hijos antes del divorcio les costó mucho más hacerse tiempo para sus hijos después del divorcio. Asimismo, los padres casados también están en desventaja si no consideran prioritario el tiempo con sus hijos.
¿Cómo pueden hacer los padres para garantizar relaciones con sus hijos ahora y después, cuando sus hijos ya son adultos?
Reducir el conflicto en el matrimonio
Más allá de que estén casados o se encaminen a un divorcio, las madres y los padres deben tratarse con respecto y amabilidad. No siempre tienen que coincidir, pero pueden por lo menos ser educados. Permitan que sus hijos los vean resolver los conflictos de una manera saludable. Recuerden: sus hijos quizá vean la situación con ojos distintos, lo cual puede resultar problemático para su relación con ellos.
Casados o divorciados, que el tiempo con sus hijos sea tiempo de calidad
Se trata de un factor importantísimo a la hora de tener, o no, una relación con los hijos en el futuro. Si ud. están ausentes de su vida cuando son pequeños o están creciendo en la adolescencia, no pueden esperar tener una relación con ellos más adelante. Como sucede con los amigos, las amistades no se hacen y se conservan a menos que se comparta tiempo con ellos. Tienen que conocerse como individuos, divertirse y jugar juntos y dejar que la relación crezca y evolucione. Las relaciones padre-hijo requieren igual trabajo, si no más, que cualquier otra relación.
Ser un padre divorciado no significará el fin de la relación con sus hijos si ud. no deja que eso ocurra. Debe estar dispuesto a realizar el esfuerzo de pasar tiempo con sus hijos y reducir el conflicto con su madre. Los hijos necesitan madres y padres en sus vidas. Aunque sus hijos ya sean adultos, las relaciones todavía pueden ser rescatables. Pero es necesario que ud. esté dispuesto a dar el 1º paso e invertir su tiempo y su esfuerzo sinceros. Quizá le resulte difícil hacer un esfuerzo y buscar el tiempo para sus hijos, pero valdrá la pena.