martes, 30 de junio de 2015

PAMAC y Emakunde cuestionan la Ley de Custodia Compartida vasca


... por distintos motivos.
El Instituto Vasco de la Mujer advierte de que si no hay acuerdo entre las partes la nueva norma "puede ser negativa" para los hijos.
Valora de forma negativa el establecimiento de la mediación familiar obligatoria en casos en los que exista pacto previo, porque a su juicio "en relaciones no igualitarias la parte que está en una posición dominante pueda coaccionar a la otra".
Aplaude los "avances" que supone la nueva ley, como que se tenga en cuenta " las relaciones previas de madres y padres con sus hijas e hijos" y que se limite "la guardia y custodia y el régimen de visitas a quien tenga una condena penal por delito de violencia de género".

La Ley de Custodia Compartida que el Parlamento vasco aprueba este martes 30 de junio no convence del todo a Emakunde. El Instituto Vasco de la Mujer reconoce "avances" en la nueva normativa respecto al documento inicial, pero apunta a 2 elementos negativos de la misma: la custodia compartida en caso de que no haya acuerdo entre las partes, y la mediación familiar obligatoria en el caso de que sí se llegue a un pacto.
Respecto al 1º punto, Emakunde mantiene su postura contraria a que la custodia compartida se aplique en los casos en los que no exista acuerdo entre los progenitores ya que, a su entender, "podría ir contra el interés superior de los menores".
En este sentido señala que este hecho puede tener "consecuencias negativas" en los niños, según "un buen nº de personas expertas en la materia" consultadas por el Instituto. Por eso insiste en que "el interés de los niños requiere que la custodia asignada, sea la que sea, garantice su mayor estabilidad personal, afectiva y familiar". ya que "en relaciones no igualitarias, incluidas aquellas en las que se ejerce la violencia, la parte que está en una posición dominante pueda coaccionar a la otra, siendo las mujeres quieres mayoritariamente están en esta situación".
La 2ª advertencia de Emakunde sobre la nueva ley se refiere a la mediación familiar. El Instituto critica la obligatoriedad de este servicio en los casos en los que haya pacto entre las partes. El Instituto entiende que "en relaciones no igualitarias, incluidas aquellas en las que se ejerce la violencia, la parte que está en una posición dominante pueda coaccionar a la otra, siendo las mujeres quieres mayoritariamente están en esta situación".
"Avances" de la nueva ley.
Pero Emakunde también aplaude los "avances" que a su juicio supone esta nueva ley que saldrá adelante con los votos del PNV, PP y UPyD tras 3 años de tramitación. En este sentido valora que la norma no concede "el carácter de preferente" a la custodia compartida, algo que venía defendiendo Emakunde "desde el inicio", ya que aboga por "el estudio caso a caso". "Dicha ley -ha explicado- señala que la custodia compartida se adoptará 'siempre que no sea perjudicial para el interés de la o el menor' y atendiendo en todo caso a una serie de circunstancias".
En opinión del Instituto, es "un avance" que se contemple que, para poder establecer este tipo de custodia, "se deban tener necesariamente en cuenta las relaciones previas de madres y padres con sus hijas e hijos, así como su actitud, voluntad e implicación para asumir sus deberes y el respeto mutuo en sus relaciones personales".
Otro elemento positivo que resalta es la "postura garantista" que supone el hecho de limitar la guardia y custodia y el régimen de visitas a quien tenga una condena penal por delito de violencia de género. También valora "la importante flexibilización introducida" en la atribución y liquidación del uso de la vivienda.
Corresponsabilidad.
Por otra parte Emakunde aboga por "una sociedad madura" en la que "tanto mujeres como hombres sean corresponsables del cuidado de sus criaturas en todo momento". "Y la corresponsabilidad no es algo que deba plantearse a partir de una separación, sino que debe darse desde el momento en que nacen los hijos", remarca.
Por ello, subraya que "lo que realmente es necesario es un cambio social a favor de la corresponsabilidad y la igualdad", de manera que ambos progenitores "convivan en una situación de igualdad corresponsabilizándose de los hijos e hijas comunes de una manera efectiva y real, durante y después de la convivencia".