jueves, 4 de junio de 2015

El 7% de los hogares monoparentales es incapaz de comprar ropa a sus hijos por falta de recursos.

El 10% de las familias no puede celebrar el cumpleaños de los niños. La tasa casi se ha triplicado respecto al año 2009, según el INE.

El impacto de la recesión se ha dejado sentir hasta en las celebraciones infantiles, según una encuesta elaborada en la primavera de 2014 por el Instituto Nacional de Estadística (INE) relacionada con la carencia material en España. El 10,4% de los hogares no celebran el cumpleaños de los niños por no poder permitírselo, frente al 6,5% en 2009. La tasa sube hasta el 34,7% entre las familias de extranjeros no comunitarios y al 27% entre los más pobres (el 20% con ingresos más bajos). 
Además, el 11,3% no asiste a actividades extraescolares (deporte, tocar un instrumento, participar en organizaciones juveniles), el doble que hace 6 años.
El estudio también muestra que el 7,4% de los hogares monoparentales no puede comprar ropa a sus hijos. La tasa casi triplica el porcentaje que se encontraba en esta situación en el año 2009. 
En toda la población, un 6,5% de las familias sufre este problema (el 3,8% al inicio de la crisis económica). De nuevo, los inmigrantes son los más desfavorecidos: en casi 1 de cada 4 hogares no pueden renovar el vestuario de sus hijos.
La ropa o el ocio se encuentran entre los 1º gastos a los que renuncian las familias más arrinconadas por la recesión. Ello explica que sea en estos recursos donde se note más la tijera en los presupuestos familiares frente a otros, mucho más rígidos, como la alimentación, según apunta Gabriela Junquera, de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN, por sus siglas en inglés).(....)
La semana pasada, el INE publicó el indicador de riesgo de pobreza o exclusión en la sociedad española. 1 de cada 3 personas se encuentra en esta situación. 
La tasa ha pasado del 26% en 2010 al 29,2% en 2013 (últimos datos publicados).
Continua el artículo AQUI