jueves, 28 de mayo de 2015

Feminismo político: Violencia de género en 5 frases que debemos erradicar

Por: JuanAndrés Pardo/28 de mayo de 2015
En Argentina más de 1800 mujeres murieron por violencia de género en los últimos 6 años. En Uruguay, una encuesta del gobierno reveló recientemente que 7 de cada 10 mujeres ha sufrido algún tipo de violencia de género en su vida.
La terrible cifra en aumento de los feminicidios tiene como principal causa, a la cultura de cada sociedad. Son muchas las acciones que tendremos que realizar para atender a esta preocupante realidad que ha llevado a la muerte a miles de mujeres y a otras tantas a padecer el miedo constante en sus vidas. Estamos en sociedades patriarcales y machistas donde los medios masivos juegan un rol muy fuerte y lamentable en el asunto, que reduce a las mujeres a meros objetos sexuales y naturaliza una cultura deplorablemente cosificadora. Las formas de hablar no son tema menor en el problema, por el contrario son parte importante en el asunto y aquí sugerimos algunas de las frases que indefectiblemente debemos eliminar de nuestro léxico.
“Algo habrá hecho”
Hace unos días, Mirtha Legrand entrevistaba a una actriz y cantante argentina, víctima de violencia doméstica y le preguntó “¿Qué había hecho para que el marido la golpeara?”. Una pregunta tan ingenua como preocupante por la naturalidad con la cual la señora de los almuerzos la realizó. Lo cierto es que no son pocas las personas que caen en la misma cuestión cuando son informadas de un hecho de abuso y/o muerte de una mujer y los medios suelen caer en averiguaciones sobre la vida privada de la víctima, como si así pudieran encontrar la causa del hecho. ¿Es que es acaso justificable una agresión, abuso y/o asesinato de una mujer?
“Esa mina es una trola”
Típico comentario que abarca a todas las esferas sociales, edades y aún peor: género. Es que todavía existe la idea de que la chica que es “muy salidora” o la que anda con más de un chico es “zorra” o “buscona”, sin embargo no es así cuando se trata de un hombre. Es más, todavía vivimos en sociedades donde por naturalidad al varón se lo considera “un vivo” cuando está en esa situación, pero nunca “puto”.
“No sabía que era menor”
Tradicional frase de hombres que son procesados o acusados de explotación sexual de menores. Tan así es, que desde hace un tiempo forma parte de una campaña de prevención realizada en Uruguay contra la problemática (Nohayexcusas.org.uy)
El argumento no es solo ridículo, sino que también es una gran falacia, porque lo cierto es que tristemente hay hombres dispuestos a cometer este delito sin plantearse ninguna barrera y lo que es peor, hay sociedades donde esta situación se da casi por sentada, incluso llegando a ser condenadas las propias víctimas por encima de esos deplorables señores.
“A las mujeres no se les pega”
Estamos de acuerdo con la frase, pero en realidad… a nadie se le debe pegar. Si bien esas palabras esconden una defensa del género, en realidad a la misma vez implica una complicidad sobre la violencia. En cierta medida lo que se dice es “no pegues a una mujer”, pero “sí a otras personas” y la verdad es que la violencia no ayuda en ninguna situación, salvo cuando se requiera defensa personal.
“No podés vestirte así”
Otra frase muy común que abunda en nuestras sociedades. Nunca faltan los comentarios a una mujer que se vista demasiado sexy o “provocativa”. ¿Quién tiene el derecho de juzgar a las personas por su forma de vestir? En realidad… nadie, pero sin embargo hay una cultura en la cual también se ha naturalizado dicho juicio.
Como reflexión final: ten cuidado a la hora de hablar, porque aunque te pueda parecer descabellado, muchas veces una simple frase encierra una cultura primitiva con respecto al género y a su vez conllevan a la complicidad en situaciones y episodios muy tristes por las cuales miles de mujeres han muerto o con las que otras tantas deben lidiar día a día.