viernes, 19 de junio de 2015

España: Hijos del divorcio, un drama sin sorpresas

la informacion.com/(SERVIMEDIA)/ 18.06.15
El 19% de los adolescentes ha vivido un proceso de reconstitución familiar en algún momento de su vida. Esto supone que casi 1 de cada 5 ha tenido que enfrentarse a situaciones de ruptura de la unidad familiar varias veces.
Es una de las conclusiones del estudio “Las familias reconstituidas: la visión de los menores” que la Unión de Asociaciones Familiares (UNAF) presentó este jueves en EspacioCaixa Madrid. Estas nuevas familias se producen por el fallecimiento de uno de los padres y, mayoritariamente, por divorcios y separaciones.
Según la profesora de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid, Alicia Garrido, “cada vez hay más menores que no viven en una familia tradicional. El 27% de los adolescentes del estudio no pertenece a una familia nuclear: el 22% no reside con su padre, el 3% no reside con su madre y un 2% vive en hogares en los que no están presentes ni el padre ni la madre”.
El estudio, basado en más de 3.000 encuestas a adolescentes madrileños también ofrece una vertiente cualitativa en la que se profundiza en los procesos que caracterizan la nueva dinámica familiar en la que se ven inmersos los menores.
SITUACIÓN COMPLEJA
El documento también desvela que la reconstitución familiar vuelve más compleja las relaciones entre los pequeños, pues cada vez son más los que tienen hermanos con los que no residen (un 7%) y aumenta el nº de hogares en los que conviven con hermanastros (un 3%).
Desde UNAF, que arrancó en enero un servicio para asesorar a familias reconstituidas, la preocupación es que la relación de los adolescentes con sus progenitores no se vea afectada, por lo que la organización llama a que todos los adultos implicados definan su papel y no traten de sustituir a los padres. En definitiva, no hay que tratar de funcionar "como una familia tradicional", dicen.
Los hijos son bastante comprensivos frente a la ruptura como con que sus padres o madres tengan nuevas parejas. Llega un momento en que se acepta. Lo que no se acepta es que estos procesos se lleven a cabo con un alto grado de conflicto”, agregó la profesora, refiriéndose especialmente a los roles sexistas que se distribuyen en las familias reconstituidas. Esto provoca, en muchos casos, que la relación con la madrastra sea más conflictiva que la que se mantiene con la pareja de la madre.
Durante su intervención, Gregorio Gullón, responsable del servicio de Atención a Familias Reconstituidas de UNAF, subrayó que “la tasa de separación y divorcios en las familias reconstituidas es más elevada que entre los 1ºs matrimonios”, debido a que hay “grandes focos de estrés” que los hijos actúan muchas veces como “vengadores” de los padres y a que intervienen de forma negativa las ex parejas y las familias de origen de los nuevos miembros.
UNA GUÍA
A todo ello trata de dar respuesta la Guía de Familias Reconstituidas, que cuenta con el apoyo del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. La directora de Familias, Salomé Adroher, reconoció que estas familias, que suponen entre el 6% y el 10,5% del total de las familias (en el 2º caso teniendo en cuenta que el menor viva con los 2 progenitores), son “poco significadas e invisibles” en las estadísticas oficiales, aunque en España son menos habituales que en otros países. 

En torno a 1 de cada 10 familias son de este tipo en España frente a 1 de cada 5 en Francia y 1 de cada 3 en Estados Unidos.
De ahí que Adroher subraye la necesidad de apoyo de las entidades y administraciones a esa nueva realidad, pues “se pasa a una familia en red” y a “una constelación de familias”. Por ello, recordó que Sanidad trabaja en la línea de la educación familiar y parentalidad positiva y animó a los contribuyentes a marcar la “x solidaria” para apoyar al Tercer Sector que trabajan “por las familias, las personas en situación de exclusión, el mundo de la discapacidad y las personas mayores”, entre otros colectivos.